sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, seguridad en el fútbol
Revista Seguritecnia Edición impresa
OPINIÓN

Carlos Blanco Torres, Jefe de la Unidad de Inteligencia de EULEN Seguridad

Vigilancia extendida: inteligencia para el transporte de mercancías y personas

Cuando una empresa decide incluir una cláusula en el contrato que firma con sus proveedores de servicios de seguridad privada, según la cual puede establecer sanciones si se publican noticias negativas sobre ellos, es el momento de aceptar que la información es el principal activo –a proteger, generar y explotar– de nuestros tiempos.

Por tanto, cuando hablamos de servicios de vigilancia, es de vital importancia poseer el volumen máximo de información disponible sobre los riesgos y amenazas que afectan a aquel objeto que deseamos defender –marca/reputación, inmuebles, personas, etc.– para, de este modo, aumentar la capacidad de éxito ante tal tarea. Esto es cierto desde el inicio histórico de las labores de vigilancia: siempre ha sido necesario entender el contexto en el que se desarrolla nuestra actividad de defensa, por muchas capacidades materiales que se tengan a disposición en un momento dado.

Es la información, y no solo el número de vigilantes o la frecuencia de las rondas de control, el elemento que ofrece un valor añadido de alto impacto en las tareas de vigilancia, que potencia sus capacidades y que permite prever obstáculos en el camino.Hoy en día, la vigilancia tradicional –ejecutada de manera física en el espacio a proteger, apoyada en un despliegue de medios técnicos y regulada en términos de quién y cómo puede ejercerse– sigue manteniendo su estatus de servicio imprescindible en la mayor parte de los ámbitos económicos. Ello es incluso más evidente cuando se pone en relación con entornos en los que los ‘objetos’ a proteger son personas, pero no es menos cierto que ha alcanzado un grado de madurez tal que solo puede evolucionar apoyándose en productos anexos.

metro_eulen

La prestación de servicios de vigilancia en el sector del transporte está absolutamente ligada a la defensa de la integridad de las personas, ya actúen como empleados de las compañías o como usuarios de los servicios de éstas. Y este sector, precisamente por dicho elemento, cuenta con la ventaja de una gran cantidad de información acumulada en fuentes abiertas, que puede utilizarse para mejorar la eficiencia de la protección que necesita. Por ejemplo, las empresas que prestan servicios de seguridad privada en instalaciones de compañías de transporte, pueden aprovechar esta sobreabundancia de información –convenientemente tratada, procesada y analizada– para ejercer sus funciones de mejor manera.

La información tratada con el fin de comprender mejor un fenómeno dado es lo que llamamos inteligencia. Esta herramienta, unida a las tradicionales de vigilancia, aporta a esta última su carácter proactivo, prospectivo y extendido.

Transporte de mercancías

La vigilancia extendida se aplica, cuando hablamos de transporte de mercancías, sobre todas las fases que requiere el desempeño de esta actividad: recepción, almacenaje, salida, transporte, etc. En cada caso es necesario determinar qué objetivos deben cubrirse a partir de las tareas de inteligencia, pues no es lo mismo estudiar la forma en que puede mejorarse la seguridad de un almacén, que pensar sobre cómo evitar que un transportista sufra incidentes de seguridad mientras se encuentra en movimiento.

Este último caso, ya que el foco de este texto está puesto sobre las personas, se trata habitualmente en las unidades de Inteligencia que prestan servicios a empresas del sector. Se suele intentar en estas ocasiones atajar las complicaciones asociadas a un trabajo que depende fuertemente de la tecnología –automoción, posicionamiento–, pero que se ve afectada habitualmente por elementos naturales, como las inclemencias meteorológicas, o por amenazas tradicionales, como las movilizaciones civiles, los conflictos laborales o incluso por derivadas geopolíticas.

Por tanto, es necesario que, si se pretende abordar una mejora de la seguridad a partir de lo que aquí estamos llamado vigilancia extendida, se haga atendiendo a la amplitud de amenazas relevantes.

Para acceder al contenido completo pincha aquí.

Volver