sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Ricardo Cañizares, Director de Consultoría de Eulen Seguridad

El día después

Hace ya diez años, en mayo de 2007, que la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior aprobó un primer Plan Nacional para la Protección de las Infraestructuras Críticas.

Esto se tradujo en la elaboración de un primer Catálogo Nacional de Infraestructuras Estratégicas, en la aprobación en el Consejo de Ministros del 2 de noviembre de 2007 de un Acuerdo sobre Protección de Infraestructuras Críticas y en la creación del Centro Nacional para la Protección de las Infraestructuras Críticas (CNPIC), que supusieron en su momento un importante avance a la hora de garantizar la seguridad de los ciudadanos y el correcto funcionamiento de los servicios esenciales para nuestra sociedad. Estos primeros pasos se consolidaron con la promulgación de la Ley 8/2011, de 28 de abril, por la que se establecen medidas para la protección de las infraestructuras críticas y de su reglamento de desarrollo, el Real Decreto 704/2011, de 20 de mayo.

Durante estos diez años se ha avanzado mucho, tanto en el establecimiento de medidas de protección como en coordinación entre los diferentes actores que integran el Sistema de Protección de Infraestructuras Críticas, así como en materia de formación y concienciación.

Un ejemplo del avance del grado de concienciación en la necesidad de proteger las infraestructuras críticas para poder garantizar el correcto funcionamiento de los servicios esenciales para nuestra sociedad, lo podemos encontrar en las Jornadas sobre Protección de Infraestructuras Críticas que organiza la Fundación Borredá junto con el CNPIC, cuya primera edición se celebró en septiembre de 2011 y que este año celebra su quinta edición –esta vez como congreso– con unos ponentes y participantes que eran inimaginables hace unos años.

Lo anterior sólo es un ejemplo –hay otros muchos de jornadas, publicaciones y trabajos sobre protección de infraestructura críticas–, pero lo que me ha llamado la atención es que hasta el momento todas las referencias a las que he tenido acceso hablan de “antes” y “durante”, pero nunca de “después”.

La Ley 8/2011, en su artículo 14, “Instrumentos de planificación del Sistema”, establece que:

“1. La protección de las infraestructuras críticas frente a las eventuales amenazas que puedan ponerlas en situación de riesgo requiere la adopción y aplicación de los siguientes planes de actuación:

a) El Plan Nacional de Protección de las Infraestructuras Críticas.

b) Los Planes Estratégicos Sectoriales.

c) Los Planes de Seguridad del Operador.

d) Los Planes de Protección Específicos.

e) Los Planes de Apoyo Operativo.”

No voy detallar qué establece el citado artículo 14 respecto a los Planes de Seguridad del Operador, a los Planes de Protección Específicos y a los Planes de Apoyo Operativo, solo destacaré que habla de: “prevenir, proteger y reaccionar ante posibles ataques deliberados”; otra vez se habla de “antes” y “durante”. Se puede aducir que cuando se habla de “reaccionar” se incluye el “después”, pero no es lo que percibo cuando se aborda la protección de infraestructuras críticas en los foros habituales.

Sí es cierto que se menciona la resiliencia, en concreto en la Estrategia de Seguridad Nacional 2013, en el objetivo de “robustecer las infraestructuras que proporcionan los servicios esenciales para la sociedad” del ámbito protección de infraestructuras críticas. El documento contempla como línea de acción estratégica la resiliencia cuando dice:

Resiliencia. Más allá de las medidas que doten a los activos críticos de una mayor seguridad, las políticas en materia de protección de infraestructuras críticas deberán promover las acciones necesarias con el fin de lograr un incremento de la capacidad de los sistemas que les permita seguir operando, pese a estar sometidos a un ataque o incidente, aun cuando sea en un estado degradado o debilitado. En este sentido, se debe contemplar la existencia de sistemas redundantes o aislados y la adecuada dotación de elementos de reposición.”

Para leer el artículo completo accede a este enlace

Volver