sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Antonio Galán, Consultor de Seguridad contra Incendios

La evaluación de la reacción al fuego de los sistemas de aislamiento por el exterior (SATE)

En el entorno medioambiental y legislativo que tenemos en la actualidad se hace imprescindible reducir nuestras emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Uno de los aspectos que contribuyen a este objetivo es adaptar las envolventes térmicas de nuestros edificios, ya que es ahí donde se produce un mayor gasto energético y, en consecuencia, mayor liberación de dióxido de carbono.

Una de las propuestas que actualmente se ofrecen en el mercado para reducir nuestro consumo de dióxido de carbono es el empleo de sistemas de aislamiento por el exterior (SATE). Estos sistemas consiguen reducir el consumo de calefacción y refrigeración de los edificios estabilizando las temperaturas interiores y reduciendo las oscilaciones térmicas. La instalación de este tipo de soluciones constructivas se ejecutan en el exterior de los edificios, por lo que no influyen en la vida habitual de los usuarios de los inmuebles. Otro aspecto a considerar es que al realizarse por el exterior, no reducen la superficie útil de las viviendas.

Definición

Un SATE es un sistema de aislamiento térmico por el exterior que se adhiere a la fachada, ya sea con un adhesivo o a través de fijaciones mecánicas. Tras esta fijación se encuentra el material aislante térmico y sobre este se instalan las mallas de refuerzo y la/s capa/s de acabado superficial.

En lo que respecta a los ensayos de reacción al fuego, estos se adaptarán a la clase que se desee obtener. Las clasificaciones habituales de reacción al fuego para estos sistemas serán A2-s1, d0, B-s1, d0 y B-s2, d0, aunque en función del tipo y cantidad de los componentes de los sistemas sería posible llegar incluso a una euroclase A1. Es importante remarcar que las clasificaciones de los sistemas SATE se aplican a todo el sistema, no a sus componentes individuales, y eso se verá reflejado en el informe de clasificación.

¿Qué ensayos están involucrados?

Cada euroclase de reacción al fuego precisa no solo de la ejecución de los ensayos, sino también de no exceder unos valores límite para los parámetros evaluados durante los ensayos. Por tanto, en función de la euroclase que se pretenda alcanzar, la información que se obtendrá para cada tipo de sistema SATE será diferente.

En este punto es crucial ensayar los sistemas SATE según la aplicación final de uso, es decir, con el número de capas y elementos previstos atendiendo a su densidad, espesor, etc. De lo contrario, si se instala un sistema SATE con capas que no hayan sido tenidas en cuenta en los ensayos o que no presenten las mismas características técnicas, los ensayos de fuego no serán válidos y no proporcionarán la información que se requiere para el cumplimiento de las legislaciones aplicables.

incendio

¿Qué información se puede obtener de cada clasificación?

La implantación del actual sistema de evaluación del comportamiento de reacción al fuego de los productos de construcción ha supuesto un avance en términos de experiencia y conocimiento en comparación con la norma española UNE 23727. Con las euroclases disponemos de mayor información sobre el posible comportamiento en caso de incendio. 

Como ya es sabido, la euroclase está formada por tres términos independientes que engloban el comportamiento de inflamabilidad y combustibilidad, humos y caída de partículas. Pero además, de cada euroclase podemos conocer el valor de los parámetros particulares evaluados en cada ensayo.

> Euroclase A1: como se indica en la figura 1, se requieren dos ensayos: horno de combustibilidad (UNE-EN ISO 1182) y bomba calorimétrica (UNE-EN ISO 1716). En el primero de los ensayos podremos obtener la siguiente información cuando un producto homogéneo o un componente sustancial de un producto heterogéneo se introduce en un horno cilíndrico a 750 grados centígrados: pérdida de masa del componente ensayado, incremento de temperatura alcanzada en el horno durante las condiciones de ensayo y aparición de llamas sostenidas.

Con el segundo de los ensayos requeridos se determina el potencial calorífico superior. En este caso, este valor se establece para todos los componentes de un producto heterogéneo de manera individual o bien para un producto completo si es homogéneo. Además, cabe destacar que existen limitaciones con fines clasificatorios tanto en los componentes individuales como en el producto completo.  

> Euroclase A2: en este caso, lo recomendable y más habitual sería determinar el potencial calorífico superior para todos los componentes de un producto heterogéneo o bien para un producto homogéneo con el ensayo de la bomba calorimétrica (EN ISO 1716). No obstante, la norma de clasificación de las euroclases permite la opción de evaluar el producto vía horno de combustibilidad (UNE-EN ISO 1182).

Complementariamente se tendrá que llevar a cabo el ensayo del SBI (UNE-EN 13823-Single Burning Item). En este ensayo a escala media se reproduce el sistema SATE con todas sus capas en aplicación final de uso, y gracias a él se puede conseguir la siguiente información: THR (cantidad total de calor desprendido en los primeros 600 segundos de ensayo), FIGRA (velocidad de liberación de calor), LFS (propagación lateral de llama), TSP (producción total de humos liberados en los primeros 600 segundos de ensayo) SMOGRA (velocidad de liberación de humos) y caída de partículas inflamadas. 

> Euroclase B: para este tipo de clasificación se precisa ejecutar el ensayo del SBI con los parámetros indicados en la euroclase A2 y el ensayo del pequeño quemador. Este último ensayo sirve para conocer la propagación vertical cuando se aplica una pequeña llama en la parte inferior de una pequeña muestra de ensayo representativa del SATE.

Si desea acceder al contenido completo pinche aquí

Palabras clave:

Volver