sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
NOTICIA

El Ministerio del Interior distribuirá entre los comerciantes 1.000 guías con medidas para garantizar la seguridad del sector

25/07/2013 - Redacción
Los secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y de Comercio, Jaime García-Legaz, presentaron el pasado 24 de julio, el “Plan Comercio Seguro” desarrollado por la Dirección General de la Policía en colaboración con la Dirección General de Comercio Interior.

El plan estratégico incide en la protección de la economía como uno de los aspectos esenciales de la seguridad, y para ello se van a impulsar nuevas medidas para proporcionar un entorno más seguro a los comerciantes.

Estas recomendaciones se divulgarán a través de 1.000 guías distribuidas a los comerciantes, desde las páginas web de las instituciones implicadas, así como mediante trípticos informativos y consejos en las redes sociales. 

Entre las acciones que se van a desarrollar, destaca el refuerzo de la seguridad ciudadana en aquellos espacios de mayor riesgo para los comerciantes, distribuidores o consumidores, proporcionándoles todo tipo de información sobre las medidas de seguridad que deberían adoptar para evitar convertirse en víctimas. También se fomentará la colaboración con el personal de seguridad privada, intensificando el intercambio fluido de información operativa a través del Plan Integral Red Azul.

1.000 Guías “Comercio Seguro”

Las guías “Comercio Seguro” quieren ayudar al comerciante a aumentar la seguridad de su establecimiento y a incrementar la calidad del servicio que prestan a sus clientes. La confianza y la seguridad son factores decisivos para un comercio más competitivo y dinámico.

Este documento analizará las medidas de seguridad del establecimiento: en el interior, en el perímetro y en los accesos; la seguridad en la distribución de los productos para evitar pérdidas a proveedores y comerciantes; las medidas de seguridad de los productos comercializados; la seguridad en el desarrollo de la actividad comercial; pautas en la gestión de fondos y sistemas de pago; la actuación aconsejada si se observa a una personas sospechosa o delincuente, y los pasos a dar en caso de ser víctima de un delito.

La guías también recogen las formas delictivas más comunes. Entre ellas destacan las distintas modalidades de hurtos como el chicle en joyerías; el capote; las bolsas recubiertas de aluminio para evitar el funcionamiento de los chips de seguridad, o la típica técnica de la mancha. Las estafas más habituales en los establecimientos comerciales en el pago con billetes o monedas; el cambio de códigos de barras; el cajero bloqueado o manipulado; el phishing; el carding o la venta fraudulenta de productos y servicios a través de Internet.

Volver