sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
REPORTAJE

IV Congreso de Seguridad Privada en Castilla y León: “Nuevos retos para la seguridad privada”

15/06/2016 - Por Enrique González Herrero
“Nuevos tiempos, nuevos retos para la seguridad privada”. Bajo este lema se celebró, el 4 de mayo, en la localidad salmantina de Santa Marta de Tormes, la cuarta edición del Congreso de Seguridad Privada en Castilla y León. La protección de infraestructuras críticas, el terrorismo, la ciberseguridad o las nuevas tecnologías fueron algunos de los temas abordados en el encuentro, al que asistieron más de 150 personas.

La evolución de las amenazas obliga a los profesionales de la seguridad a estar constantemente al tanto del entorno en el que se mueven. Hoy en día, el terrorismo, los delitos en la Red, la protección de las infraestructuras críticas o las nuevas tecnologías aplicadas a este campo son algunas de las cuestiones donde más se pone el acento. Todos esos retos se analizaron en la cuarta edición del Congreso de Seguridad Privada en Castilla y León, que tuvo lugar el 4 de mayo en Santa Marta de Tormes (Salamanca). Más de 150 profesionales estuvieron presentes en el encuentro, que contó con el apoyo de las empresas Techco Security y Vegasegur, como patrocinadoras del evento, así como la colaboración de Caja Rural de Salamanca, Iberdrola, el Ayuntamiento de la localidad y la Escuela Municipal de Hostelería.

Durante la inauguración, el alcalde de Santa Marta de Tormes, David Mingo, recordó que “el mundo lucha todos los días por alcanzar un estatus de seguridad” frente a peligros como el terrorismo u otras amenazas físicas y virtuales. En ese contexto, “Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, profesionales y empresas juegan un papel fundamental para crear una sociedad más segura, gracias al desarrollo de herramientas más útiles, más prácticas y más inteligentes, con un apoyo en la tecnología”, concluyó.

Junto a Mingo, participaron en la inauguración Javier Borredá, presidente de Seguritecnia; el comisario Manuel Yanguas, jefe de la Brigada Central de Empresas y Personal de la Unidad Central de Seguridad Privada del Cuerpo Nacional de Policía; y Javier Galán, subdelegado del Gobierno en Salamanca. Éste último recordó que “no hay libertad sin seguridad” y apeló a la unidad y la colaboración de profesionales, instituciones y organizaciones que se dedican a proteger a la sociedad para conseguir esos dos fines. “Nosotros somos los responsables de que los españoles se encuentren seguros y se consideren hombres libres. Somos responsables la Policía Nacional, la Guardia Civil, las policías autonómicas, las policías locales, los vigilantes de seguridad, los políticos… Nos necesitamos todos y debemos permanecer unidos”, manifestó durante su intervención, que dio paso a las ponencias.

Infraestructuras críticas

La protección de los servicios esenciales para la sociedad frente a atentados terroristas y otros ataques deliberados es una de las principales preocupaciones nacionales en la actualidad. Más concretamente de aquellas infraestructuras consideradas críticas, es decir, las que no se pueden sustituir y cuya paralización causaría enormes estragos para el país. Ana María Muñoz, miembro del Servicio de Normativa y Coordinación del Centro Nacional para la Protección de las Infraestructuras Críticas (CNPIC), explicó las líneas de acción sobre las que trabaja dicho organismo desde que se creó en 2007: la construcción del Sistema PIC, el diseño de elementos de planificación, la ciberseguridad y la colaboración público-privada.

Muñoz destacó el amplio desarrollo normativo que se ha producido respecto a las infraestructuras críticas en los últimos años, con la aprobación de la ‘Ley PIC’ y su reglamento de desarrollo, en 2011. Pero especialmente “fructífero” en ese sentido fue el año 2015, en el que “se aprobaron las nuevas Guías de Contenidos Mínimos de los Planes de Seguridad del Operador y de los Planes de Protección Específicos; la Instrucción por la que se aprueba la implantación del Sistema PIC; y se renovó el acuerdo marco entre los ministerios del Interior e Industria para la persecución de los ciberdelitos”.

La representante del CNPIC informó de que hasta la fecha se han desarrollado “dos fases completas” en la conformación del Sistema PIC con la aprobación de 10 Planes Estratégicos Sectoriales –“documentos cuyo objetivo es presentar al secretario de Estado un listado con las instalaciones críticas de un sector”, explicó la ponente– correspondientes a los sectores de Energía (dividido en los subsectores de Electricidad, Gas, Petróleo y Nuclear), Financiero, Transporte (dividido en Aéreo, Marítimo, Ferroviario y Carretera) y Agua. Lo siguientes serán los de los sectores de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Espacio y Químico. Una cuarta fase abordará los de Alimentación y Centros de Investigación, y una quinta los de Administración y la Salud.

