Cabecera Home
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Impulsamos la innovación en la industria de la extinción de incendios

29/07/2016 - Artículo realizado por Alan Elder / Tyco Fire Protection Products
Vivimos en un mundo dominado por la necesidad de crear entornos más seguros, tanto para la vida humana como para el medio ambiente, y esto afecta a las condiciones del mercado.

La seguridad ha pasado a ser una prioridad en las agendas de muchos directivos y se ha convertido en un factor crítico que abarca todos los ámbitos de la empresa. La protección contra incendios cumple un papel primordial en esta filosofía y se está produciendo un cambio en los factores que determinan el diseño, las especificaciones y el uso de los sistemas de extinción. En el proceso de selección siguen primando aspectos como la eficacia del sistema y el agente de extinción, el coste de la instalación para la propiedad, la seguridad y la salud. A éstos, hay que añadir los cambios en la legislación medioambiental y sus efectos en la industria de la extinción de incendios.

Aunque la influencia de la normativa ambiental es inevitable, es fundamental tener en cuenta los efectos globales que un cambio drástico puede producir en la industria de la extinción de incendios. En marzo de 2014, el Parlamento Europeo apoyó una propuesta de la Comisión Europea para reducir el uso de hidrofluorocarbonos (HFC) y gases de efecto invernadero como parte del reglamento sobre gases fluorados (F-gas). La obligatoriedad de recortar un 79 por ciento el uso de HFC con respecto a la media de los años 2009-2012 para 2030 se hizo efectiva en enero de 2015 y la primera fase de reducción se inició en enero de 2016. Los sistemas de extinción de incendios se ven directamente afectados por este reglamento.

Dado que algunos sistemas fijos de extinción de incendios tienen una vida útil aproximada de 20 años, es probable que las instalaciones antiguas estuvieran diseñadas con este tipo de gases. El reglamento afecta también a cualquier sistema ya instalado que esté basado en HFC, incluido el las tareas de recarga. Esto produce efectos desproporcionados para los propietarios de sistemas de extinción, quienes, no solo han de enfrentarse a un aumento de los precios provocado por la menor disponibilidad de HFC, sino que, además, deben tener en cuenta los costes de desmantelamiento de sus sistemas cuando deban instalar una alternativa adecuada.

La evolución del mercado de la extinción de incendios está impulsando nuevos esfuerzos de innovación y desarrollo tecnológico que faciliten alternativas viables a los HFC. La complejidad de los sistemas de extinción de incendios diseñados a medida exige una solución sólida y fiable que cubra los posibles riesgos de la instalación y tenga en cuenta aspectos concretos sobre el diseño de las tuberías, los elementos de venteo y el almacenamiento de los cilindros de agentes de extinción. Trabajar con fabricantes de este sector que ofrezcan una gama amplia de productos asegura a los diseñadores de soluciones un asesoramiento imparcial para determinar cuál es el método de extinción más efectivo en su caso.

Opciones viables

Antes de la promulgación del reglamento de gases fluorados, las soluciones de extinción de incendios basadas en gases inertes ya llevaban tiempo ofreciendo una alternativa eficaz a los sistemas basados en halocarbonados y HFC. Estas soluciones combinan tres gases principales (nitrógeno, argón y dióxido de carbono) para impedir que el oxígeno alimente el fuego y reducir las posibilidades de combustión. Para sofocar el fuego, los gases inertes desplazan una parte considerable del oxígeno contenido en la zona protegida. La composición típica de la atmósfera es de un 21 por ciento de oxígeno, un 78 por ciento de nitrógeno y un 1 por ciento de mezcla de dióxido de carbono, metano, helio y trazas de otros gases. Para que los gases inertes sofoquen el fuego, el nivel de oxígeno debe reducirse, como mínimo, entre un 10 y un 15 por ciento, lo que exige que el volumen de oxigeno desplazado ascienda a un 35-50 por ciento en un periodo de descarga de 60 o 120 segundos. Este cambio en las condiciones del entorno necesita un sistema de venteo adecuado para liberar la sobrepresión generada y la descarga del gas inerte, y constituye una de las principales dificultades a la hora de diseñar un sistema de extinción por agentes gaseosos.

