Cabecera Home
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Ramón María Bosch, Coordinador del Comité de Defensa contra Incendios Forestales de TECNIFUEGO-AESPI

Limpieza, vigilancia y sensibilización, tres pilares para la prevención

#StopIncendios es la etiqueta en Twitter con la que administraciones, entidades, bomberos, profesionales y asociaciones han iniciado la temporada de prevención y alerta contra los incendios forestales.

El objetivo es reducir el número de incendios que cada año asolan nuestros bosques. Según el informe del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente (MAGRAMA), en 2015 se incendiaron más de 100.000 hectáreas, el doble de monte que en 2014, afectando a más poblaciones.

Los dos años anteriores habían dado una tregua, debido en gran parte a las condiciones meteorológicas. Sin embargo, según los expertos en meteorología, las lluvias primaverales y las altas temperaturas veraniegas, junto con las perturbaciones climáticas extremas que se vienen produciendo en los últimos años, pueden provocar episodios catastróficos que superen los dispositivos planificados.

Algunos de los factores que favorecen el origen de los incendios forestales son:  

  • El abandono del medio rural, que provoca que el monte no se limpie como se hacía antaño, favoreciendo la acumulación de material combustible. Paralelamente, se ha producido una disminución del pastoreo privando al monte, es decir, de la importante acción de control que el ganado ejerce sobre el matorral. 
  • La afluencia masiva a los montes como lugares de ocio aumenta el riesgo de incendios. Durante las excursiones hay que guardar una serie de medidas básicas: no encender un fuego para hacer la comida o calentarnos, ni tirar colillas o cerillas encendidas. 
  • Por motivos económicos, por tradición de quemar para generar pastos.

La defensa contra las graves consecuencias de los incendios es evitar que éstos se produzcan. Dentro de las medidas de prevención, hay que citar: 

  • Cortafuegos para atajar el avance del fuego. 
  • Conservación y limpieza, limitando la presencia de material seco y muy inflamable, para evitar que el incendio se inicie y se propague con facilidad. 
  • Crear una red de vigilancia para poder actuar rápidamente si se inicia un incendio. 
  • Y concienciar a las personas de los usos inadecuados del fuego, ya sea accidental o intencionado.
  • Así, los elementos básicos de prevención son: selvicultura preventiva, limpieza, vigilancia y sensibilización.

Interfaz urbano-forestal

Uno de los datos destacados de los últimos años es que los fuegos forestales cada vez inciden más en las poblaciones colindantes a zonas boscosas. Lo que se denomina interfaz urbano-forestal (IUF) afecta a centenares de viviendas, pero también a hoteles, camping, casas rurales, etcétera, en toda la geografía española. Con un aumento alarmante del riesgo urbano-forestal. 

Esta problemática creciente ha conducido a un grupo de expertos interdisciplinar a constituirse en el Foro de Protección contra Incendios en interfaz urbano forestal, con la finalidad de elaborar recomendaciones y guías técnicas y de normalización, hasta alcanzar una legislación conjunta de edificación y urbanismo. Estas guías están en fase de proyecto, que se está presentando a diversos programas europeos para su financiación.

Medidas en urbanizaciones

Mientras tanto, aquí van una serie de consejos básicos de seguridad frente a los incendios en la interfaz urbano-forestal: 

  • Plan de Autoprotección (evacuación, confinamiento, medios de extinción, puntos de encuentro, rutas de escape…). 
  • Hacer un perímetro en la urbanización con cortafuegos y retardantes de larga duración. 
  • Acceso a vehículos autobomba en los cortafuegos o zona de seguridad. 
  • Regular su vegetación interior, paramentos de cierre, pantallas vegetales, jardinería, etc.  
  • Realizar una franja de 25 metros de anchura separando la zona edificada de la forestal, que esté permanentemente libre de vegetación, y un camino perimetral de cinco metros de anchura. 
  • La zona urbanizada debe disponer de dos vías de acceso alternativas. Libres de vegetación, dispondrán de una faja de protección de 10 metros a cada lado del camino. 
  • En el trazado de redes de abastecimiento de agua del plan urbanístico, debe contemplarse una instalación de hidrantes perimetrales, debidamente señalizados conforme a la Norma UNE 23033 y distribuidos de tal manera que la distancia entre ellos, medida por espacios públicos, no sea mayor de 200 metros.

La protección y prevención de incendios en los montes es una labor de todos. Entre todos conseguiremos cambiar el modelo de destrucción de nuestros bosques, por otro modelo sostenible que ayude a su conservación. Si ve un incendio, avise al 112.  

Volver

Recibe GRATIS noticias en tu e-mail

¿Quieres estar informado? Ya puedes suscribirte de forma gratuita a nuestra newsletter