sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Adrián Gómez Pérez, Presidente de Tecnifuego

Los incendios matan, pero la protección es posible

Durante 2017, los incendios en vivienda han acabado con la vida de 144 personas, lo que supone un ascenso de un 8,7 por ciento en el número de muertes en relación con el año anterior, y la cifra más alta en los últimos 12 años. Los datos, recogidos en el Estudio sobre víctimas por incendio en España 2017, realizado por la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos y Fundación Mapfre, señalan diciembre y enero como los meses de mayor número de fallecidos: 57 muertes, que supone el 26,9 por ciento del total del año.

La principal causa de incendio es la eléctrica: sobrecarga de enchufes, instalaciones antiguas y/o defectuosas (18%), seguida de aparatos productores de calor, como radiadores, chimeneas y braseros (15%). El salón es el lugar donde se producen el mayor número de incendios (21,5%), seguido por el dormitorio (18,1%) y la cocina (7,6%).

Estas cifras son preocupantes y señalan un problema social, que podría disminuir con unas sencillas medidas de prevención y protección contra los incendios. En este sentido, desde TECNIFUEGO hemos desarrollado este año una campaña de prevención que, bajo el título “Los incendios matan. La protección es posible”, busca alertar y concienciar tanto al ciudadano común como a los responsables de las políticas legislativas relacionadas con la vivienda para lograr un cambio en la legislación (Código Técnico de la Edificación, CTE-DBSI) que incluya la detección de incendios en vivienda. 

Nos basamos en estadísticas probadas en los países de nuestro entorno que han implementado por ley esta medida: en Francia y Reino Unido es obligatorio instalar un detector de incendios en las viviendas, lo que ha propiciado un descenso en el número de muertes de hasta el 70 por ciento en los últimos 30 años. 

El éxito de estas campañas ha llevado a TECNIFUEGO a seguir el ejemplo e iniciar esta campaña divulgativa basada en diversas acciones tanto de comunicación y divulgación, como de reparto de detectores en viviendas de personas vulnerables, en la localidad de Alfoz de Lloredo (Cantabria) en junio.

Equipos de protección

En el mercado existen actualmente elementos que protegen frente a un incendio, tales como los de detección, los rociadores automáticos, el extintor o la manta ignífuga.

Los detectores proporcionan gran seguridad, ya que son los equipos más precoces que se activan por el humo y avisan por medio de una señal acústica, dando tiempo de esta forma a desalojar el espacio donde se está produciendo un fuego. 

Los rociadores son elementos que detectan un conato de incendio y activan la descarga bajo ese primer fuego, evitando así la propagación.

Un extintor es fácil de instalar, solo es necesario colgarlo en un lugar visible, de fácil acceso y en las zonas de mayor riesgo. Su uso es sencillo tras un pequeño entrenamiento, que se debería proporcionar en el colegio, como medida básica de seguridad.

Igualmente, la manta ignífuga es muy fácil de usar y eficaz contra el fuego. Este producto se ha incorporado a la legislación española a través del Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios (RIPCI), que lo contempla por primera vez.

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver