sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

César Álvarez Fernández , Coordinador de proyectos de la Fundación Borredá

Día de la Seguridad Privada

Por Orden del Ministerio del Interior, número 704/2013, de 10 de abril, se establece el 21 de mayo como Día de la Seguridad Privada. La finalidad que se persigue es reconocer la trascendental labor desarrollada por la seguridad privada e impulsar la divulgación de su utilidad social, sensibilizando a la sociedad sobre su ayuda a la mejora de la seguridad común como colaborador de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

En efecto, España es uno de los países de la Unión Europea con la tasa de criminalidad más baja, y a ello contribuye, además del extraordinario trabajo de nuestras Fuerzas de Seguridad, la acción profesional de la seguridad privada, presente en todos los ámbitos, públicos y privados, de la vida cotidiana española, desde la protección domiciliaria a la de las más importantes infraestructuras nacionales, hasta el punto de convertirse, como reconoce la misma orden ministerial, en indispensable para la prevención del delito y la protección de personas y bienes.

Así pues, la decisión del Ministerio del Interior de institucionalizar un día al año para hacer un reconocimiento público a la seguridad privada, merece toda nuestra gratitud porque está cargada de buenas intenciones. Ahora bien, hoy, con una perspectiva de cuatro años, podemos valorar si se están cumpliendo las expectativas generadas, incluso si la filosofía que impregnó la decisión es la acertada o no.

Hagamos un poco de historia. En 2003, el primer Congreso Nacional de Seguridad Privada incluyó entre sus conclusiones, elevadas al Ministerio del Interior, una propuesta para la creación de un Día de la Seguridad Privada, haciéndose eco a su vez de una idea sugerida por el entonces presidente de ASIS España, Miguel Merino, apoyada por el propio presidente del congreso, Francisco Muñoz Usano, a la sazón. Se proponía incluso la fecha de celebración, el 29 de septiembre, festividad de San Miguel Arcángel. Ante la falta de respuesta, la propuesta se repitió en el II Congreso Nacional de Seguridad Privada, en el año 2011, en los mismos términos.

En 2012, el tema fue debatido en una reunión de la Comisión Nacional de Seguridad Privada, donde la Unidad Central de Seguridad Privada objetó la fecha propuesta por su proximidad a la celebración de los patronos del Cuerpo Nacional de Policía, los Ángeles Custodios (el 2 de octubre); algo que generaba una cierta superposición de eventos de este tipo y que podía reducir su aceptación. Aparece así la fecha del 21 de mayo, en recuerdo del miso día del año 1518 en el que el rey Carlos I dictó una pragmática sobre el cuidado y conservación de bosques y montes y de los hombres que los pueblos debían dedicar a su guarda, observancia y conservación, pagados por los propios vecinos. Estos primeros guardabosques pueden considerarse el embrión de lo que es ahora la seguridad privada en España.

Por fin, la idea se impone y al año siguiente la referida orden del Ministerio del Interior oficializa la celebración, que viene desarrollándose desde entonces con desigual seguimiento. De hecho, las sucesivas ediciones de la efeméride no se han distinguido por su regularidad, pese a la instrucción dictada por la Secretaría de Estado de Seguridad en 2014, para armonizar su desarrollo.

Representación global

La causa de esta falta de normalización quizá haya que buscarla en la desestructuración del sector y su engranaje con el Ministerio del Interior. Sobre estos aspectos, precisamente, queremos llevar a cabo alguna reflexión desde nuestro espacio “A vista de Fundación”, porque somos conscientes de la necesidad de adoptar algún tipo de medida que favorezca la representación global del sector de la seguridad privada al nivel adecuado, aglutinando a tan diferentes colectivos como los que lo integran.

En primer lugar, hay que aplaudir la decisión del Ministerio del Interior de institucionalizar el Día de la Seguridad Privada a través de una orden ministerial, convirtiéndolo así en un acontecimiento oficial. Por otra parte, el ministerio hace un llamamiento a las entidades y organizaciones representativas del sector presentes en la Comisión Nacional de Seguridad Privada para desarrollar conjuntamente acciones que contribuyan a reconocer la relevancia de la seguridad privada en la sociedad española.

Puede leer el artículo completo, aquí.

Volver