sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Investigación privada y seguridad corporativa

10/07/2019 - Luis Morte, Vocal de la junta gestora del Capítulo Español de ASIS Internacional
Las investigaciones corporativas efectuadas por detectives privados son una herramienta secreta eficaz y eficiente para los directores de Seguridad.

Este tipo de labores (siguiendo el estándar ANSI/ASIS INV.1-2015 del PCI de ASIS International) se desarrollan en cuatro fases distintas: planificación y preparación, recopilación de información, verificación y análisis, y acción disciplinaria y correctiva. Posteriormente, los detectives colaboran con el director de Seguridad en la prevención y formación del personal. Veamos esas cuatro fases:

Planificación y preparación: No existen soluciones mágicas a los problemas, lo que funcionó en unas circunstancias puede no funcionar en otras. Cada obstáculo con el que nos enfrentamos es diferente, por lo que debemos analizar todas las opciones posibles, con la mente abierta, para encontrar la posible mejor solución.

En esta fase, se selecciona la agencia de investigación, los detectives que van a participar, se forma un equipo de investigación en el que participa el director de Seguridad, se deciden los objetivos de la investigación así como la operativa que se va a seguir, y se asignan los recursos necesarios tanto materiales como económicos y humanos.

Los objetivos de una investigación encubierta en los centros de trabajo pueden incluir, entre otros y sin ser excluyentes: 

> Identificar la verdadera naturaleza, alcance y generadores de un problema

> Recopilar información para que la gerencia pueda hacer cumplir sus políticas y tomar medidas correctivas. 

> Recopilar información de una manera que sea lo menos perjudicial para la organización y sus operaciones.

> Garantizar que el proceso proporciona el mejor retorno de la inversión.

Esos objetivos no solo son alcanzables, sino también el sello distintivo de cualquier investigación encubierta exitosa.

Recopilación de información: se inician las distintas investigaciones, de las que se obtienen datos e información, que se van volcando en un repositorio. Esa información se obtiene mediante investigaciones OSINT, registros públicos y privados, métodos tradicionales de campo, entrevistas, fuentes personales, etc. 

Verificación y análisis: En esta fase, los detectives especializados en análisis proceden a evaluar, estudiar, correlacionar, compilar, valorar, integrar, interpretar, redactar y documentar la síntesis de los datos y pruebas obtenidos, que se evacuan como conocimiento en forma de informes.

Acción disciplinaria y correctiva: Los informes evacuados sirven para iniciar y desarrollar las acciones posteriores, sean de tipo correctivo, disciplinario, informativo, formativo, etc.

En conclusión, los detectives trabajamos estrechamente con el director de Seguridad o con el personal directivo superior del cliente y sus asesores jurídicos. Tras evaluar el problema y definir claramente los objetivos del cliente, presentamos rápidamente una estrategia de inteligencia e investigación diseñada para identificar a los responsables de las infracciones, evaluar los perjuicios y obtener los indicios o las pruebas necesarias para tomar las medidas oportunas o judicializar el caso, así como minimizar los perjuicios o buscar los activos perdidos para recuperarlos.

Nuestros experimentados equipos establecen los hechos para determinar lo ocurrido, identificar a los responsables, reducir o recuperar las pérdidas y ayudar a restablecer la confianza de los accionistas, socios, clientes, órganos reguladores y otras partes interesadas.

Casos reales

Para dar a conocer el alcance de las investigaciones corporativas, exponemos a continuación en síntesis algunas aplicaciones reales efectuadas:

Pérdida desconocida: Una empresa multinacional de distribución tenía graves problemas de pérdida desconocida. Tras analizar su situación real, pudimos determinar que el 50 por ciento de esa pérdida tenía su origen en la falta de formación del personal y la no correcta aplicación y ejecución de las políticas de la empresa.

Competencia desleal: Una empresa multinacional del deporte pierde una concesión administrativa de construcción y explotación. Tras nuestras investigaciones, se condenó a un ex directivo a pagar a la compañía casi 500.000 euros.

Defensa de marca: Después de nuestras investigaciones y denuncias, se desmanteló una red de fabricación, distribución y posterior comercialización de productos falsificados, que estaba formada por ocho empresas importadoras y distribuidoras a EMEA ubicadas en tres provincias de las tres marcas más importantes de impresoras.

Investigación privada

Due Diligence: Un fondo de inversión americano quería invertir en una compañía tecnológica española al alza en ese momento, pero tras nuestra investigación y recomendación no lo hizo. A los seis meses, debido a los extremos que figuraban en nuestro informe, el valor de la empresa en la que estaba interesada el fondo cayó un 70 por ciento.

