Cabecera Home
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Juan José Zurdo Santamaría, Jefe del Servicio de Normativa y Coordinación del CNPIC

Nuevo Plan Nacional para la Protección de las Infraestructuras Críticas: un reto en continua evolución

La Directiva 2008/114/CE, de 8 de diciembre de 2008, sobre la identificación y designación de infraestructuras críticas europeas y la evaluación de la necesidad de mejorar su protección, fue un gran impulso para el establecimiento, a través de su transposición, de una regulación nacional en esta materia.

Han pasado ya nueve años desde que fuera aprobado el primer Plan Nacional para la Protección de las Infraestructuras Críticas (PNPIC). Durante este tiempo, el gran desarrollo de las tecnologías de la información, unida a la consecuente evolución de las amenazas sobre las infraestructuras estratégicas, ha obligado a los países europeos a actualizar su esquema de seguridad en cuanto a la protección de las infraestructuras críticas se refiere.

La Directiva 2008/114/CE, de 8 de diciembre de 2008, sobre la identificación y designación de infraestructuras críticas europeas y la evaluación de la necesidad de mejorar su protección, fue un gran impulso para el establecimiento, a través de su transposición, de una regulación nacional en esta materia. Pero es necesario reseñar que la transposición de la misma en España, a través de la Ley 8/2011, de 28 de abril, por la que se establecen medidas para la protección de las infraestructuras críticas (en adelante, Ley PIC), fue mucho más ambiciosa.

La Directiva sólo contemplaba la identificación de infraestructuras críticas europeas1, y además que afectasen únicamente a los sectores de la energía y el transporte.

La Ley PIC, sin embargo, establecía los mecanismos para identificar las infraestructuras críticas que afecten no sólo a dos o más países de la Unión Europea, sino también a España individualmente considerada, con un claro enfoque de protección de nuestra propia seguridad nacional. Además, ampliaba los dos sectores objeto de protección de la Directiva (Energía y Transporte) a 12 sectores estratégicos2, con lo que se conseguía, de esa forma, identificar todos los servicios esenciales prestados a la sociedad y, consecuentemente con ello, las infraestructuras estratégicas y críticas que los proporcionaban. Por ello, éstas últimas, deben protegerse como una cuestión prioritaria de seguridad nacional, como así queda reflejado en la Estrategia de Seguridad Nacional aprobada en 2013.

Novedades del PNPIC

Así las cosas y dado que el PNPIC de 2007 era anterior a esta nueva legislación, era necesario actualizarlo a las nuevas capacidades estratégicas y operativas que brinda la Ley PIC.Por ello, el nuevo PNPIC, aprobado mediante Instrucción 1/2016 de la Secretaría de Estado de Seguridad, ha incorporado como principales novedades las siguientes:

  1.  Adecuación de los niveles de alerta del PNPIC a los niveles establecidos en la reciente actualización del Plan de Prevención y Protección Antiterrorista, a través de la Instrucción 3/2015, de 25 de mayo, de la Secretaría de Estado de Seguridad.
  2. Creación de una mesa de coordinación entre operadores críticos y la Administración.
  3. Desarrollo de la ciberseguridad como uno de los pilares de la protección de infraestructuras estratégicas.

Adecuación de los niveles de alerta del PNPIC a los niveles establecidos en la reciente actualización del Plan de Prevención y Protección Antiterrorista:

Se prevén cinco3 niveles de activación, en concordancia con los niveles de alerta del Plan de Prevención y Protección Antiterrorista, que se corresponden con la valoración de la amenaza terrorista que corresponda en cada momento. El objeto de este cambio de niveles ha sido poder armonizar las actuaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en ambos planes. Además, con ello se consigue una mejor coordinación operativa y un reparto de funciones homogéneo para cada una de las unidades policiales intervinientes.El PNPIC aporta, con respecto al Plan de Prevención y Protección Antiterrorista, la responsabilidad de los operadores en la seguridad de sus propias infraestructuras, que se ve reflejada en una serie de actuaciones que los operadores deben desarrollar para cada uno de los niveles establecidos en el Plan. Lógicamente, la mayoría de los operadores ya venían desarrollando esa seguridad que ahora el Plan oficializa, armoniza y fortalece con la coordinación de las actuaciones que desarrollen las Fuerzas y Cuerpos de seguridad sobre las mismas.

Accede al contenido completo de este artículo en este enlace

Volver

Recibe GRATIS noticias en tu e-mail

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte de forma gratuita a nuestra newsletter