sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
REPORTAJE Colaboración y tecnología marcan el futuro de la seguridad en el comercio

III Encuentro Profesional de la Seguridad en el Comercio, Distribución y Logística

13/06/2019 - E. González y J. S. Arenas
La seguridad en el ámbito del retail abarca múltiples problemáticas como la pérdida desconocida, el procedimiento de denuncias, los nuevos hábitos del consumo o la colaboración, entre otros muchos. De todos ellos hablaron los más de 25 ponentes que participaron en el III Encuentro Profesional de la Seguridad en el Comercio, Distribución y Logística. Grupo Sasegur y Vasbe fueron los patrocinadores principales del encuentro, que estuvo también apoyado por Grupo Alto, Tecnofire, Axis Communications y StrongPoint.

El comercio electrónico, los nuevos métodos de pago y el cambio en los hábitos de consumo han motivado una transformación en el comercio, sin que se pueda abandonar de momento el modelo tradicional. Cada vez son más las personas que adquieren productos a través de Internet, pero eso no significa que abandonen costumbres como ir al supermercado o a una tienda de ropa. Por tanto, los responsables de seguridad que trabajan en alguno de los eslabones la cadena de suministro se enfrentan a retos desde una doble vertiente: la digital y la física. De ahí que la tecnología y las problemáticas en los centros coparan parte importante del tercer Encuentro Profesional de la Seguridad en el Comercio, Distribución y Logística, que tuvo lugar los días 23 y 24 de mayo, en Antequera (Málaga).

Tras la presentación de Ana Borredá, directora de Seguritecnia –revista organizadora del evento–, Álvaro Martín Yuguero, director de Seguridad de Grupo DIA abrió las jornadas mencionando las principales claves y necesidades del comercio relacionadas con la seguridad. Desde el punto de vista de este profesional, el consumidor ha evolucionado hasta convertirse en un “cliente 4.0”, que exige más y compra de manera diferente. Por ello, afirmó, “la función de los departamentos de Seguridad tiene que estar gestionada en base a las necesidades del negocio”, lo que implica apostar por tecnologías adaptadas a esa evolución del usuario.

Pero además de tecnologías y procesos ajustados al mercado, existen otros aspectos sustanciales como la colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (FCS). “Hoy es imprescindible que los sistemas de colaboración aúnen tecnologías y operativas. Debe centralizarse y compartirse información, al menos sobre las nuevas modalidades delictivas”, sostuvo el responsable de Seguridad de DIA, quien apuntó la necesidad de “encontrar ese modelo de intercambio de información con las FCS”.

Martín Yuguero añadió la trascendencia de “mejorar los medios para denunciar delitos”, dado el elevado número de incidentes y grupos organizados que actúan contra el comercio, la distribución o la logística. Su propuesta no solo iba encaminada a agilizar y hacer más eficiente la gestión de las denuncias, sino también porque “la Administración tiene que conocer todos los hurtos, no solo los que se denuncian”, puesto que de esta manera tendría toda la información para conocer la dimensión de los problemas a los que se enfrentan los establecimientos.

En ese sentido, también propuso llevar a cabo reformas normativas que vayan más allá de la del Código Penal frente a delitos como los hurtos.

Análisis del sector

Tras la apertura, el evento contó con una mesa redonda en la que tres asociaciones sectoriales analizaron la situación actual del sector. Eduardo Abadía, director ejecutivo de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), ofreció las principales cifras que definen este tipo de negocio. Según datos relativos al año pasado, en España existen 1.376 franquicias, que aglutinan 77.397 establecimientos y dan empleo a 293.872 personas, la mayor parte en Madrid y Cataluña. Estas cantidades han evolucionado al alza en las últimas dos décadas al igual que la facturación del sector, que alcanzó los 27.707 millones de euros en 2018.

En relación con la seguridad, Abadía mencionó, que desde la perspectiva de la AEF, hoy los riesgos que afectan directamente a las personas presentan “un índice bajo”, si bien preocupan mucho problemas como el dinero falso o los robos en los establecimientos.

Jorge Lagares, miembro de la Junta Directiva de la Confederación Empresarial de Usuarios de Seguridad y Servicios (CEUSS), señaló también la evolución de las amenazas en el comercio, que han pasado de ser atracos, robos y alunizajes a ampliar el abanico con otras como el vandalismo, el secuestro exprés, la fuga de información, el terrorismo, el fraude, el daño a la reputación de la marca o los ciberataques.

Desde la perspectiva que le permite ser director de Seguridad de Richemont, el segundo grupo de lujo del mundo, Lagares opinó que la protección debe enfocarse “desde una perspectiva de 360 grados”, además de contar con las herramientas necesarias para mitigar los riesgos, medios organizativos, colaboración con las FCS, inteligencia y cultura de seguridad centrada en las personas, “que son el principal activo a proteger”.

El representante de CEUSS hizo hincapié en el transporte de mercancías por considerarlo “uno de los puntos críticos” de la cadena de suministro. En ese sentido, afirmó que los departamentos de Seguridad y Logística “deben ir de la mano estableciendo políticas y procedimientos de actuación” que cumplan todos los empleados.

A continuación intervino Javier Blanco, responsable de Prevención de Pérdida de AECOC (Asociación de Fabricantes y Distribuidores), quien llamó la atención sobre el volumen de la pérdida desconocida (la que comprende hurto interno, externo y errores administrativos) en el retail, que alcanzó el año pasado los 1.799 millones de euros, un 0,81 por ciento de la facturación total del sector.

El ponente se detuvo en los resultados de una encuesta dirigida a responsables de seguridad que ha llevado a cabo la asociación. Concretamente, explicó que en el último año los incidentes violentos se han mantenido en niveles similares a los anteriores, pero “hay que estar alerta con este tema” porque “se ha notado un aumento de la agresividad”. También destacó que “hay un problema muy grande con las bandas organizadas” porque, según los datos del sondeo, la acción de estos grupos de delincuentes ha ido a más.

Cerró este panel Óscar Vega, presidente de la asociación colombiana ADESEC (Asociación de Seguridad Comercial), quien destacó la colaboración que existe en su país entre el sector del retail y los cuerpos policiales. No en vano, según explicó este profesional, para las autoridades del país latinoamericano el interés en los delitos que padece este sector es tal que el tercer mando en escala de toda la policía “lidera las mesas de trabajo de la asociación relacionadas con el comercio en diferentes modalidades”. Esa colaboración se extiende también a la fiscalía, que cuenta con un grupo especial para la investigación de delitos en el retail.

Pero aun con esa colaboración, actualmente la pérdida en el retail en Colombia se calcula “en cerca de 155,8 millones de euros”, lo que representa un 1,99 por ciento de las ventas del sector. “Esa cifra de pérdidas son 576.000 millones de pesos, que equivalen a generar 34.000 empleos en Colombia o cerca de 16.000 viviendas de interés social”.

PDF adjunto para más información.

Volver