Cabecera Home
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
NOTICIA

El CERTSI gestiona diariamente cerca de 400 incidentes de ciberseguridad

27/07/2017 - Redacción
El CERT de Seguridad e Industria ha gestionado durante los seis primeros meses del año un total de 69.644 incidentes de ciberseguridad, lo que supone un 21 por ciento más respecto al mismo periodo del año pasado. De media, suponen casi 400 alertas diarias.

El Centro de Respuesta a Incidentes de Seguridad e Industria (CERTSI) ha gestionado 69.644 incidentes de ciberseguridad durante los seis primeros meses del año. De todos ellos, 69.213 corresponden a ciudadanos, empresas y red académica y 431 a operadores críticos.

Esos datos reflejan un aumento con relación al mismo periodo del año anterior, ya que la media de estos seis primeros meses asciende a 384 incidentes diarios, lo que supone un 21 por ciento más que en 2016.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), organismo que opera el CERTSI en coordinación con el Centro Nacional para la Protección de Infraestructuras Críticas (CNPIC), explica que el incremento se debe al aumento de los usuarios y dispositivos electrónicos conectados a Internet y, por lo tanto, al nivel de exposición frente a riesgos y amenazas cibernéticas. Pero además añade que también es consecuencia de sus capacidades de detección de nuevos ciberataques, así como del conocimiento de los servicios públicos gratuitos que se ofrecen desde el organismo para combatir los incidentes.

Tipología de incidentes

Más de la mitad de los incidentes (el 67,36%) están relacionados con la infección de equipos a través de programas maliciosos que pueden dañar el sistema o dispositivo (malware), seguido de accesos no autorizados (14,91%) y fraudes (10,76%). Completan la clasificación el spam malicioso que sigue con vida en la Red gracias a la ingeniería social, las denegaciones de servicio, los escaneos de redes y sistemas y los intentos de robo de información.

Incibe añade que la instalación de malware en un dispositivo permitiría a los ciberdelincuentes robar la información contenida en él, secuestrar el equipo completo o algunos programas o datos específicos, así como reclutar el dispositivo para que forme parte de una red de ordenadores infectados (zombies o bots) que propaguen el virus hacia otros dispositivos.

Volver