sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, seguridad en el fútbol
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Juan Manuel Zarco, Director de Seguridad y Gestión del Efectivo de Bankia

Panamá, hora cero: la seguridad en la nueva era digital

El Congreso Latinoamericano de Seguridad Bancaria, convocado por el Comité Latinoamericano de Seguridad Bancaria-CELAES y organizado por FELABAN y la colaboración de la Asociación Bancaria de Panamá, celebró el pasado mes de octubre su XXX edición en la Ciudad de Panamá. El encuentro no sólo ha significado un refrendo a la trayectoria de la formación desarrollada por esta institución radicada en Miami, sino un hito trascendental en el camino de la seguridad integral. 29 ponencias conformaron el programa, aunque sólo ocho estaban dedicadas casi exclusivamente a la mal llamada seguridad “física”. Las restantes apuntaban directamente a riesgos y a medidas de prevención de la seguridad informática. Todo ello en un auditorio que estaba constituido, mayoritariamente, por directivos de Latinoamérica y Estados Unidos pertenecientes a la seguridad tradicional.

El Centro de Convenciones Megápolis del Hard Rock Hotel Panamá, respondió a la expectativa de su nombre. Un enorme centro comercial constituido por un gran hotel, centro comercial, centro de convenciones, viviendas privadas y oficinas de grandes empresas, capaz de reunir, con holgura, a más de 500 personas entre usuarios y empresas de seguridad, además del heterogéneo mundo constituido por empleados de las infinitas empresas allí ubicadas, residentes, visitantes, turistas, hombres de negocio del mundo entero, etc.

Ya advertía CELAES en sus convocatorias el nuevo rumbo que su federación había marcado, promoviendo y orientando su política en relación a la seguridad bancaria latinoamericana. “La seguridad bancaria, hasta hace poco tiempo era una cuestión relacionada con el acceso y vigilancia del entorno físico, la custodia de los valores y la fidelidad del recurso humano, ha sido transformada por el desarrollo tecnológico en un complejo y sofisticado ecosistema de medios físicos, electrónicos e informáticos que operan, supervisan y controlan todos esos elementos, además de la información de los clientes y de las transacciones financieras que se efectúan cada vez más por medio de las telecomunicaciones, siempre amenazadas por los ciberdelincuentes”, rezaba el texto de la organización.

La mayoría de los títulos de las ponencias eran especialmente significativos del camino que iba recorrerse a lo largo del evento: “Hackeando las emociones.Una nueva visión de la ingeniería social”; “Cooperación Judicial internacional para enfrentar el cibercrímen: El rol de la banca y las fuerzas de la ley”; “ Cazando Cibercriminales con Tecnología Big Data” (a cargo de un hombre que va camino de hacerse imprescindible en el mundo de las empresas especializadas, Chema Alonso, CEO de ElevenPaths, a buen seguro conocido por la mayoría de nuestros lectores y sobre el que volveremos a hablar); “Seguridad en la Banca Virtual y Digital: Nuevos escenarios, nuevos riesgos y nuevos desafíos”; “Visión de los consumidores latinoamericanos sobre el fraude electrónico en 2015”, “Shadow IT: Riesgos y oportunidades”, así hasta hacer un largo recorrido por el mundo del delito digital, virtual, informático, cibernético o lógico, como queramos identificarlo…

Un país estratégico

El escenario geográfico no podía estar más a la altura y no sólo por las novelas de Le Carré: Ciudad de Panamá o Panamá, como se la conoce habitualmente, es la capital de la república de Panamá, de la provincia y de la cabecera del distrito homónimo. Entre su municipio y el área metropolitana camina para alcanzar, no tardando mucho, los dos millones y medio de habitantes.

Localizada a orillas del golfo de Panamá, en el océano Pacífico, al este de la desembocadura del canal de Panamá, fue fundada el 15 de agosto de 1519 por Pedrarias Dávila, constituyéndose en la primera ciudad española en ser fundada en las costas del Océano Pacífico del continente americano. Su historia abarca cinco siglos de inquietudes culturales, religiosas y comerciales. De esta última cabe destacar su infatigable actividad financiera, que la conforma como un gran centro bancario internacional. No deja de ser significativo que su zona comercial y financiera les recuerde, instintivamente, a no pocos de sus visitantes como una segunda Miami, con quien está hermanada -su skyline podría confundirse con esta ciudad norteamericana dependiendo del encuadre fotográfico obtenido- .

Aunque la salida de las tropas estadounidenses ya tiene una antigüedad de 15 años, fecha en la que Panamá obtuvo la soberanía total del país, todavía son muy visibles las huellas norteamericanas en muchos lugares de la ciudad. Sin embargo, desde entonces ha sufrido fuertes cambios gracias a su generosa acogida de decenas de miles de canadienses, colombianos y hebreos, especialmente. Como nota histórica, en 1989, después de casi un año de tensión entre los Estados Unidos y Panamá, George Bush padre ordenó una invasión del país para defenestrar al líder panameño, el general Manuel Antonio Noriega, que todavía sigue encarcelado a sus 81 años, actualmente en Panamá después de cumplir condena en prisiones estadounidenses y francesas, como consecuencia de su complicidad con los grandes traficantes de drogas. La operación que culminó con ese resultado se llamó Causa Justa.

Aunque su clima tropical de tipo sub-ecuatorial ostenta la poco envidiable tasa de precipitación media de 2.000 mm y una humedad relativa del 75 por ciento (la ciudad está atravesada por nada menos que ocho ríos: Cárdenas, Curundú, Matasnillo, Matías Hernández, Río Abajo, Juan Díaz, Tapía y Tocumen), que aparentemente debería ser una amenaza para los turistas deseosos de sol y playa especialmente en los meses entre mayo y diciembre Ciudad de Panamá ocupa la segunda posición en la versión 2013 de la clasificación de las ciudades más competitivas de américa latina, y el Canal de Panamá y sus increíbles parques naturales neutralizan los efectos de esa alta pluviometría durante ocho meses, sin olvidar su amplia oferta gastronómica y su calidad de vida, que en 2010 se aupó al tercer puesto en la región.

Presencia española

La presencia española en el congreso estuvo a la altura de las empresas, directivos y técnicos que trabajan en el país, tanto en las trascendentales obras de ampliación del canal como en otras actividades empresariales, entre las que tienen un lugar preponderante las financieras. El reputado experto informático, Chema Alonso, y Pedro Pablo Pérez, de la misma empresa, filial de Telefónica -que fue la compañía sponsor más comprometida económicamente con la celebración del congreso- protagonizaron un importante papel en el acto. Asimismo, Antonio Ramos, profesor de varias universidades madrileñas; Jordi Aguilar, director de Tecnología de la Caixa; y Juan Antonio Rodríguez, de Vasco, demostraron una vez más que los especialistas españoles en tecnología y seguridad informática están en el podio mundial de la calidad y el conocimiento. También asistieron otras empresas españolas con una importante implantación en el continente americano, como Prosegur y Scati, además de otras 48 compañías de América del Norte y América del Sur que acudieron con su patrocinio y sus stands, muy concurridos por los asistentes.

Para disponer del artículo completo pinche aquí.

Volver