Cabecera Home
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

El futuro en la extinción de incendios con drones

28/07/2016 - Pablo Flores / CEO y fundador de Drone Hopper
Los incendios y su extinción han sido siempre grandes temas informativos durante la época estival, sobre todo si no llueve suficientemente durante los meses de mayo y junio.

Cuando el fuego azota de forma violenta, los bomberos y agentes forestales que se encuentran realizando su trabajo en tierra pueden perder la vida. Para evitar esta problemática, los drones autoguiados de Drone Hopper trabajan en la extinción de incendios mediante el transporte y la descarga de agua nebulizada  directamente en el foco del incendio.

Drone Hopper es un dron diseñado para actuar en la extinción de incendios forestales. Es una solución de alta tecnología, que permite su adaptabilidad de acuerdo a las diferentes condiciones y necesidades requeridas en el momento de controlar el fuego. 

Aunque en un primer momento la compañía sólo contemplaba utilizar los drones autoguiados lanzados desde una aeronave nodriza que opera en enjambre, el concepto ha ido evolucionando desde su creación. Ahora la intención es comenzar la operación desde tierra con un dron, el cual puede repostar indefinidamente y volver a descargar sobre la combustión en pocos minutos.

Agua nebulizada

Entre las ventajas de esta solución ante cualquier incendio forestal, se encuentran el hecho de poder transportar y descargar agua nebulizada directamente sobre el foco del incendio. El agua nebulizada es la herramienta clave utilizada por este dron para extinguir incendios. El parámetro fundamental que condiciona la capacidad de extinción del agua nebulizada es el tamaño de gota. Cuanto mayor es la presión de aire, menor es el tamaño de gota y mayor la eficiencia de extinción.

Aunque el dron pueda repostar las veces que sea necesario, la capacidad de actuación y la rapidez son fundamentales a la hora de apagar cualquier incendio. En este sentido, podemos decir que cada aparato tiene una capacidad máxima de hasta 300 litros de agua y unas dimensiones de 160 centímetros de diámetro por 50 centímetros de altura. La configuración elegida da como resultado una solución compacta, estable y resistente al fallo. Además, el dron cuenta con modificaciones estructurales que permiten implementar características que faciliten la viabilidad en el trasporte y la nebulización de hasta 300 litros de agua, así como los sistemas de control, cámaras térmicas y navegación. Podemos decir que un dron cargado con 300 litros de agua puede extinguir un frente de llama de 50 a cien metros.

Los drones pueden dirigir un flujo de agua nebulizada y aire a alta velocidad directamente hacia el foco del fuego. Esto demuestra una alta eficacia si lo comparamos con otros métodos de extinción habituales.

Para acceder al artículo completo pincha aquí

Palabras clave:

Volver

Recibe GRATIS noticias en tu e-mail

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte de forma gratuita a nuestra newsletter