sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, seguridad en el fútbol
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Responsabilidad penal de entidades, o entes, con “personalidad robótica”: ¿realidad o ficción?

28/09/2017 - Daniel Bastida Martín, especialista en Corporate Compliance y consultor de Eulen Seguridad
El concepto de Inteligencia Artificial, tal y como fue acuñado durante la conferencia de Darthmounth (1956), hace referencia a sistemas creados por los seres humanos capaces de resolver problemas cotidianos de manera autónoma.

Si hace unos años nos hubieran preguntado si una empresa, en su condición de entidad con personalidad jurídica, podía ser penalmente responsable por la comisión de hechos delictivos, algunos de los que hoy tenemos plenamente interiorizado el concepto de responsabilidad penal de las personas jurídicas, así como la relevancia de su significado, seguramente hubiéramos podido mostrarnos contrarios a un planteamiento que a día de hoy es una realidad incuestionable. Cuanto menos, habríamos mostrado cierta resistencia a aceptar sin reservas la responsabilidad penal de las personas jurídicas, sirviéndonos de fundamentos tan asentados dentro del ámbito del Derecho Penal, como es el esquema tradicional de la teoría del delito, caracterizado por estar sustentado en un eje central, la persona humana y en otros elementos complementarios, como por ejemplo la acción y la culpa, tradicionalmente atribuidos a las personas físicas.

Con anterioridad a las reformas de nuestro actual Código Penal de 1995, la responsabilidad penal de las personas jurídicas era algo no sólo desconocido, sino que la posición mayoritaria de la doctrina penal era reacia a admitir esta dimensión de la responsabilidad penal, amparándose en argumentos tales como asumir como condición insalvable la imposibilidad de atribuir a las personas jurídicas elementos inherentes a la condición de ser humano.

La Inteligencia Artificial (IA) no es algo tan reciente como algunos piensan, ya que si bien el término nace en los años 50, a lo largo de la historia encontramos evidencias que constan el interés del ser humano en torno a las máquinas inteligentes que datan de la época aristotélica (332 antes de Cristo).

Inteligencia Artificial 

El concepto de Inteligencia Artificial, tal y como fue acuñado durante la conferencia de Darthmounth (1956), hace referencia a sistemas creados por los seres humanos capaces de resolver problemas cotidianos de manera autónoma simulando la inteligencia humana, o creados para realizar determinadas operaciones que se consideran propias de la inteligencia humana.

Ahora bien, para entender mejor la dimensión del concepto de Inteligencia Artificial debemos ser conscientes de que existen distintos estadios o niveles de inteligencia, los cuales fueron expuestos con gran claridad por Javier Antonio Nisa Ávila en su artículo titulado “Robótica e Inteligencia Artificial ¿legislación social o nuevo ordenamiento jurídico?”.

Para leer el artículo completo accede a este enlace

Volver