sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, seguridad en el fútbol
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Miguel Ángel Lobo, Director de Marketing de Euroma

Los generadores de niebla

Los sistemas de alarma nos avisan si algún intruso invade una zona protegida, ya que múltiples tipos de sensores se activan cuando el intruso abre una puerta, una ventana o simplemente si se mueve en el área especificada.

Este hecho provoca el accionamiento de una alarma que avisará a la policía o a una central receptora, otorgando al ladrón un tiempo (entre 10 y 15 minutos) para robar algo rápidamente y salir a la fuga. Todo ello, unido a los sistemas de anulación de alarma, bien sea con el uso de inhibidores de frecuencias, bloqueo de sirenas o corte de cables, hace que se busquen sistemas que realmente eviten el hurto.

Aquí cabe destacar que los sistemas generadores de niebla no son una tecnología novedosa. Se llevan aplicando en el mercado de la seguridad desde hace más de 20 años, pero es cierto que su evolución, perfeccionamiento y abaratamiento en costes ha hecho que se conviertan en una alternativa interesante cuando lo que queremos es evitar el robo de una forma segura.

Su tecnología es sencilla. Uno o dos calentadores especiales (normalmente de aluminio o acero, estos últimos los mejores) calientan un líquido concreto que al evaporarse genera una densa niebla que deja sin visibilidad al intruso.

Las diferencias entre unos sistemas y otros son varias: rapidez de calentamiento, tipo de calentador, composición del líquido, tamaño y densidad de las partículas de niebla, tiempo de llenado de un volumen específico, etcétera.

Niebla y humo

La primera consideración a tener en cuenta es si en realidad se trata de niebla o de humo, es decir, si está generado por elementos pirotécnicos o por generación de niebla. Los primeros producen un humo que es dañino para los ojos y que pueden ser nocivos en muchos casos si caen sobre alimentos. Los segundos son generadores de niebla basados en la evaporización de glicerina mezclada con algún otro elemento, y que son totalmente inocuos para seres humanos, animales, cualquier tipo de alimento y equipos electrónicos. Además, normalmente están garantizados por el fabricante con un seguro que cubre cualquier daño que pudiera producirse.

Para leer el artículo completo pulsa aquí.

Volver