Los sistemas de gases inertes convencionales pueden provocar sobrepresión y generar daños en paredes, ventanas, puertas especialmente en espacios cerrados, como son los centros de datos, las salas de control eléctrico y los laboratorios. La razón es que, durante la descarga inicial del gas, se produce el punto máximo de presión, que es el que determina las especificaciones de las tuberías y sistemas de venteo. Para reducir el riesgo de sobrepresión, es necesario diseñar un sistema de tuberías de alta presión y mayor diámetro cuyas características se basan en cálculos hidráulicos determinados por la presión de almacenamiento del gas, lo que puede incrementar la complejidad, el coste y el tiempo de instalación del sistema de extinción.

Para maximizar la cantidad de gas inerte alojado en el sistema, el agente se almacena en los cilindros a una presión máxima de 300 bares. Esta presión varía según las regiones y depende de distintos factores, con lo que las cifras oscilan entre los 300 bares de Europa, los 150-200 bares de EEUU  y los 200 bares de Oriente Medio. En concreto, las presiones de almacenamiento de EEUU son inferiores a las europeas debido a que el rango de presión de la infraestructura de recarga de las botellas de gas es de 150-200 bares. Los cilindros son los componentes más caros de los sistemas de extinción por gases inertes, por lo que diseñar el sistema con la presión de almacenaje más alta posible reduce el número de cilindros necesarios para albergar el gas. Los actuales sistemas de extinción de 300 bares aprovechan al máximo la capacidad de los cilindros existentes y los diseños necesitan también componentes adicionales, como placas de orificio calibradas y colectores.

Innovación

La necesidad de superar los retos del diseño de sistemas de extinción por gases inertes ha estimulado el desarrollo de tecnologías innovadoras que pueden mejorar el rendimiento y reducir los costes. A fin de contribuir a esta mejora, Tyco Fire Protection Products ha desarrollado iFLOW, un exclusivo mecanismo de descarga destinado a sistemas que usan gases inertes como agente extintor.

El sistema regula la descarga para eliminar fluctuaciones del caudal y picos de presión. El control del flujo de gas inerte permite utilizar tuberías de menor diámetro y presión, y reduce también la necesidad de introducir elementos de venteo, lo que ayuda a los ingenieros de diseño a minimizar la complejidad de la instalación y, por tanto, reducir costes.

Combina tres novedosos componentes que se integran en el sistema de extinción: la válvula iFLOW, la de retención horizontal iFLOW y el sistema de herrajes matricial de los cilindros. La válvula iFLOW regula el flujo a presiones nominales de 60 bares y, además, reduce el pico de presión asociado a sistemas convencionales de orificio y alcanza un 95 por ciento de la concentración de diseño en 60 o 120 segundos, de acuerdo con las normas. Esta válvula limita la presión de salida, incluso en el caso de descarga contra una válvula direccional cerrada, lo que la convierte en una de las más seguras del mercado. Conecta múltiples cilindros y elimina la necesidad de usar colectores de descarga en algunos sistemas, con lo que se reduce el tiempo de instalación.

El reto de diseñar sistemas de extinción de incendios dentro de espacios complejos, ya sea en una construcción nueva o en un proyecto de remodelación, puede afectar a la colocación de las botellas y dificultar la instalación por una necesidad de espacio. iFLOW resuelve el problema con el concepto de instalación matricial, que ofrece más flexibilidad y más opciones de distribución de los cilindros. Esto proporciona más libertad de elección para instalaciones en espacios reducidos. 

El control del caudal de descarga y presión que ofrece iFLOW es una importante novedad en los sistemas de extinción diseñados a medida e introduce un cambio sustancial en la forma de diseñarlos e instalarlos, a la vez que resuelve los inconvenientes de las soluciones tradicionales de inundación total. El sistema de extinción de incendios iFLOW ha sido sometido a pruebas exhaustivas y está homologado por los principales organismos de certificación, incluidos VdS, UL y FM. 

Volver