sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Doctrinas y tácticas de las operaciones yihadistas ‘low tech’

David Crevillén C., CEO de Grupo DC Solutions

Beatriz Gutiérrez L., PHD, APP, Departamento de Investigación de GrupoDC Solutions

10/12/2018
El Corán, el libro sagrado del Islam, dice en su aleyah 4:89 “pero si ellos se desentienden, atrapadlos y matadlos donde quiera que los encontréis y no toméis aliados ni apoyos entre ellos”. Este texto, que se refiere a los encuentros del Profeta Mahoma con los primitivos árabes considerados como infieles –todavía no convertidos al Islam–, ha sido adoptado e integrado de una forma sesgada y descontextualizada como parte del discurso del yihadismo global como una motivación legitimadora para asesinar a todas las víctimas potenciales que quedan fuera de la categoría de “buenos musulmanes”.

Múltiples han sido las publicaciones en vídeo, documento escrito, audio, etcétera, distribuidas en formato digital a través de diversas plataformas en los últimos años. Uno de los últimos ejemplos de este tipo de publicación apareció en redes sociales y en plataformas de mensajería instantánea varios días después de Navidad, bajo la autoría del Estado Islámico en Somalia. Se trataba de un vídeo titulado “Atrapadlos”, y mostraba imágenes de muyahidines aproximándose a ciudades occidentales, armados con cuchillos y armas de fuego, junto a imágenes de archivo de los atentados más famosos en Europa en los últimos años, así como algunas relacionadas con las fiestas navideñas en las que figuraban tanto iglesias como sacerdotes, e incluso el propio Papa, dentro de un objetivo.

Mientras, hace apenas unas semanas, un individuo de origen checheno llevaba a cabo en París el último –por ahora– apuñalamiento con varias víctimas mortales. Pese a que el número de bajas fue limitado, el mensaje del Estado Islámico, que pronto reclamó la autoría del ataque a través de uno de sus soldados, era claro: “matadlos [a los infieles] allá donde los encontréis”. Sin embargo, la pauta seguida en este tipo de ataques va más allá de la mera simplicidad de los mismos. Implican una justificación doctrinal y ventajas tácticas que explican en mayor detalle la alta ocurrencia de este tipo de actos.

En primer lugar, debemos entender el uso del terrorismo low tech o de baja sofisticación dentro del marco de los cambios organizativos que han sufrido los diversos movimientos terroristas a lo largo de las dos últimas décadas. Tras el 11-S y especialmente tras las intervenciones estadounidenses en Afganistán e Iraq, donde se implicó a la comunidad internacional en la guerra global contra el terrorismo, el aparato de reclutamiento de al-Qaeda perdió buena parte de sus capacidades debido a los refuerzos internacionales en los controles sobre el flujo de foreign fighters que acudían a Afganistán o Iraq en apoyo de la yihad. En consecuencia, el número de nuevos yihadistas a ser redesplegados en Occidente tras haber entrenado en las bases seguras de al-Qaeda se redujo también drásticamente.

Estrategias

En este contexto, alguno de los estrategas de al-Qaeda comenzaron a diseñar un nuevo sistema de reclutamiento que garantizase fuentes alternativas de reclutas para continuar la guerra contra Occidente a la vez que previniese que la estructura fuese infiltrada o desarticulada por las fuerzas de seguridad: en 2004, con el libro Llamada a la Resistencia Global Islámica, Abu Musab al-Sury proponía un sistema basado en el modelo de Louis Beam de “resistencia sin líder”, que integraba en el pensamiento yihadista la idea del terrorismo individual operando según las pautas ideológicas de su correspondiente movimiento en cuanto a selección de objetivos y rango de víctimas, mientras que carecía de vínculos físicos con la organización, lo cual la dotaba de seguridad y evitaba que el grupo fuera infiltrado por agencias de seguridad o inteligencia.

Internet comenzó a proporcionar una nueva plataforma de comunicación con nuevos canales de difusión, y entre 2004 y nuestros días hemos atendido a la emergencia de un nuevo modelo de propaganda digital compuesto de documentos PDF enriquecidos y contenido en vídeo distribuidos para el reclutamiento y adoctrinamiento de las bases que facilitaba no solo las líneas de acción ideológica, sino que se añadía también entrenamiento militar básico en aspectos tales como fabricación de explosivos caseros, uso de pistolas y subfusiles o técnicas de apuñalamiento.

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace.

Volver