Inteligencia, innovación y especialización: En el año 2006, una empresa multinacional de software tenía un grave problema de piratería (el índice de este delito era entonces en España del 49 %). Diseñamos y pusimos en marcha una campaña integral de detección, control y lucha tanto en establecimientos físicos como en la Red, consiguiendo rebajar en tres años el índice de piratería del 49 al 16 por ciento.

Valoración de una empresa: Un importante grupo de reaseguradores quería conocer el valor real de dos grupos empresariales españoles especializados en la inversión en monedas, sellos y otros bienes tangibles antes de renovar sus pólizas de seguros. Tras nuestros informes deciden no hacerlo.En casos como este, la valoración de una empresa no solo debe basarse en lo que figura en los documentos oficiales y privados, sino que ha de establecerse en relación con la realidad material física y con la realidad psicológica de sus directivos y propietarios.

Gestión de riesgos: En otro caso real similar al anterior, varias aseguradoras y reaseguradoras, antes de renovar las pólizas que mantenían desde hacía 15 años con dos clientes, querían conocer la realidad de los riesgos y de los bienes asegurados. Tras el trabajo de campo, investigaciones diversas y el análisis correspondiente, no renuevan en base al informe emitido. Esta decisión es portada en el diario Financial Times y deviene en crack económico para miles de inversores y sendos procesos judiciales. 

Para pasar de una gestión defensiva a una proactiva, no solo hay que implementar las mejores herramientas tecnológicas de análisis, gestión y normativas, o adecuar los procesos al acuerdo de Basilea o automatizar y rediseñar los procesos de gestión. Hay que salir al mundo real, hay que detectar, comprobar, identificar, testar...

Verificación de la eficiencia comercial: Una multinacional de cosméticos con stands propios en centros comerciales, los somete a mystery shopping (clientes misteriosos) efectuado con detectives. Tras los resultados, cambia el plan de formación, los manuales operativos y los uniformes.

Estrategia: Tras nuestro trabajo de investigación con detectives, una empresa multinacional de línea blanca revisa los contratos de posicionamiento, modifica la campaña de marketing y posicionamiento en el centro de venta, e invierte en rediseñar y fabricar el merchandising en base a nuestras recomendaciones, ubicándolo de manera diferente.

TSCM y contramedidas: Permiten proteger su empresa contra la vigilancia electrónica para garantizar y preservar la intimidad de las personas, sus comunicaciones, así como salvaguardar sus secretos privados, profesionales, comerciales o industriales. Asimismo, está orientada a resolver los problemas derivados del espionaje de cualquier índole y garantizar la seguridad en las reuniones y comunicaciones.

Verificación externa de nuevas estrategias, cambios organizativos y procesos: La investigación con detectives es la herramienta externa adecuada para verificar la realidad del cambio, llevando a cabo el control y evaluación de esas modificaciones a medida que estas se van produciendo.  

Visión global de para la dirección corporativa aporte los factores del cambio, fases de ese cambio y elementos para su gestión: En un caso real, una multinacional de hardware cambió el plan de formación e incentivos tras nuestro trabajo, así como su estrategia de venta, invirtiendo en la formación y motivación de sus distribuidores.

Inteligencia corporativa: Es la que genera información y conocimiento que permite a la compañía aprender constantemente. Los datos cuantitativos y cualitativos se transforman en información, tanto interna como externa, tras ser filtrados, ordenados y estructurados. Posteriormente esa información se sintetiza, analiza, resume y comparte como conocimiento, que puede ser tácito o explícito. Combinado, sirve para interpretar o pronosticar, y empaquetado como inteligencia se disemina y comunica para poder utilizarse para la toma de decisiones.

Los anteriores son algunos ejemplos de servicio prestado por detectives, pero existen otros muchos más que estos profesionales pueden aportar al director de Seguridad de una compañía, como son: establecimiento de cadena de custodia de pruebas, pericias  de trazabilidad de las pruebas, entrevistas críticas, búsqueda y recuperación de activos, contravigilancias y TSCM.

Diversidad de recursos

En definitiva, la empresa de investigación privada española posee una amplia diversidad de recursos que le permiten ofrecer gran variedad de enfoques al director de Seguridad. Estos incluyen la aplicación de la contabilidad forense, la detección electrónica, la investigación informática forense, la ciberinvestigación y seguridad, así como herramientas de investigación tradicionales; entre ellas, operaciones encubiertas y de vigilancia para adaptarse de la mejor manera posible a las necesidades que tiene el cliente.

Nuestra ventaja se encuentra en las diversas competencias de nuestros equipos de investigación, que se componen de detectives privados, ex oficiales, contables forenses, investigadores, especialistas en informática forense y analistas de inteligencia.

Volver