Ana María Muñoz también subrayó la creación de instrumentos para gestionar la ciberseguridad de las infraestructuras críticas, como la Oficina de Coordinación Cibernética (OCC) y el CERTSI, el equipo de respuesta tecnológica de Seguridad e Industria. A través de este último, “el año pasado se resolvieron 134 ciberataques a infraestructuras críticas” y éste “ya se han abordado 112 hasta finales de marzo”.

mesa congreso
Javier Borredá, David Mingo, Javier Galán y Manuel Yanguas, durante la nauguración.

Terrorismo

El Sistema PIC se construyó para hacer frente a amenazas deliberadas, especialmente la del terrorismo. España ha padecido a lo largo de su historia moderna esta lacra, primero cometida por diferentes grupos con diversas motivaciones políticas de índole nacional y actualmente por fanáticos yihadistas. El comandante Jorge Juan Pérez, jefe de la Sección de Información de Castilla y León de la Guardia Civil, abordó en su ponencia la lucha contra esta amenaza por parte de la Benemérita.

Sobre las bandas terroristas creadas en España, afirmó que “tienen en común un sustrato de movimientos de liberación nacional”. Además de ETA, entre ellas se encuentran también el Movimiento de Liberación Nacional Galego o el GRAPO, “sin capacidad ya para cometer atentados”. A éstos habría que sumar grupos extremistas políticos de carácter violento que “hay que controlar, aunque el número de atentados no sea excesivo”.

Como amenaza principal se sitúa hoy en día el terrorismo yihadista salafista, afirmó. En ese sentido, destacó la escisión del Daesh (conocido como Estado Islámico) de Al Qaeda cuando sus dos líderes discreparon en torno a sus métodos y fines. “La disputa se debía a dos motivos: uno, que la consecución del objetivo último debía llevarse a cabo mediante la utilización de las nuevas tecnologías, y dos, que, si bien Al Qaeda quería conseguir el califato a través de acciones terroristas, Al Bagdadi [líder del Daesh] pensaba que había que ir poco a poco apoderándose de territorio”.

Según el comandante Pérez, el contexto del terrorismo yihadista es global y descentralizado, “aspectos que dificultan la labor de los servicios de inteligencia”. Además, cuenta con multitud de actores que dificultan la tarea, como son los combatientes retornados, que son “los más peligrosos por su formación militar”, o los llamados “lobos solitarios”, “una amenaza creciente y difícil de atajar”.

Se trata de una amenaza para la que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estada cuentan con la seguridad privada. Al respecto, el ponente señaló la importancia de vigilar las conductas de las personas, la autoprotección en las organizaciones y el intercambio de información con las autoridades policiales.

Delitos en la Red

Otro de los grandes retos actuales es la protección del espacio cibernético. La sociedad está cada vez más expuesta a los peligros en la Red por la extensión de la tecnología y la sofisticación de los atacantes, que hacen cada vez más complicados combatirlos en este ámbito. No obstante, la delincuencia tradicional y la ciberdelincuencia son la misma cara de una moneda. “Los delitos, en tanto que fenómenos humanos, son tan antiguos como el mundo, únicamente los métodos de los delincuentes se adaptan a los medios de los tiempos”, apuntó Beatriz Ramos, jefa del Grupo 2º de Protección al Menor de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional.

La actividad de los delincuentes en Internet durante las últimas décadas ha sido tal que hoy en día los ciberdelitos “superan con mucho los beneficios del narcotráfico, el tráfico de armas o el de seres humanos. El impacto económico es similar al PIB de un país medio”, aseguró Ramos. De hecho, los grupos organizados que actúan en la Red llegan a funcionar con estructuras similares a las de una empresa, donde existen diferentes roles y perfiles para alcanzar sus objetivos, explicó la ponente.

Ante este incremento de la ‘ciberactividad’ criminal, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad se han visto obligados a reestructurar sus equipos de lucha contra el cibercrimen y a aumentar sus capacidades en este campo. La Policía Nacional es un ejemplo de ello, ya que en los últimos años ha aumentado sus recursos y ha pasado de contar con una brigada a constituir toda una unidad, la Unidad de Investigación Tecnológica (en la que se enmarca la Brigada a la que pertenece Beatríz Ramos), para luchar contra los delitos tecnológicos.

Pero además de la lucha policial, para la ponente la persecución de las ciberamenzas pasa por otros aspectos, como profesionalizar la actividad de ciberseguridad o recurrir a la inteligencia corporativa. Por encima de todo, destacó la necesidad de sensibilizar y concienciar a las personas, que son “el eslabón más débil de la cadena de seguridad”.

Para acceder al reportaje completo pincha aquí

Volver