sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ENTREVISTA

Pascual Aparicio, Responsable de Seguridad del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón

“Debemos avanzar en la homogeneización de las normas de seguridad en todos los centros sanitarios”

23/07/2019 - Por Enrique González Herrero
Pascual Aparicio ha sustituido recientemente a Juan Santamarina como responsable de Seguridad del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón. Tras acreditarse como director de Seguridad y especializarse en estos entornos, asumió esta responsabilidad con una firme voluntad e iniciativa por mantener la elevada consideración del centro en lo que a protección se refiere como refleja en esta entrevista para Seguritecnia.

Pascual Aparicio ha sustituido recientemente a Juan Santamarina como responsable de Seguridad del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón. Tras acreditarse como director de Seguridad y especializarse en estos entornos, asumió esta responsabilidad con una firme voluntad e iniciativa por mantener la elevada consideración del centro en lo que a protección se refiere. Una cuestión nada sencilla teniendo en cuenta, por ejemplo, que este hospital es de los pocos enmarcados en el Servicio Madrileño de Salud que alojan una unidad de custodia para presos. La colaboración y la concienciación del personal son algunas de las bases de su gestión.

- Recientemente ha sido nombrado responsable de Seguridad del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón. Cuando a uno le asignan esta función en una organización donde conviven miles de personas, con múltiples casuísticas, etc., ¿por dónde empieza?

Lo primero es realizar un análisis de la situación actual, para lo cual mi predecesor, Juan Santamarina, me ofreció toda su colaboración. Una vez conocidos los medios con los que contamos e identificados los riesgos a los que estamos expuestos, mi primer objetivo es reducir la probabilidad de que estos se materialicen. Afortunadamente tenemos una gran herramienta como es nuestro Plan de Autoprotección, en el que se recogen estas amenazas y se establecen medidas para hacerlas frente, así como procedimientos para reaccionar correctamente.

- ¿Cómo está estructurada la seguridad en el Hospital Universitario Fundación Alcorcón?

El Servicio de Vigilancia y Seguridad, del que soy responsable, está subcontratado con la empresa Viten. Dependemos del subdirector de Infraestructuras y Servicios Generales de la Dirección Económico-Financiera. La plantilla de vigilantes de seguridad realiza turnos que cubren las 24 horas al día, durante los 365 días del año.

Por otro lado, contamos con medios técnicos instalados que gestionamos desde nuestro centro de control de seguridad: disponemos de dispositivos antiintrusión, lectores de tarjetas para el acceso de los empleados y un sistema de videovigilancia. También tenemos detectores de humo y nuestra central receptora de alarmas.

- De entre sus funciones, ¿cuáles son las principales dificultades a la hora de gestionar la seguridad de un hospital?

En un hospital conviven gran cantidad de trabajadores, con una gran afluencia de público. Hay unidades con actividad durante las 24 horas, los 365 días de año, y unas infraestructuras realmente complejas. Todo ello en un edificio de grandes dimensiones y con una política de puertas abiertas. Y desde luego está la zona con mayor número de incidencias, la Unidad de Urgencias, donde ya hemos puesto en práctica algunas medidas e incrementaremos los medios técnicos antes de finalizar el año. Por todo ello, los hospitales suponen un reto en cuanto a la gestión de los accesos y la vigilancia de sus múltiples espacios.

Tampoco ayuda el desconocimiento que tienen los usuarios de las normas en los centros sanitarios. Afortunadamente, desde el Departamento de Seguridad Corporativa del SERMAS [Servicio Madrileño de Salud] se está trabajando en esta dirección.

- Las agresiones son un problema común en todos los hospitales, pero ¿qué otras amenazas le preocupan más en este entorno?

Cualquier amenaza que suponga realizar una evacuación. En un hospital hay pacientes con movilidad reducida y unidades cuya evacuación supondría una complicada tarea humana y técnica.En la Comisión de Catástrofes e IMV [Incidentes de Múltiples Víctimas] del hospital estamos desarrollando procedimientos en caso de emergencias de distinta tipología. En este sentido, estamos llevando a cabo tareas de prevención, simulacros y formación teórica y práctica. El estudio de los resultados obtenidos durante los simulacros nos está ayudando a mejorar los procedimientos de actuación, tanto en la reacción ante la emergencia como en la intervención de los medios asistenciales.

- ¿Se dan las condiciones para crear una auténtica cultura de seguridad en los hospitales que involucre no solo al personal sino también a los pacientes y usuarios?

Este no es un problema exclusivo de los centros sanitarios, puede trasladarse prácticamente a cualquier actividad. Tenemos que realizar una labor pedagógica entre los usuarios para hacerles comprender que el cumplimiento de las normas es imprescindible para realizar nuestras funciones con mayor eficiencia.

- ¿Qué factores deberían propiciar que las agresiones dejen de ser un problema de calado en los hospitales españoles?

