sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Alicia Pitarque, Directora de Protección contra Incendios Techco Security

Ingeniería e innovación tecnológica para prevenir incendios

Llega el verano y con él las altas temperaturas, la sequía de los terrenos, la sobrecarga de las líneas y los sistemas eléctricos (por los equipos de aire acondicionado, especialmente) y los riesgos de incendios, tanto en los domicilios como en los negocios y las empresas.

Por ello, es el momento de revisar las instalaciones, de solicitar servicios de revisión y mantenimiento y de realizar las medidas correctoras y preventivas necesarias para afrontar los meses más secos del año con seguridad y garantía.

Es importante recordar que entre los incidentes más comunes en ciudades, en polígonos industriales y en el campo destacan, de manera importante, los incendios. Por este motivo es esencial tomar conciencia de ello, no solo por la frecuencia con la que se producen, sino también las graves consecuencias que pueden llegar a causar. 

Pero igual de elemental es establecer prioridades, evitando daños humanos y protegiendo la vida de las personas, ya sean residentes, clientes del negocio, visitas, proveedores o empleados. En ese sentido, disponer de un plan de contingencias contra incendios se alza como la opción más adecuada para contemplar todos los escenarios e incidentes posibles y establecer protocolos de actuación dependiendo del nivel de gravedad del fuego, contemplando vías de salida y una rápida evacuación. 

Una vez que tengamos la certeza de que no hay vidas humanas en juego, la siguiente prioridad se centra en proteger las instalaciones e infraestructuras y en reducir las pérdidas económicas, tanto para el particular (en caso de edificios residenciales) como para las organizaciones. A este respecto, los datos de la patronal del seguro Unespa (Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras) son muy reveladores: los costes anuales por incendio durante 2016 –último dato disponible– ascendieron a 187 millones de euros.

Esta Unión también señala que, en el sector industrial, cada año se producen cerca de 42.000 incendios.

No sabemos cuántos de estos fuegos se podrían haber evitado, pero sí podemos constatar que muchos se podrían haber impedido, o al menos minimizado, si las empresas contemplaran planes efectivos de prevención. Solo si se aplica la tecnología más innovadora a la ingeniería de protección contra incendios se lograrían importantes beneficios en materia de efectividad alertando sobre cualquier anomalía y estableciendo el protocolo de actuación más adecuado para cada edificio, residencia y negocio. Esta alianza entre innovación, conocimientos técnicos y soluciones tecnológicas punteras (que implementan inteligencia artificial, Big Data y hasta blockchain) determinan equipos y herramientas que miden y valoran constantemente los riegos de incendio, estudian la naturaleza del fuego y su combustión y ofrecen la mejor solución para apagar la ignición y/o dar la señal de alarma cuanto antes. 

Para un negocio también es esencial recordar que, además de los graves daños materiales, es habitual que un incendio afecte a la operatividad y día a día de la firma, lo que seguro contribuya negativamente a no llegar a los compromisos adquiridos con los clientes, así como a un posible aumento de las primas de los seguros. 

Todo ello, sin olvidar los elementos intangibles de las sociedades (como la imagen, la reputación corporativa y la confianza de los clientes), que pueden verse seriamente deteriorados y que suele ser muy complicado (y costoso) de recuperar. 

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver