sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
OPINIÓN

Joaquim Adrià Perelló, Técnico responsable de procesos de seguridad de Bus de TMB

Gestión de la seguridad en una red de transporte público

El equipo humano que formamos el departamento de Seguridad de Bus de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) nos implicamos a diario en el transporte eficaz de más de 700.000 personas, con la firme voluntad de contribuir a la mejora de la movilidad ciudadana, al mismo tiempo que garantizamos las mejores prestaciones posibles en el servicio a nuestros clientes y ayudamos al desarrollo sostenible del área metropolitana de Barcelona.

Nuestro trabajo se desarrolla en TMB, la marca que agrupa las empresas Ferrocarril Metropolità de Barcelona y Transports de Barcelona, que gestionan respectivamente las redes de metro y autobuses regulares y turísticos por cuenta del área metropolitana de Barcelona. También incluye a la sociedad Projectes i Serveis de Mobilitat, que gestiona el Teleférico de Montjuïc y realiza labores de consultoría y asesoramiento en varios países del mundo.

En conjunto, TMB da servicio a la ciudad de Barcelona y a diez municipios más del área metropolitana, en los que hace posible 580 millones de viajes anuales, un tercio de los cuales son en autobús. Por ello es el principal operador de transporte público de Cataluña y un referente en el transporte colectivo y la movilidad urbana en Europa y en el mundo.

tmb_autobuses_electrico
Autobús híbrido articulado. / Fuente: TMB.

La empresa de Bus de TMB gestiona actualmente 98 líneas regulares y otras tres turísticas, que suman cerca de 900 kilómetros de longitud. Es una red que está en proceso de transformación para hacerla más eficiente y comprensible, dentro de un proyecto, llamado Nueva Red de Bus, que impulsamos junto al Ayuntamiento de Barcelona para potenciar el uso del transporte público y mejorar la calidad del aire.

Gestión de la seguridad

A continuación, describiré una parte de la gestión de la seguridad en esta red. Se trata de un transporte público de personas en superficie, y para su ejecución no precisa de grandes requerimientos infraestructurales, ya que únicamente, si concretamos a la mínima expresión, se requieren cuatro elementos: un autobús con su conductor, una parada de línea señalizada, un gestor de los tiempos e incidencias de las líneas y un depósito o cochera de vehículos para su reparación, mantenimiento y custodia.

Para cada uno de estos elementos será necesario aplicar una gestión para su seguridad, adaptándonos al entorno donde se producen sus necesidades de servicio, así como sus características.Para ello, la normativa de aplicación es sobradamente conocida. Aplicamos como base la Ley 5/2014 de Seguridad Privada, así como la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales; los reales decretos 2364/1994, de 9 de diciembre de 1994, Reglamento de Seguridad Privada, y 171/2004, de Coordinación de Actividades Empresariales; así como la Instrucción 1/2009, de 10 de febrero, sobre el tratamiento de datos de carácter personal mediante cámaras con fines de videovigilancia.

No obstante, y he aquí una diferencia importante con respecto al modo de gestión de la seguridad en el subsector ferroviario, en las instalaciones de autobús y sus infraestructuras no es de aplicación la Ley 8/2011, de 28 de abril, por la que se establecen las medidas para la protección de las infraestructuras críticas, así como el Real Decreto 704/2011, de 20 de mayo, Reglamento de Protección de las Infraestructuras Críticas.

tmb_ordenadores
Centro de Control de Bus de TMB. / Fuente: TMB.

La legislación aplicable en el ámbito de la circulación vial es la común a la de otros vehículos a motor que circulan como lo hace el bus por la vía pública, y sus conductores requieren los mismos permisos de circulación que los comunes para este tipo de vehículos y funcionalidades; las paradas de las líneas se consensúan con los departamentos de movilidad de los diferentes entes municipales y sus asociaciones vecinales, según las necesidades ciudadanas de transporte. En este caso concreto, desde el departamento de Seguridad se gestionan un centenar de líneas de autobús, que dan servicio a más de 2.500 paradas equipadas con palos o marquesinas, distribuidas a lo largo del área metropolitana de Barcelona. Contamos para ello con aproximadamente 3.500 conductores y cerca de 1.100 vehículos de distintas longitudes (desde siete a 24 metros) y propulsiones (diésel, gas natural comprimido, híbridos y eléctricos), distribuidos de manera estratégica para facilitar la gestión del tráfico, en cuatro depósitos o cocheras, que a su vez sirven para el mantenimiento, la reparación y custodia de la flota de bus y de sus vehículos auxiliares.

Coordinación

La gestión de seguridad en los vehículos se realiza mediante elementos físicos y electrónicos, coordinados en todo momento por el Centro de Control de Bus (CCB) y, a su vez y de manera específica para la gestión de su seguridad, desde el Control Central de Seguridad (CCS). Desde ambos centros se realiza una gestión integral de los vehículos asignados a la explotación de las líneas, sus tiempos de servicio y su ubicación sobre la planimetría de las rutas, así como de sus conductores, sus turnos de trabajo y posibles incidencias que puedan surgir durante el servicio en la línea.Para ello, los conductores en servicio están en todo momento localizados en su ruta y disponen de una serie de elementos. En caso de incidencia y al activarlos se inicia una serie de procedimientos de apoyo, enviando hasta ellos los recursos necesarios para la gestión de la incidencia en la línea, así como su resolución en la vía pública.

tmb_autobuse
Autobús biarticulado de TMB. / Fuente: TMB.

Desde el departamento de Seguridad se planifica lo que denominamos “servicios de seguridad embarcada”, que consiste en la organización de los servicios mediante vigilantes de seguridad en las líneas que se puedan considerar de interés para el departamento, y siempre en coordinación e interlocución permanente con la seguridad pública de referencia.

En cuanto a la gestión de la seguridad a diario en el servicio de bus de Barcelona, ésta se realiza a partir del Control Central de Seguridad, operado por vigilantes de seguridad y en donde se coordina la protección de las instalaciones, los sistemas de videovigilancia, las operativas de servicio, los planes de contingencia y de autoprotección, así como las alarmas industriales críticas de los cuatro depósitos de vehículos anteriormente mencionados, dónde se ubican, cuando no están en servicio, los vehículos de la flota y sus equipos auxiliares.

Para acceder al contenido completo pincha aquí.

Volver