Tenemos que analizar las causas de este tipo de agresiones e informar a los trabajadores de los centros sanitarios de las medidas preventivas que deben adoptar. Hay que denunciar todas las agresiones para evitar que los causantes queden impunes. En la mayoría de los casos, tras una denuncia, el agresor no reincide.

La puesta en marcha de la aplicación AlertCops de la Dirección General de la Policía es una herramienta muy eficaz en ese sentido. También la formación de los profesionales sanitarios para que actúen correctamente ante situaciones conflictivas.

- Una de las peculiaridades del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón es que es de los pocos que cuentan con una unidad de custodia para atender a reclusos. ¿Qué dificultades entraña contar con este espacio y cuáles son las principales líneas para gestionar su seguridad?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la Guardia Civil conoce muy bien los riesgos específicos de cada uno de los internos que trasladan a nuestro hospital, y sus agentes son los primeros en tomar medidas de seguridad preventivas y activas adaptadas al grado de amenaza.

Además tenemos una comunicación muy fluida con la Compañía de Conducciones de la Guardia Civil, fruto de la cual se están realizando procedimientos que afectan a medios humanos, técnicos, físicos y organizativos del hospital.

La seguridad interna de la Unidad de Custodia Hospitalaria es competencia de la Comisaría de la Policía Nacional de Alcorcón, pero los pacientes ingresados allí son atendidos por el personal asistencial del hospital.

Estos pacientes suelen derivarse desde otras unidades del hospital. Hemos realizado, junto con los responsables asistenciales, varias charlas con el objeto de que el personal adopte una serie de medidas que ayuden a evitar posibles agresiones. Durante esas charlas se produce un feedback que nos permite conocer sus temores y sus experiencias, y buscamos soluciones específicas para cada situación.

- En este caso, la colaboración público-privada es imprescindible. ¿Cuál es su valoración respecto a la relación entre la seguridad privada de los hospitales y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado?

En nuestro caso no puede ser más positiva. Son unos grandísimos profesionales que velan por la seguridad de los trabajadores y usuarios de los hospitales. Cuando hemos requerido su ayuda, esta ha sido rápida y eficiente. También cabe destacar su labor de prevención, poniéndonos sobre aviso cuando detectan cualquier amenaza que pueda afectarnos.

- ¿Supuso un punto de inflexión la creación de la figura del Interlocutor Policial Nacional Sanitario?

Desde luego, desde su creación se realizan registros de todas las agresiones denunciadas por los profesionales sanitarios en todo el territorio nacional. Se han planificado una serie de medidas encaminadas a reducir comportamientos incívicos contra los profesionales sanitarios y, sobre todo, las agresiones que estos sufren por parte de los usuarios.

Se realizan jornadas formativas en los centros sanitarios con el propósito de ayudar a gestionar situaciones conflictivas. El pasado 4 de junio lo hicieron en este hospital, con una más que positiva valoración por parte de los trabajadores del centro.

Desde mi incorporación como responsable de Seguridad del hospital, solo puedo expresar palabras de agradecimiento hacia la Guardia Civil y la Policía Nacional. Solo puedo pedirles que sigan por el mismo camino: total colaboración y la seguridad de nuestros trabajadores y usuarios por encima de cualquier otra cuestión. 

- Dado que la Ley de Seguridad Privada impulsó la figura del director de seguridad en los centros hospitalarios. ¿Les afecta en alguna medida el hecho de que no se haya aprobado un nuevo reglamento y la referencia siga siendo el de 1994?

Ya existe, desde el pasado año, un borrador para el nuevo Reglamento de Seguridad Privada y esperamos que se apruebe en un breve espacio de tiempo. Este nuevo reglamento supondrá un mayor grado de colaboración y coordinación entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y las empresas dedicadas a la seguridad privada.

Cabe destacar también la regulación relativa a los centros de control y las centrales receptoras de alarmas.

Además, la lucha contra el intrusismo se verá incrementada, lo que es muy beneficioso para la imagen de los vigilantes de seguridad.

- ¿En qué aspectos cree, por su parte, que deberían avanzar los centros hospitalarios españoles para abordar las carencias relacionadas seguridad que puedan existir hoy en día?

Desde luego en la homogeneización de las normas, no solo en los hospitales, sino en todos los centros sanitarios (centros de especialidades, centros de salud, centros de salud mental, etc.). En este aspecto, el director de Seguridad Corporativa del SERMAS está poniendo todo su empeño. Una vez conseguido esto, y dándole la difusión adecuada, estoy convencido de que será mas sencillo hacer cumplir las normas corporativas.

También deberíamos disponer de espacios, y medidas técnicas y organizativas específicas para la atención de aquellos pacientes conflictivos que acuden a las urgencias hospitalarias, que es el servicio con mayor incidencia de conflictos. No lo digo pensando solo en los profesionales que trabajan allí, sino también en el resto de pacientes y sus acompañantes.  

Volver