sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Adrián Gómez , Presidente de TECNIFUEGO

Calidad, especialidad y eficacia, los tres ases que ganan la partida de la seguridad

Recién celebrada nuestra asamblea general, la reunión anual más importante de cualquier asociación, es tiempo de análisis, balance y nuevas propuestas.

En el análisis, el tema central es la esperada publicación del Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios (RIPCI), que llegó el 22 de mayo de 2017 y que ha puesto en marcha una creciente actividad sectorial, arrinconando las prácticas dudosas que se valían de un reglamento obsoleto. La publicación del RIPCI ha supuesto la actualización de la normativa, la inclusión de nuevos productos y sistemas de protección contra incendios (PCI) y la exigencia de nuevos requisitos que afianzan la especialización y la profesionalidad de las empresas instaladoras y mantenedoras. En definitiva, estamos ante una oportunidad para la dinamización del mercado y para la mejora en lo profesional.

Ahora, unidos en una asociación que representa los intereses profesionales y empresariales, procede trabajar intensamente por el futuro para reforzar el sector y mejorar la competitividad. Una de las propuestas que vamos a trabajar desde Tecnifuego es promover la unidad con otras asociaciones locales que converja en una federación de asociaciones territoriales de empresas de seguridad contra incendios con el fin de consolidar la unidad de criterios e intereses y de estar más cerca de las administraciones locales.

Paralelamente, debemos incentivar el crecimiento y el desarrollo empresarial utilizando las herramientas que mejor manejan nuestras empresas, que son la especialización, la calidad y la formación continua.

Competitividad

La competitividad en seguridad contra incendios debe dirigirse a dar más y mejor, es decir, a instalarnos en la calidad, la especialidad y la eficacia, los tres ases que ganan la partida de la seguridad. Esas son las armas que debemos emplear para aumentar nuestra presencia en el mercado y hacerlo entender a los que participan en las contratas. Las empresas no especializadas están realizando un trabajo que requiere de especialización, y esto entraña un riesgo para el usuario final que tenemos la obligación de denunciar. En las obras no se debe relegar la PCI, abaratando los costes y otorgando los concursos a empresas no especializadas a precios imposibles de asumir para garantizar la seguridad.

Pero la especialización, uno de los grandes valores que aportan nuestras compañías, debe ser continua. Por ello, desde Tecnifuego fomentamos y contribuimos a la formación a través de cursos y jornadas entre asociados sobre los nuevos sistemas que van evolucionando con la tecnología; y jornadas divulgativas junto a otras entidades, especialmente Cepreven, para dar a conocer las novedades del RIPCI.

Finalmente, quiero resaltar una iniciativa fundamental para este año: la divulgación entre los ciudadanos del riesgo de incendio en sus hogares y de las sencillas medidas de autoprotección que pueden evitarlo. Bajo el título “Los incendios matan. La protección es posible”, hemos iniciado una seria campaña informativa que va desde mesas de debate entre expertos y medios de comunicación al reparto de detectores entre población vulnerable, además de una campaña en prensa sectorial, entrevistas y otras actividades que desarrollaremos durante todo el año y de las que daremos amplia información.

Volver