sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
NOTICIA

La campaña de lucha contra los incendios forestales en 2018 es similar a años anteriores

El periodo de mayor riesgo abarca desde el 15 de junio al 31 de octubre 31/07/2018 - Redacción
Tras la reunión del Comité Estatal de Coordinación de Incendios Forestales el 11 de junio, el Estado ha puesto en marcha un dispositivo de lucha contra incendios forestales durante este verano de 2018 similar al de años anteriores.

En concreto, se trata de un dispositivo que incorpora una alta tecnología, como los aviones de comunicación y observación, el uso de drones o las herramientas satelitales, para ayudar en la prevención y la extinción de los incendios.

Por un lado, entre el 15 de junio y el 31 de octubre, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias realiza, a través del Centro Nacional de Emergencias, un seguimiento diario de las situaciones declaradas y suministra información actualizada a todos los órganos implicados, facilitando así la toma de decisiones. Además, pone a su disposición el sistema de detección satelital, a partir del cual se pueden realizar simulaciones de la posible evolución de los incendios detectados.

Igualmente, esta Dirección General coordina la aportación de medios internacionales a través del Mecanismo de Protección Civil de la Unión Europea. Asimismo, es punto focal del Sistema Europeo Copérnico para cartografía de la Tierra en gestión de emergencias, una herramienta que está siendo ampliamente demandada por las comunidades autónomas para la evaluación posterior del incendio.

Al igual que en la campaña de 2017, dos medios aéreos de Castilla-La Mancha se han integrado en la capacidad europea de respuesta ante emergencias. Estos medios, que están operativos entre el 15 de junio y el 30 de septiembre y que pueden operar hasta nueve días de manera continuada, podrán ser requeridos por cualquier país participante en el Mecanismo Europeo de Protección Civil salvo que existan circunstancias de riesgo en esta comunidad autónoma que lo impidan.

En el ámbito europeo, la Dirección General participa todas las semanas, entre el 15 de junio y el 31 de octubre, en una videoconferencia coordinada por el Centro Europeo de Respuesta y Coordinación junto a países del arco mediterráneo (Francia, Portugal, Italia, Grecia y Croacia) para realizar un seguimiento de la temporada de incendios en esta zona.

Por otro lado, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado colaboran con las comunidades autónomas en la prevención, investigación y extinción de incendios. Las patrullas de vigilancia y equipos del Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza), así como las unidades de caballería de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, refuerzan en el período estival su presencia en zonas con especial incidencia de incendios forestales.

Medios aéreos y terrestres

En cuanto a los medios aéreos y terrestres coordinados por la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal, se mantiene un total de 37 bases repartidas por todo el territorio nacional, con 73 medios aéreos y 10 brigadas de lucha contra incendios forestales.

En lo que se refiere al despliegue aéreo, los medios son 18 aviones anfibios Cl-215T y CL-415, cuatro helicópteros de vigilancia, ocho helicópteros bombarderos Kamov, diez aviones de carga en tierra AT-802, seis aviones anfibios AT-802FB, 19 helicópteros medios de transporte de brigadas, cuatro aviones de comunicación y observación y cuatro vehículos aéreos no tripulados de refuerzo para uso nocturno posicionados en León, Zaragoza, Cáceres y Albacete.

Todos estos medios, independientemente del lugar donde estén posicionados, pueden ser utilizados en cualquier parte del territorio nacional.

Adicionalmente, el Ministerio de Defensa desarrolla sus actuaciones en una doble vertiente: prevención y respuesta en emergencias. En la actuación preventiva se enmarcan los convenios que mantiene vigentes con la Xunta de Galicia en la operación Centinela Gallego y con la Junta de Castilla y León para el despliegue de drones en una zona aérea segregada del Bierzo.

Por lo que se refiere a la respuesta en emergencia, la punta de lanza del Ministerio es la Unidad Militar de Emergencias (UME), que al igual que en años anteriores, participa a solicitud de las comunidades autónomas a través de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias en las labores de extinción y en el apoyo operativo y logístico. De esta manera, la UME contribuye con 1.400 efectivos en intervenciones de ataque directo al fuego y con otros 1.500 en funciones de apoyo logístico junto con los correspondientes medios materiales, tanto terrestres como aéreos. Además, cabe destacar que esta Unidad puede desplegar su personal en cualquier punto del territorio nacional en un tiempo máximo de cuatro horas.

El Ministerio de Defensa también pone a disposición los aviones del 43 Grupo del Ejército del Aire.

Situación y previsión

Los primeros meses de 2018 han sido muy favorables debido a las abundantes precipitaciones, las cuales han supuesto que, a pesar de la falta de lluvias durante el otoño pasado y principios del invierno, la precipitación acumulada en España desde septiembre hasta mediados de junio haya sido superior a la normal en casi toda la Península, con excepción de Levante. Como resultado, el número de incendios y la superficie afectada en estos primeros meses es inferior a la normal –apenas 8.650 hectáreas–, cuando la media de los últimos años por estas fechas es de cerca de las 28.000.

Si bien la humedad aportada al suelo y a la vegetación es un punto de partida favorable que hacen prever unos meses de junio y julio relativamente tranquilos, la Agencia Estatal de Meteorología pronostica que la probabilidad de que las temperaturas en la mitad oriental de la Península y Baleares sean superiores a las normales durante julio y agosto es alta.

Además, la probabilidad de que las precipitaciones sean inferiores a las normales en el cuadrante noreste y Baleares es también importante. En caso de cumplirse estas previsiones, agosto y septiembre podrían presentarse con gran cantidad de vegetación seca y con unas condiciones climáticas adversas, lo que podría aumentar el peligro de incendio.

2017: un año negro en incendios forestales

El pasado 2017 fue el cuarto año consecutivo en el que las precipitaciones fueron inferiores a las normales, además de ser definido por la Organización Meteorológica Mundial como el segundo más caliente de la historia. Las altas temperaturas afectaron a toda la Península, lo que provocó, entre otros elementos, que el número total de siniestros en incendios forestales a lo largo de 2017 (13.793) superara en un 11,57 por ciento la media de la última década. A pesar de ello, el número de siniestros fue inferior a otros años en los que las condiciones climáticas fueron también extremas (2009, 2011 y 2012).

Las superficies afectadas aumentaron con respecto a la media, aunque el pasado año ocupa el segundo lugar del decenio, con 178.233,93 hectáreas de monte calcinado. La región noroeste española es la que sufrió un mayor número de siniestros (51,57 por ciento del total) y la que vio afectada mayor porcentaje de superficie.

Volver