sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

De armas y ‘red flags’: el tiroteo en el instituto de Parkland (Florida)

David Crevillén C., CEO de Grupo DC Solutions

Beatriz Gutiérrez L., PHD, APP, Departamento de Investigación de GrupoDC Solutions

10/05/2018
El pasado 14 de febrero, un antiguo estudiante del Instituto Marjory Stoneman Douglas, en Parkland (Florida), del cual había sido expulsado por problemas de comportamiento tiempo atrás, entró en las instalaciones armado y abatió a 17 de sus antiguos compañeros y profesores e hirió a más de una docena, antes de ser arrestado.

Según fuentes policiales, el atacante, Nikolas Cruz, llevaba una máscara de gas, granadas de humo, un rifle AR-15 y varios cargadores. Cruz activó la alarma anti-incendios y cuando estudiantes y profesores comenzaron a evacuar el edificio abrió fuego sobre ellos. El ataque se ha convertido en el tercero por número de víctimas tras la escuela primaria de Sandy Hook (2012) y el campus universitario Virginia Tech (2007), sobrepasando al ya mítico tiroteo en el instituto Columbine (1999).

Podemos definir el fenómeno específico de los tiroteos en escuelas, incidentes de tirador activo con unas especificidades propias, como actos donde estudiantes o antiguos estudiantes atacan su propia escuela. Son acciones que tienen lugar durante el día, a plena vista de las víctimas potenciales, que son seleccionadas al azar o como símbolos de la escuela. Los tiroteos en escuelas se asemejan en este sentido a los incidentes de tirador activo en el puesto de trabajo, donde existe una relación entre el tirador y el lugar-objetivo y las víctimas potenciales, pero en ambos casos queda excluida la violencia selectiva como sería la violencia de género o entre bandas enfrentadas.

Conforme surgen nuevos datos sobre la investigación y la personalidad de Cruz, se sabe que el adolescente era huérfano y que su madre adoptiva había fallecido meses atrás, lo cual había terminado de desestabilizar al joven, sumiéndole en una profunda depresión. A ello se une que Cruz mostraba una temprana obsesión con las armas de fuego y un historial de violencia con animales, compañeros de clase y vecinos. En el momento del tiroteo, Cruz vivía con la familia de un amigo y poseía un armero de su propiedad; según los cuerpos de seguridad, había comprado en el último año diez armas, todas ellas rifles, a lo que se unían pistolas de perdigones y escopetas.

“Banderas rojas”

De este relato surgen varias preguntas acerca de la presencia de una serie de indicadores que no fueron detectados por las agencias de seguridad tanto a nivel local como estatal y que podrían haber evitado la tragedia. Estas “banderas rojas” (red flags), o “conductas de riesgo”, evidencian la aceleración que sufre un individuo en términos de riesgo durante una escalada en su comportamiento violento. Son cambios agudos, dinámicos y observables en las pautas de comportamiento del individuo, que contribuyen a que los profesionales emitan un dictamen en la evaluación del sujeto como riesgo potencial, así como la identificación de posibles factores desencadenantes.

Para leer el artículo completo pulsa aquí.

Palabras clave:

Volver