sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
REPORTAJE

II Jornada de Seguridad Privada en Castilla y León

31/05/2012
La seguridad evoluciona y cobra una importancia creciente dentro de las compañías. La gestión de riesgos ha de asumir cada vez más especialidades para ser una herramienta útil para la expansión y el desarrollo de las empresas. Así quedó patente en la II Jornada de Seguridad Privada en Castilla y León, organizada por Seguritecnia y Caja Rural de Salamanca, en la que se dieron cita, el pasado 24 de mayo, más de 150 profesionales del sector.

La gestión de riesgos en las empresas abarca cada vez más facetas. Entre las últimas que se han incorporado a esa tarea se encuentran, por ejemplo, las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC); prácticamente unas desconocidas no hace demasiado tiempo en el ámbito de la Seguridad Privada, pero que hoy son una pieza clave para las compañías en sus procesos de protección de activos. Y desde hace menos todavía ha cobrado fuerza el ejercicio de la inteligencia para definir la estrategia empresarial. Se trata de una herramienta que facilita el entendimiento de una realidad y ayuda a tomar decisiones.

Ambas especialidades, junto con otra cuestión tan esencial para la protección de la sociedad como es la colaboración de la Seguridad Privada con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (FCS), se abordaron desde la perspectiva del sector en la II Jornada de Seguridad Privada en Castilla y León, que tuvo lugar el 24 de mayo en Salamanca. Más de 150 profesionales se dieron cita en la ciudad en torno a este encuentro organizado por Caja Rural de Salamanca y Seguritecnia, que contó con la colaboración de la Delegación del Gobierno en la región. Patrocinaron el evento las empresas Prosegur y Gunnebo, sin cuya aportación, como señaló el presidente de Editorial Borrmart, Javier Borredá, “no hubiera sido posible su celebración”.

La amplitud de miras de ambas compañías son hoy día una necesidad, ya que “no siempre las administraciones llegan a todos los rincones de todos los ámbitos y no pueden abarcar toda la casuística”, como señaló el subdelegado del Gobierno en Salamanca, Javier Galán, que inauguró la jornada. El representante político indicó que la propia sociedad civil ha de ocupar “los nichos a los que no pueden acceder las administraciones por razones de estructura, oportunidad o economía”.

Galán recordó que los garantes de la seguridad son las FCS, pero apoyó la labor complementaria procedente de la esfera privada. “De la importancia de la Seguridad Privada da cuenta la creciente participación en el modelo de seguridad español, siendo uno de los ejes en torno a los cuales se articulan los planes estratégicos del Cuerpo Nacional de Policía”, sostuvo el subdelegado del Gobierno en la provincia. Galán mantiene que dicho sector representa “una fuente caudalosa de información”, que es del “máximo interés” para la Seguridad Pública. Desde su punto de vista, el Plan Integral de Colaboración “Red Azul” es un claro exponente de ese razonamiento.

Igualmente, defendió la importancia de la cooperación de la Seguridad Privada con la Guardia Civil en el ámbito rural y advirtió, por otra parte, de que “los delitos son cada vez más tecnológicos”, por lo que también esta área requiere la atención de las empresas y del Estado.

Antes de dar comienzo a las ponencias, la directora de Caja Rural de Salamanca, Isabel Martín, refrendó las palabras del subdelegado: “solo a través de la colaboración podemos tener los resultados que los ciudadanos esperan”.

El poder de la colaboración

En torno a esa idea giró la intervención del comisario Ángel Álvarez Álvarez, jefe de la Brigada Operativa de Empresas de la Unidad Central de Seguridad Privada (UCSP) del Cuerpo Nacional de Policía (CNP). El ponente invitó a reflexionar sobre las necesidades de protección de la sociedad del siglo XXI. Según su parecer, hace falta una “nueva orientación estratégica” en esta materia, que se enfoque desde “una visión preventiva”. “Esto se puede lograr teniendo unos buenos equipos de análisis de riesgos, capaces de evaluar las amenazas, de concretar los riesgos y de determinar qué escenarios se pueden producir para intentar evitarlos o neutralizarlos”, añadió el ponente, que aseguró además que tanto la Seguridad Pública como los departamentos de Seguridad de las grandes infraestructuras trabajan en esa línea. 

jornada seguridad castilla leon
Javier Galán, subdelegado del gobierno en castilla y León, inauguró la jornada. En la imagen, flanqueado por Isabel Martín y Javier Borredá

El Estado tiene que hacer frente en la actualidad al aumento de la demanda de protección como consecuencia de las acciones de la delincuencia tradicional, la organizada (tráfico de estupefacientes, de seres humanos, blanqueo de capitales, etcétera) o el terrorismo; pero no está solo. La Seguridad Privada también es capaz de contribuir con su potencial en estas áreas y, por ello, las autoridades cuentan con los recursos que pueda aportar. “Hay espacio para todos con tal de que mejore la seguridad de los ciudadanos”, subrayó Álvarez. Hoy en día, el sector está presente en espacios tan diferentes como las entidades financieras, la industria, el comercio, las administraciones públicas, las infraestructuras y el sector doméstico; y en todos ellos realiza una labor de complemento de las FCS.

El CNP lleva más de 30 años colaborando con la Seguridad Privada. Ya antes de la Ley de 1992 se le atribuyó la competencia a esta institución de estar “al servicio del sector”, como recordó el responsable de la Brigada de Empresas de la UCSP. Más adelante, en 2007 la institución puso en marcha un protocolo en el que definía varios objetivos: mejorar la relación, incrementar la captación de la información generada, aprovechar los recursos humanos y técnicos del sector, conseguir más eficacia y eficiencia de la estructura y medios ya existentes, y dar preferencia a los contactos institucionales frente a los personales. Para fomentar el segundo de estos puntos, el Cuerpo promovió los contactos con los directores de Seguridad a través de reuniones y se comenzó a considerar la necesidad de que la información fuera “bidireccional”.

Tras el protocolo, el CNP puso en marcha el Plan Estratégico 2008/2012, que “apenas ha tenido eco”, lamentó Álvarez, pero que ha representado “un importante impulso” a la captación de información. “La gestión se ha telematizado en la medida de lo posible, estamos a punto de inaugurar la base de datos Segurpri, hemos aumentado los contactos a todos los niveles, hemos potenciado la operatividad…”, enumeró. Asimismo, el Cuerpo ha incrementado la participación en la formación de los trabajadores de seguridad privada, ha definido mecanismos que propicien la especial consideración de los profesionales del sector y ha prestado una atención personal a los segmentos estratégicos, aseguró el comisario.

Para demostrar la eficacia que han tenido estas iniciativas, el jefe de la Brigada de Empresas de la UCSP comparó el número de colaboraciones e informaciones efectuadas entre 2009 y 2010. Así, por ejemplo, los auxilios pasaron en ese periodo de 6.737 a 9.045, lo que representa un aumento interanual de más del 34 por ciento. En total, durante 2009 se llevaron a cabo 42.738 acciones de intercambio entre el CNP y la Seguridad Privada, que se verían incrementadas el año siguiente hasta las 56.207 (más de un 31 por ciento).

La actualidad pasa por el Plan Integral de Colaboración “Red Azul”, que se ha presentado este año. El proyecto se diferencia de los anteriores en que “repara en la importancia del potencial de la Seguridad Privada y en que hay que crear espacios para el intercambio”, explicó el representante policial. 

Descarga el contenido completo en el PDF adjunto

Volver