Cabecera Home
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
REPORTAJE

Desayuno de trabajo: El camino hacia la excelencia en la prestación de servicios de seguridad privada en infraestructuras críticas

21/04/2017 - Por Bernardo Valadés. Fotos: Enrique González.
¿De qué manera puede la seguridad privada alcanzar la excelencia en la protección de las infraestructuras? ¿Cómo contribuirá el futuro Reglamento a potenciar las oportunidades que abrió la nueva Ley de Seguridad Privada? ¿Es posible garantizar una formación específica mientras exista la subrogación? De esas y otras cuestiones se debatió en el desayuno de trabajo organizado por Seguritecnia y la Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad (Aproser) en la sede de esta última.

Desde la aprobación de la Ley PIC en 2011, la puesta en marcha del modelo de protección de infraestructuras críticas en nuestro país ha supuesto un gran esfuerzo para la Administración y los operadores designados como críticos. Sin embargo, las acciones destinadas a garantizar la prestación de los servicios esenciales a la sociedad no se ciñen única y exclusivamente a estos dos actores. Con el objetivo de asegurar tan sustancial cometido es preciso contar también con el sector de la seguridad privada, cuya contribución, a través de proveedores confiables, se revela fundamental en tan ardua tarea.

Para ponerlo de manifiesto y debatir sobre el papel del sector en el modelo PIC, Seguritecnia y la Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad (Aproser) organizaron, en la sede madrileña de esta última, un desayuno de trabajo bajo el lema “La necesidad de la excelencia en el proveedor de los servicios de seguridad y vigilancia en infraestructuras críticas”. Un encuentro moderado por Ana Borredá, directora de nuestra publicación, que contó con la participación de Javier Borredá, presidente de Seguritecnia; Ángel Córdoba y Eduardo Cobas, presidente y secretario general de Aproser, respectivamente; Fernando Sánchez, director del Centro Nacional para la Protección de las Infraestructuras Críticas (CNPIC); el comisario principal Esteban Gándara, jefe de la Unidad Central de Seguridad Privada (UCSP) del Cuerpo Nacional de Policía; el coronel César Álvarez, de la Unidad de Protección de Instalaciones Nucleares de la Guardia Civil; Rafael Araujo, director de Seguridad de Repsol; Rafael Gassó, director de Seguridad del Banco de España; Domingo Gómez, director de Seguridad de Metro de Madrid, y César Flores, de la Gerencia de Servicios de AENOR.

Radiografía del sector

A modo de introducción, Ángel Córdoba reclamó la atención de los presentes aportando una serie de datos e informaciones de interés para enmarcar la jornada dentro de la situación actual del sector. En este sentido, el presidente de Aproser comenzó haciendo alusión al documento anual Cifras y datos del sector de la Seguridad Privada en España, en el que queda de manifiesto que los sectores financiero, energético y del transporte –representados en el desayuno– concentran el 45 por ciento de la demanda de servicios de seguridad privada en el ámbito de las infraestructuras críticas.

Además, entre otros temas de interés contenidos en el citado informe, Córdoba hizo hincapié en que si por algo se caracteriza la seguridad privada es por su capacidad de generación de empleo –“pocos sectores contratan a personas en casi cualquier tramo de edad con tan sólo un incremento de la demanda de servicios”, destacó–. Y recordó que entre los problemas a los que debe seguir haciendo frente el sector se encuentran “la competencia desleal, el intrusismo, la escasa rentabilidad, los bajos precios de licitación –en particular, de las administraciones públicas–, la ausencia de responsabilidad subsidiaria y la inseguridad jurídica”, poniendo varios ejemplos concretos de algunas situaciones del origen de las mismas y de sus consecuencias.

El segundo documento al que se refirió el presidente de Aproser fue una encuesta demoscópica elaborada para conocer la opinión de los ciudadanos en determinadas materias relativas a la seguridad privada, resaltando la parte más directamente relacionada con el tema del desayuno de trabajo. Concretamente, que “el 72 por ciento de los ciudadanos considera adecuada una mayor presencia de vigilantes en infraestructuras críticas ante el incremento de la amenaza terrorista internacional”.

Seguidamente, aprovechando la presencia de un representante de AENOR en la mesa, Ángel Córdoba acentuó que todas aquellas empresas que desean incorporarse a la asociación han de superar previamente una auditoría completa muy direccionada a la verificación del cumplimiento de las obligaciones legales específicas del sector y generales en materia laboral y tributaria, que persiste con periodicidad anual una vez que la entidad interesada se incorpora a la patronal. A continuación, situó el foco de su intervención en la responsabilidad social corporativa (RSC) o empresarial (RSE). En este apartado, señaló que “la RSE del sector de la seguridad privada es un elemento que contribuye a la responsabilidad social de otros agentes –como la Administración, que debe dar ejemplo de ello, o las propias empresas privadas que contratan sus servicios–, en su cadena de valor”.

Por último, se refirió a la importante labor desarrollada desde el Observatorio sectorial de la seguridad privada, entre cuyos ejes de actuación principales se encuentran impulsar una adecuada trasposición de la nueva Directiva Europea de Contratación Pública a nuestro país o ajustar el Estatuto de los Trabajadores previendo, al menos para los sectores intensivos en mano de obra, una normativa diferenciada en relación con los descuelgues salariales o la prioridad aplicativa de los convenios de empresa.

Acceda gratis al contenido completo de este reportaje en este enlace

Volver