sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Jesús Garzón, Country Manager Iberia en deister electronic

Hacia la minimización de riesgos en la seguridad hotelera

El sector turístico español está viviendo un momento excelente tras varios ejercicios de excepcional incremento de la demanda, especialmente aquella que proviene de entornos internacionales. Según el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, 2017 fue un año de récords para el turismo en España, ya que se alcanzaron los 82 millones de llegadas de turistas internacionales, un 8,9 por ciento más que en 2016, unos números a los que nunca antes se había llegado.

Es bien sabido que el turista extranjero que elige España, además de tener en cuenta los atractivos patrimoniales, naturales, culturales y gastronómicos, es consciente de que el nivel de seguridad en nuestro territorio es elevado, tanto dentro como fuera de los entornos hoteleros. Esta razón posiciona a nuestro sector turístico por encima de otros competidores inmediatos del área mediterránea.

La seguridad de los viajeros depende de un compendio de circunstancias, pero entre ellas destaca la inversión en soluciones que se haga desde la dirección del establecimiento hotelero para gestionar correctamente quién accede a dónde y cuándo y cómo lo hace.

Tecnología

Para alcanzar una óptima gestión de la seguridad en el hotel que, además de dar servicio a los huéspedes, sea eficiente desde el punto de vista de los procesos internos, en primer lugar se ha de invertir en el almacenamiento de las llaves. Es recomendable que se haga un pool de empleados seleccionados para su administración. Ellos deben saber en todo momento dónde se encuentran las llaves relevantes para la seguridad, tales como las referentes a la fuente de alimentación, los sistemas de riego, las salas de conferencias y los servicios del edificio. Esto se habrá de completar con un sistema que permita almacenar de manera segura todas las llaves y llaveros completos y mantener una supervisión efectiva sobre ellos. Asimismo, será esencial que la devolución de una llave siempre se valide electrónicamente y que esto quede documentado automáticamente.

Por otro lado, una rutina diaria en los grandes hoteles son las rondas documentadas, que en muchas ocasiones implican altos costes de personal, enormes requisitos administrativos y una recopilación de información que es, en demasiadas circunstancias, incompleta. Resulta importante atajar esta problemática mediante colectores de datos electrónicos, cuya vinculación a estaciones de monitoreo sin mantenimiento facilitaría las rondas e inspecciones.

Otra apuesta básica es el control de accesos, el cual se puede hacer desde una doble vertiente. Por un lado, está la identificación de vehículos y conductores a fin de evitar que personas no autorizadas puedan acceder a los aparcamientos del establecimiento; y por otro, se puede trabajar también en una gestión más eficaz de acceso de personal con la implantación de tarjetas de control de acceso y dispositivos de lectura seguros.

Todas estas herramientas lograrán que el todo sea más que la suma de sus partes si se decide por una administración centralizada de las mismas. Para esto es interesante contar con un software ágil y accesible desde cualquier ubicación, por ejemplo, mediante un navegador web. Igualmente, tendrá que permitir que la información entrante se recopile en un punto central y que se pueda recuperar en cualquier momento. Además, esta herramienta deberá facilitar que los informes sean adaptables y permitir diversos perfiles de usuario en función del rol dentro de la organización.

En conclusión, como se ha visto, para minimizar los riesgos en un entorno hotelero se ha de trabajar en cuatro áreas críticas: un eficaz sistema de gestión de llaves que garantice que haya acceso permanente a las propias llaves relevantes para la seguridad; un sistema de monitoreo de las áreas relevantes para la seguridad; el control de acceso tanto de personas y de vehículos; y la administración centralizada y coordinada de los tres puntos anteriores. Con todo esto, el objetivo de limitar las brechas de seguridad estará cumplido.

Volver