sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Un buen año con “peros” preocupantes

10/01/2017
El balance anual siempre constata que la Seguridad Privada no se detiene, que avanza en sus proyectos y que pone en marcha nuevas iniciativas, con independencia de que siempre surjan algunos “peros”.

En los últimos años, el económico ha sido uno de los frecuentes y, en 2016, aunque los resultados de facturación del sector apuntan al crecimiento, los servicios de la vigilancia continúan presentando síntomas muy preocupantes, salvo algunas excepciones. No ya sólo porque no son capaces de seguir el ritmo de otros segmentos sino también porque vemos cómo continúan cayendo empresas, se mantienen procesos judiciales tradicionales, surgen otros nuevos y la competencia se limita a la guerra de precios desde el lado de la oferta y la demanda, lo que difícilmente permitirá la recuperación. Por tanto, no deja de ser preocupante la situación, a pesar del ligero repunte de la vigilancia en lo que a resultados económicos se refiere.

El otro “pero” que arrastramos desde hace años seguirá en boca de todos porque el Reglamento, aunque estamos convencidos de que llegará, empieza a sonar como Godot en la novela de Samuel Beckett. Pero aun con esto, en 2016 se han producido pasos igualmente importantes ya no sólo para la seguridad privada como sector, sino para la seguridad nacional. Fundamentalmente cabe destacar la revisión del Plan Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas, la aprobación de nuevos planes estratégicos, el nombramiento de nuevos operadores críticos… En definitiva, el Sistema PIC sigue su curso.

Igualmente ha sido un año intenso en lo que a la ciberseguridad se refiere. Un capítulo en el que las compañías deben ir cada día a más porque se trata de un entorno en constante cambio y con amenazas cada vez más peligrosas. En ese sentido, destacan el proceso de consolidación del Esquema Nacional de Seguridad o la aprobación de dos normas europeas que contribuirán a reforzar la seguridad de las organizaciones y de los ciudadanos: la Directiva NIS (Directiva sobre medidas de seguridad de las redes y los sistemas de información) y el Reglamento europeo de Protección de Datos.

Todo ello y otros muchos proyectos han salido adelante en un periodo especialmente complejo en tanto en cuanto España ha estado dirigida por un gobierno en funciones, con capacidades limitadas, durante diez meses. Por ello, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y su gabinete tienen por delante el arduo trabajo de resolver algunas cuestiones pendientes –como el Reglamento– e impulsar la labor que se ha estado llevando a cabo estos meses.

Permítanos destacar en estas líneas dos proyectos puestos en marcha por la editorial Borrmart de los que nos sentimos especialmente orgullosos, como son el lanzamiento del primer número de las revistas Segurilatam y Seguridad Laboral Latam, con las que queremos acercar a las empresas y profesionales de los dos lados del Atlántico. Por otro lado, la Fundación Borredá se ha embarcado también en dos nuevas iniciativas con desarrollo en los próximos años: la Guía PIC: Modelo de Protección de Infraestructuras Críticas en España (que ya va por su segunda edición) y el Curso Superior de Protección de las Infraestructuras Críticas y Estratégicas (que en enero alcanza su tercera convocatoria). 

Desde estas páginas continuaremos trabajando al ritmo del sector para contribuir, dentro de nuestras posibilidades, a que cada año haya un balance positivo, aunque haya algún “pero” que lamentar.  

Volver