sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

¿Mao en Níger? ‘Back to basics’ en insurgencia y contrainsurgencia

David Crevillén C., CEO de Grupo DC Solutions

Beatriz Gutiérrez L., PHD, APP, Departamento de Investigación de GrupoDC Solutions

02/07/2018
El 4 de octubre de 2017, cuatro soldados estadounidenses de Operaciones Especiales mueren en una emboscada en la región desértica de Tongo Tongo (Níger). El 5 de marzo de 2018, la extensión territorial del Estado Islámico en la zona publica un perturbador vídeo mostrando el enfrentamiento y cómo los "boinas verdes" son asesinados a lo largo del mismo.

Durante estos cinco meses, numerosas entrevistas e investigaciones han concluido en una serie de fallos estratégicos y de inteligencia.

El 3 de octubre de 2017, un convoy formado por 30 soldados y un intérprete nigerinos, junto con 11 soldados de Operaciones Especiales estadounidenses, salió en una patrulla rutinaria considerada de bajo riesgo por las escasas probabilidades de encontrar enemigos. Durante la patrulla, la inteligencia americana recibió información sobre la posible presencia en la misma zona de un líder yihadista local. Se organizó una operación paralela con un helicóptero, pero fue abortada en el último momento y un grupo de los soldados en patrulla fue enviado a buscar al individuo en su lugar.

Tras una noche de búsqueda infructuosa y con poca agua, las tropas volvían a la base cuando el convoy se encontró inmerso en una emboscada llevada a cabo por los mismos terroristas que estaban buscando. Cinco meses más tarde, el Estado Islámico en la región publicó el vídeo en el que se detalla la operación. A pesar de las numerosas críticas, el hecho de las bajas queda ahí, de modo que debería ser la causa, y no el resultado, el aspecto a establecer para determinar dónde se produjeron los errores, puesto que el resultado es manifiestamente inamovible.

Insurgencia global

El uso de fuerzas especiales se ha convertido en una de las respuestas de los ejércitos regulares a las numerosas insurgencias emergentes a nivel global como un mecanismo adaptativo de respuesta a la guerra irregular. Este concepto está vinculado al de conflicto asimétrico –el que tiene lugar entre un actor estatal y otro no estatal, entre los que media una clara asimetría organizativa y de capacidades–, así como a sus niveles de conducción bélica.

El cambio cualitativo se produjo en 1989 con el fin de la guerra soviético-afgana, cuando el paradigma clásico de las insurgencias locales cambió hacia un nuevo modelo de insurgencia global bajo la bandera de una también nueva organización (Al Qaeda) y una nueva ideología (el yihadismo global). Después de 1989, muchos de los muyahidines que acudieron a Afganistán para liberar el suelo musulmán de la ocupación soviética, en cumplimiento del deber de la yihad contra el infiel, retornaron a sus países de origen llevando con ellos la semilla del yihadismo como la lucha contra los infieles, a la que se añadía nuevos elementos ideológicamente sustentados y forjados en los campos de entrenamiento afganos.

Así, la lucha se amplía del infiel al régimen corrupto y apóstata en territorios musulmanes, pero también contra el poder occidental como fuerza opresora y corruptora en los ámbitos político, económico y social. Este enfoque dual, en el que se produce una convergencia de las doctrinas tanto de Abdullah Azzam como de Ayman al-Zawahiri, configura ideológicamente la fuerza motriz de este nuevo movimiento de aspiraciones globales.

Adicionalmente, un fenómeno paralelo comienza a desarrollarse en la época en diferentes áreas: movimientos tradicionales de resistencia y de religión musulmana vieron en la expansión de Al Qaeda una ventana de oportunidad para reforzar sus capacidades mediante la integración en estas nuevas extensiones territoriales de la red yihadista global en lo que David Kilcullen ha denominado la “guerrilla accidental”, que proporcionaba al movimiento resultante no solo mayores capacidades militares y repercusión mundial de sus acciones, sino también un mayor grado de operatividad en el entorno dado.

Para leer el artículo completo, aquí.

Volver