sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Salvador Román , Responsable de Auditorías y Certificación de Governance y Corporate Compliance de Aenor

La certificación de ‘compliance’ penal UNE 19601, un aliado para las organizaciones del sector de seguridad

La certificación de los sistemas de gestión de compliance tiene que ser concedida desde el rigor, la independencia y la competencia suficiente para que pueda ser una herramienta útil para todas las partes interesadas.

Aenor, pionera en esta materia, ha certificado modelos de prevención de delito y antisoborno que abarcan a más de 60 personas jurídicas con las normas UNE 19601 e ISO 37001.

La entrada en vigor de la Ley 1/2015 de reforma del Código Penal supone el reconocimiento definitivo de los sistemas de compliance como instrumentos clave para prevenir y detectar la comisión de conductas contrarias a la Ley y reducir de forma significativa el riesgo de su comisión por las empresas. Se establece que las compañías que implanten sistemas de compliance (capítulo 5 de la Circular 1/2016 de la Fiscalía General del Estado) puedan quedar eximidas de su responsabilidad penal. La empresa, mediante la implantación de un sistema de compliance eficaz, colabora en la lucha contra los delitos y, por ello, puede ser exonerada de su responsabilidad penal.

En el ámbito internacional, los países del Common Law (Reino Unido, Estados Unidos y Australia) poseen una larga trayectoria empresarial en el ámbito del compliance a través de legislaciones como la UK Bribery Act, en Reino Unido, o la Foreing Corruct Practices Act, en Estados Unidos.

¿Qué es ‘compliance’?

El estándar internacional de compliance, la norma ISO 19600, lo define como “el resultado de que una organización cumpla con todas sus obligaciones, tanto las establecidas legal o contractualmente (requisitos legales, con clientes, empleados, proveedores, etc.), como aquellos compromisos que la organización elige cumplir”.

Si bien el cumplimiento normativo y el conocimiento de los requisitos legales juegan un papel capital, se requiere un enfoque integral de la empresa que trasciende del mundo jurídico, y supone que sus órganos de gobierno y dirección apliquen los valores fundamentales y los estándares de gobierno corporativo, de ética, de integridad y de responsabilidad social.

Certificaciones de ‘compliance’

La Circular 1/2016 de la Fiscalía General del Estado pone en valor la certificación como un elemento importante que se debe considerar en la posible valoración de la eficacia de los modelos de prevención penal y la exoneración de las personas jurídicas. Y es que, los órganos judiciales lo tratarán como una prueba relevante que se puede aportar en un juicio.

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver