sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ENTREVISTA

Carlos Carrasco, Responsable de Seguridad y Medio Ambiente de Cilsa y de la Zona de Actividades Logísticas

"Usuarios y gestores logísticos vemos la seguridad como un valor a tener en consideración"

16/04/2015
La ZAL (Zona de Actividades Logísticas) es la plataforma logística intermodal del Puerto de Barcelona. Su objetivo es generar tráfico marítimo ofreciendo servicios de infraestructura logística con valor añadido a la mercancía, a las empresas y a las personas. “Un verdadero 'hub' logístico y motor económico de la ciudad”, como la define Carlos Carrasco, responsable de Seguridad y Medio Ambiente de Cilsa (sociedad que gestiona la ZAL).

Este profesional explica que ZAL “fue la primera plataforma logística portuaria establecida en España y el referente más importante del Mediterráneo. Con sus más de 130 empresas instaladas, la ZAL de Barcelona, la del Prat y el edificio 'Service Center' avalan el compromiso de sostenibilidad y medioambiente”.

La concesión portuaria de la ZAL está gestionada por la sociedad mercantil Cilsa (Centro Intermodal de Logística), que está participada por la Autoridad Portuaria de Barcelona (51%), el Consorcio de Parques Logísticos (44%) y la Entidad Pública Empresarial de Suelo (5%). 
Carlos Carrasco nos explica los principales aspectos de la seguridad de esta plataforma fundamental para Cataluña.

¿Qué variedad de servicios presta la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del Puerto de Barcelona hoy en día? 

La ZAL ofrece infraestructura logística para el desarrollo de actividades relacionadas propiamente con la logística, el import- export y el tráfico marítimo. Dispone de una amplia gama de servicios de valor añadido con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas, de dar cobertura a las necesidades de su comunidad logística y de crear oportunidades de negocio para las empresas instaladas. 

Entre los servicios antes mencionados, destacan los referentes a las Tecnologías de la Información y Comunicación, para lo que disponemos de una plataforma totalmente cableada con fibra óptica propia y mástiles de telecomunicaciones que permiten cobertura 4G. También contamos con servicios de control de acceso y seguridad, mantenimiento integral, transporte público, restauración, gimnasio, formación, escuela infantil, puesto de inspección fronteriza, depósitos de contenedores llenos, recogida selectiva de residuos, etcétera.

¿Qué superficie abarca en la actualidad la ZAL? ¿Hay planteamientos de ampliar esta zona logística? ¿Qué fundamentos tiene esta ampliación?

A día de hoy, Cilsa gestiona 212 hectáreas ubicadas en los municipios de Barcelona (69 hectáreas) y del Prat del Llobregat (143 hectáreas), y ha construido directamente en la ZAL un total de 403.300 metros cuadrados de naves logísticas, las cuales ofrece en régimen de alquiler, así como un edificio de oficinas de 11.254 metros cuadrados conocido como Service Center. Asimismo, Cilsa ha otorgado un derecho de superficie a clientes que han construido unos 211.000 metros cuadrados de naves, configurando un parque logístico de 625.534 metros cuadrados, pionero en España en este tipo de desarrollos. 

La ZAL dispone todavía de 279.500 metros cuadrados de suelo sobre los que poder construir más de 180.000 metros cuadrados de nuevas naves logísticas. Esto permitirá ofrecer flexibilidad a sus clientes dando respuesta a cualquier tipo de necesidad logística y convirtiéndose en un partner de negocio con el que acompañar su crecimiento a medio y a largo plazo en un emplazamiento idóneo, alcanzando los 800.000 metros cuadrados de infraestructuras logísticas de primer nivel cuando esté completamente desarrollada. 

La ZAL está ubicada dentro del propio Puerto de Barcelona y contigua al Aeropuerto Internacional del Prat, que cuenta con excelentes conexiones con las infraestructuras viarias metropolitanas, así como con los principales ejes de largo recorrido. Previendo este crecimiento, contará con las mejoras de infraestructuras que se van a desarrollar en los próximos años, como son viales de autovía que acceden directamente a la ZAL, penetración ferroviaria e intercambiador multimodal ferroviario o la llegada de la línea nueve del metro con estación en el Service Center.

Su capacidad intermodal y sus diferentes servicios de valor añadido no sólo favorecen una mayor eficiencia empresarial de los clientes instalados en sus espacios, sino que otorgan también un mayor grado de calidad de vida a las personas que trabajan en ellos. Todo esto junto a su dimensión, oferta logística y flexibilidad, la convierten en la plataforma logística de referencia del sector. 

Prueba de ello es que en la ZAL trabajan directamente más de 6.000 personas en las más de 130 empresas instaladas, tanto nacionales como internacionales de reconocido prestigio, como Decathlon, Carrefour, Alfil/Grupo DAMM, Indukern, Kühne + Nagel, Naeko Logístics, Rhenus, Transnatur, World Duty Free Group o CMA-CGM.

Los segmentos sectoriales implantados son en un 80 por ciento los distribuidores de importación y exportación, fabricantes y operadores logísticos, y en un 16 por ciento los transitarios. Asimismo, gracias al crecimiento exponencial del sector de e-commerce empieza a ser significante el segmento del courier.

