sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, seguridad en el fútbol
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Roberto Vilela, Director del Centro de Operaciones y Nuevos Servicios de Techno Security

Techco Security ofrece sus recomendaciones y predicciones

Diez claves para minimizar los riesgos en ciberseguridad

El auge de los ataques informáticos ha situado a la ciberdelincuencia entre los crímenes más extendidos en los últimos años. Aunque resulta imposible evitar al cien por cien estos delitos, en Techco Security –la compañía líder en el desarrollo de soluciones tecnológicas aplicadas a sistemas electrónicos de seguridad, protección contra incendios y ciberseguridad– constatan que se pueden minimizar los riesgos tomando una serie de precauciones.

En general, la toma de conciencia de muchas empresas ha determinado una evolución de los virus, que cada vez más se asocian a programas maliciosos que ponen en peligro a los equipos de las organizaciones, a sus datos y a sus finanzas.

Por ello, la firma ha elaborado un decálogo de seguridad dirigido a reducir las vulnerabilidades tecnológicas de las compañías y a fomentar una mayor responsabilidad de los usuarios que día a día tienen que trabajar con tecnología.

Recomendaciones

Entre las recomendaciones de Techco Security se encuentran las siguientes:

1. No conectarse a redes y a dispositivos desconocidos y/o no confiables: la inteligencia artificial se usará en campañas de malware, tomando decisiones aprendidas de anteriores ataques para sobrepasar la seguridad e infectar un sistema.

2. No usar el ordenador sin antivirus: se prevé una tendencia a alejarse de los productos tradicionales de antivirus y de seguridad en búsqueda de soluciones más sofisticadas con funciones integradas de prevención.

3. Usar claves de bloqueo en ordenador y teléfono: la metodología de la ciberdelincuencia se adapta al mismo ritmo al que evolucionamos. Por ello, se esperan ataques maliciosos a móviles, principalmente en entorno Android, que deberemos vigilar.

4. Usar contraseñas complejas para datos e información confidencial: unido al punto anterior, y por raro que pueda parecer, las contraseñas complejas con dificultad alta son un “rara avis”, siendo aún hoy “12345” una de las más usadas.

5. Ser cauteloso y desconfiar del email o de enlaces sospechosos: se prevé la sustracción de millones de cuentas a empresas de gran calibre, y aunque se cree que seguramente ya ha ocurrido, las organizaciones objetivo de dichos ataques serán conscientes para 2018.

6. Cuidado con los servicios cloud y la información en la nube: aumentarán exponencialmente los ataques y las filtraciones de datos procedentes de servicios cloud y de dispositivos IoT (Internet of Things) del mismo modo que se incrementa el uso de estas herramientas. Las copias de seguridad dejarán de ser un método fiable para parar el ataque de programas dañinos (ransomware).

diez claves riesgos en ciberseguridad

7. No instalar programas no autorizados: los gusanos volverán a estar a la orden del día dado que es un método de propagación capaz de traspasar los cortafuegos de seguridad. Evitar instalar programas no autorizados o desconocidos será fundamental para evitar posibles infecciones en los equipos.

8. Comprobar los servicios de comercio electrónico que usamos: el ecommerce continuará su auge y su crecimiento, convirtiéndose, probablemente, en la fuente de riesgo más común y la más difícil de controlar entre las técnicas de ciberdelincuencia. Números de tarjetas de crédito, contraseñas e información personal son los principales datos que un atacante intentará sustraer.

9. Informar y difundir cualquier actividad sospechosa: aumentarán los presupuestos de seguridad para basarse cada vez más en una reducción de riesgo medible para eliminar el exceso de gasto en soluciones, problemas o amenazas puntuales.

10.  Estar siempre alerta y no dejar información confidencial a la vista: las aplicaciones y los programas reforzarán su empeño para evitar vulnerabilidades en la información más estratégica para las compañías y personal de los individuos.

Ya no hacen falta conocimientos de seguridad informática o hacking para cometer delitos en el ciberespacio, sino que basta con pagar para que otros lo hagan.

Volver