sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
OPINIÓN

Jesús Yanes, Director de Desarrollo de Negocio de EnGenius

WiFi 6 y WPA3, el futuro de la seguridad en la redes inalámbricas

La irrupción del estándar 802.11 ax, más conocido como WiFi 6, ofrece un nuevo potencial al mundo de la seguridad aplicada. En este sentido, las empresas especializadas en redes WiFi, como EnGenius, ya estamos comercializando soluciones capaces de hacer frente a las cada vez más grandes necesidades de conectividad de las empresas.

Aunque a día de hoy en el mercado hay potentes soluciones 802.11 ac o WiFi 5, en nuestro país sorprendentemente continúan instalándose soluciones 802.11n, que están desfasadas y que suponen una importante pérdida de recursos y potencia en cuanto a las instalaciones y su estabilidad y seguridad.Durante años, el protocolo N ha supuesto la posibilidad de migrar instalaciones cableadas anticuadas al estándar WiFi. Asimismo, ha permitido desplegar videovigilancia y sensores en aquellas zonas en las que el cableado se antojaba poco menos que imposible en cuanto a despliegue.

El estándar 802.11 ac supuso un cambio significativo a la hora de plantearse la instalación de despliegues relacionados con el mundo de la seguridad. A día de hoy, todos los distribuidores relacionados con el sector, así como los instaladores, saben de la necesidad de implementar soluciones wireless, en unas ocasiones por los requerimientos físicos de las instalaciones y en otras por los requisitos operativos y asociados al coste de las mismas; por ejemplo, la posibilidad de utilizar un solo origen de alimentación PoE con un punto de acceso y una cámara IP. En este caso, el punto de acceso lo hace Bridge PoE, pasando la alimentación directamente a la cámara sin necesidad de un alimentador adicional (Enstation ac). Un buen ejemplo es el creciente número de granjas, campos de golf y otros escenarios de exteriores en los que se precisa conectividad permanente en entornos escasamente mecanizados.

El protocolo ac (WiFi 5) permitió, junto con los avances en I+D, que el sector WiFi se orientase aún más si cabe hacía la seguridad contemplando en sus protocolos requisitos fundamentales como redes (SSID) dedicadas, protocolos de validación más seguros, alimentación PoE (I/O) incorporada en los equipos (Enstation ac), un mayor ancho de banda para las transmisiones de vídeo, transmisiones punto a punto y punto a multipunto, TDMA e integración con el Internet de las Cosas (sensores de temperatura, humedad, movimiento, etc.).

Actualmente es difícil imaginar grandes despliegues de red en entornos de seguridad que no contemplen la instalación de puntos de acceso o radioenlaces wireless de exteriores. Además, dichos puntos de acceso son en ocasiones el soporte de una red probablemente de mayor nivel, corporativa o industrial, que suele ser en dichos casos una red gestionada (EzMaster). Como ejemplo podríamos utilizar la necesidad de conectividad entre edificios, naves industriales, colegios, polideportivos, etc.

Mejoras con WiFi 6

Por su parte, WiFi 6 (802.11 ax) supone una mejora sustancial en el comportamiento y versatilidad de las instalaciones de red, permitiendo, como comentaremos a continuación, importantes beneficios en varios aspectos. Lo más destacado es la integración nativa del protocolo de seguridad WPA3. Esta nueva versión del WPA3 aumenta el cifrado a 192 bits (hasta ahora solo 128), lo que mejora la seguridad de las redes WiFi incluso en el caso de contraseñas sencillas, muy vulnerables a ataques de fuerza bruta con los anteriores protocolos.

De forma coloquial, WiFi 6 supone una nueva autopista para la información, que permitirá viajar a mayor velocidad, además de incrementar el número de carriles disponibles para que viajen más datos en todo momento y se incremente el número de paquetes simultáneos. Esto se consigue alcanzando velocidades de transmisión de un giga en la banda de 2,4 gigahercios y hasta 4,8 gigabytes en la banda de cinco gigahercios (con ocho transmisiones simultáneas disponibles). El rendimiento se verá afectado desde 4x hasta 10x.

El nuevo estándar incorpora avances y medidas desarrollados considerando entornos de alta densidad, tanto de usuarios como de dispositivos cliente, así como nuevos protocolos de envío de información, que son capaces de determinar la importancia de la misma y de generar paquetes “inteligentes” que no colapsen la red.

Si bien en el protocolo ac ya encontrábamos alguna de dichas características, con el nuevo protocolo hallaremos la solución a alguno de los problemas que se nos presentaban anteriormente.

El tratamiento de vídeo ha supuesto desde siempre un punto vital en las transmisiones WiFi, tanto por los requerimientos de tráfico como por la estabilidad. WiFi 6 supone un importante salto adelante como solución a dichos requerimientos, ya que nace para resolver los problemas de latencia, duplicación y reordenación de paquetes, así como a la emisión en ráfagas.

WiFi 6 (ax) puede operar en las frecuencias de 2,4 y cinco gigahercios, asegurando la retrocompatibilidad con instalaciones anteriores. Igualmente, ofrece hasta 10 gigabytes de velocidad combinada. El protocolo QAM (modulación de amplitud en cuadratura) permite, por su parte, una mayor estabilidad frente a ruido e interferencias, transmisiones de mayor calidad y capacidad, así como un incremento en la seguridad de la transmisión. Ambas señales pueden operar en el mismo canal sin interferencias mutuas.

Adicionalmente, WiFi 6 incorpora la tecnología OFDMA (Orthogonal Frecuency Division Multiple Access), integrada ya con anterioridad en algunos equipos WiFi 5 ac Wave 2; sin duda, una sustancial mejora en cuanto a la gestión de las frecuencias de radio. Las frecuencias se ven subdivididas en 256 canales, un número cuatro veces mayor que el estándar anterior. Esto supone una menor latencia y una mejor comunicación del ancho de banda entre el punto de acceso y los clientes, permitiendo también una mayor tasa de datos, lo que hace que las colas de espera desaparezcan, asignándose subcanales que permiten “comunicarse simultáneamente” con varios clientes. En resumen, podrán conectarse más equipos con una mayor tasa de transmisión de datos. Esto significa la posibilidad de utilizar las nuevas cámaras IP con resoluciones de hasta 4K, limitadas hasta el momento en entornos wireless.

Pinche aquí para acceder al contenido completo

Volver