¿Cuáles son las líneas maestras de política de seguridad en la ZAL?

Las líneas maestras de la política de seguridad para la zona de actividades logísticas, tanto en el ámbito de la seguridad operativa, como industrial y, por supuesto, laboral, presentan un componente preventivo ciertamente destacado para Cilsa. Para nuestra compañía es fundamental adelantarnos, en la medida de lo posible, a las situaciones de riesgo para poder abordarlas con el procedimiento y protocolos establecidos que nos garanticen una mayor efectividad. 

¿El departamento que usted lidera está respaldado por la dirección de la ZAL y por todos sus clientes? 

El compromiso por parte de la dirección de Cilsa es rotundo con la seguridad. No en vano, se han aprobado en los últimos años una importante partida presupuestaria para la inversión de sistemas que aportan un plus a los clientes que ocupan las instalaciones de nuestro parque logístico. 

418_zal

Una de las mejoras implantadas recientemente es un sistema de envío masivo de mensajes, llamado FACT 24, a todos los usuarios de esta zona para advertirles de cualquier emergencia que pueda suceder. En esta misma línea, se está trabajando en un sistema de aviso por megafonía en la ZAL-Barcelona que posibilite atender emergencias de diferentes tipos alertando a los usuarios que se encuentren en el exterior de las naves.

Los nuevos controles de acceso previstos para finales del presente año aportarán, sin duda, un aumento considerable en la seguridad del recinto.

Otro aspecto a considerar es la red contraincendios del parque, que puede dar cobertura a todas aquellas naves que dispongan de un sistema de extinción por rociadores y BIE. El dispositivo está programado de modo que cuando se pone en funcionamiento cualquier equipo hace llegar un mensaje a los responsables para poder actuar con la máxima premura.

La renovación e instalación de cámaras, tanto en los vehículos patrulla como en determinadas zonas públicas, nos permiten tener un mayor control sobre incidentes y situaciones que se pueden dar y que en distintas ocasiones se deben poner a disposición de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para el pertinente análisis y seguimiento.

Uno de los aspectos de seguridad laboral que mayores ventajas nos presenta es la aplicación documental para la coordinación de actividades empresariales, que nos permite intercambiarnos y mantener actualizados los documentos de Protección de Riesgos Laborales (PRL) que indica la Ley 31/95, tanto con clientes, como con las empresas que prestan servicios de mantenimiento en la ZAL.

Además de participar en una comisión con el Puerto de Barcelona para la mejora continua de las actuaciones de PRL, Cilsa puede presentarse como una de las entidades que propulsó una comisión de trabajo entre la Autoridad Portuaria y el SEM (Servei de Emergències Mèdiques) gracias a la cual, a día de hoy, las empresas ubicadas en la ZAL pueden disponer de un servicio extraordinario de ambulancia. Y no sólo por el número de unidades que puede llegar a atender en una situación de emergencia, sino por el acompañamiento que podemos brindar desde el equipo de seguridad de la ZAL en colaboración con la Policía Portuaria. Hay que decir que, fruto del último concurso para la adjudicación del servicio de seguridad, Cilsa solicitó de manera expresa que todo el equipo de vigilantes tuviera formación para el uso de los equipos DEA que llevamos en los coches patrulla. 

Bajo su criterio profesional. ¿Cree que existe una buena concienciación de la importancia de la seguridad en el ámbito logístico?

El sector de la logística es un entorno en el que tradicionalmente primaba la urgencia y rapidez en poder gestionar un transporte. Poco a poco, al igual que ha ocurrido en otros ámbitos, los máximos responsables y las empresas más influyentes han comprobado que la seguridad, tanto en la operaciones como en la mercancía, hacen que cobre mayor importancia el diseño de protocolos de acceso, de carga o de validación. Esto nos lleva a que tanto usuarios como gestores veamos la seguridad como un valor a tener en consideración, sin olvidar el just in time, que al final se consigue gracias a la buena gestión de las empresas y a la ubicación estratégica de la ZAL.

En el trabajo diario que desempeña para su compañía ocupa, además del cargo de responsable de Seguridad, el de responsable de Medio Ambiente. ¿Qué políticas sigue la ZAL para obtener unos buenos resultados al respecto?

Una de las ventajas que conlleva estar al frente de esas dos áreas es velar por que todos y cada uno de los ámbitos en los que Cilsa toma parte se realicen con las máximas garantías de seguridad, pero sin dejar de buscar los medios y aspectos más ambientales. 

Un ejemplo es el uso de vehículos híbridos para el servicio de seguridad y de limpieza viaria, o la recogida selectiva que se brinda a todas las empresas instaladas en la ZAL. Otro caso es la disposición de un punto verde en el Service Center o la instalación de placas fotovoltaicas, tanto en cubiertas como en zonas de uso público o aparcamientos y guarderías. Éstas, entre otras muchas acciones, forman parte de las buenas prácticas que promueve y dinamiza Cilsa desde sus inicios en 1992.  

Volver