Cabecera Home
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ENTREVISTA

Juan Ignacio Zoido, Ministro del Interior

“El objetivo del futuro Reglamento es profundizar en la corresponsabilidad de la seguridad pública y la seguridad privada”

20/06/2017 - Por A. Borredá y E. González Fotos: E. G. H.
Juan Ignacio Zoido planteó un buen número de medidas para la presente legislatura nada más asumir la cartera de Interior, en noviembre de 2016. La lucha contra el terrorismo y el crimen organizado son sus principales objetivos, pero también contempla otros muchos asuntos que considera prioritarios. Entre ellos, Zoido se comprometió a sacar adelante el nuevo Reglamento de la ley que regula el sector y asegura que el proceso se hará realidad “a finales de este año o primeros del que viene”.En esta entrevista exclusiva a Seguritecnia, el ministro del Interior aborda ésta y otras líneas estratégicas previstas por su gabinete para los próximos años.

- Se cumplen siete meses desde su nombramiento como ministro del Interior. ¿Cuáles van a ser, en términos generales, sus principales objetivos al frente del ministerio?

El principal objetivo es garantizar la seguridad y la convivencia libre y pacífica de nuestros ciudadanos, atendiendo a grandes amenazas como el terrorismo y el crimen organizado; pero también a otras problemáticas para nosotros prioritarias como son la ciberseguridad, la violencia de género, la inmigración y los refugiados, las personas desaparecidas o la seguridad vial. También en el ámbito de la seguridad privada, en el que un importante reto es avanzar en el desarrollo reglamentario de la ley.

En definitiva, más seguridad para todos los ciudadanos en su vida diaria, quedando desprovistos de amenaza y luchando por erradicar aquellas que quisieran enturbiar la normal convivencia de todos. Y queremos hacerlo, lo estamos haciendo, además, con el diálogo y el acuerdo por bandera, que nos lleve a lograr para España la política de seguridad nacional de la concordia. 

- A finales del año pasado marcó sus líneas estratégicas en la Comisión de Interior del Congreso. ¿Cuáles de ellas están más avanzadas en este momento y cómo están trabajando para conseguirlas?

Estamos trabajando duro estos primeros meses, tratando de conciliar la dedicación del día a día de los asuntos de un ministerio tan exigente como el de Interior, con las medidas estratégicas con las que nos comprometimos en la Comisión de Interior del Congreso. En este tiempo ya hemos avanzado en muchos frentes, entre los que destacaría el aumento en la oferta de empleo para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que es la mayor oferta de empleo público para Guardia Civil y Policía Nacional en los últimos años.

También son importantes los trabajos que estamos desarrollando para la creación del Centro Nacional de Desaparecidos, la actividad legislativa previa para el desarrollo reglamentario de la Ley de Seguridad Privada, la constitución del Consejo Nacional de Protección Civil, las diversas iniciativas en el ámbito de la seguridad vial, el impulso para la mejora de los protocolos contra la violencia de género, la memoria de las víctimas del terrorismo y la lucha contraterrorista, que ha conseguido desarticular un buen número de células terroristas.

- Precisamente, el terrorismo yihadista mantiene en alerta actualmente a toda Europa. ¿Con qué mecanismos nacionales e internacionales está enfrentando España este problema, teniendo en cuenta que las técnicas que utilizan los asesinos varían constantemente?

La lucha contra el terrorismo es una prioridad absoluta para el Ministerio del Interior y para el Gobierno de España. Toda Europa está amenazada, España también; debemos ser conscientes de ello. La amenaza es compartida, pero también las soluciones, y por ello estamos trabajando codo a codo con nuestros aliados europeos, compartiendo información, evaluando regularmente el nivel de alerta antiterrorista y reforzando las medidas de seguridad donde sea necesario.

Precisamente estamos en nivel de alerta cuatro sobre cinco, lo que significa que la amenaza es seria, pero también que están activados mecanismos y dispositivos de seguridad reforzados. Este nivel de alerta, junto a la especialización y capacitación de las Fuerzas de Seguridad del Estado, nos permitirá seguir combatiendo contra el terrorismo, que quiere cambiar nuestro modelo de vida, privarnos de nuestros derechos y  nuestra libertad. No lo van a conseguir.

- No obstante, ¿por dónde cree que pasan las soluciones para acabar con este tipo de terrorismo, más allá de la acción policial y de inteligencia?

La acción policial es un elemento fundamental. Estoy convencido que la eficacia de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad tiene mucho que ver con que no hayamos sufrido ningún atentado. Pero la seguridad en nuestro país también se gana en el exterior, y ahí la colaboración internacional está siendo decisiva, como lo es también la contribución de nuestras Fuerzas  Armadas.

No cabe duda de que la pérdida territorial de Daesh contribuye de forma decisiva a desgastar su capacidad operativa en Europa. De la misma forma, estamos trabajando también sobre las causas, con el Plan Estratégico Nacional de Prevención de la Radicalización Violenta, con proyectos educativos para nuestros jóvenes y con el ejemplo ético de las víctimas del terrorismo como mejor antídoto frente al extremismo.

- La ciberseguridad es otra de las grandes preocupaciones actuales para los Estados. Cada vez se producen más delitos a través de la Red y éstos son más sofisticados. ¿Cuál es su percepción sobre estas amenazas? 

Para poder hacer frente a los diferentes riesgos y amenazas que afectan al ciberespacio (terrorismo, crimen organizado, espionaje, hacktivismo, etc.), se hace necesario potenciar las capacidades del Estado desde la prevención y detección, hasta la reacción, análisis, recuperación y respuesta, pasando por la investigación y coordinación.

El escenario actual nos está mostrando nuevas formas de ataques terroristas que suelen ir acompañadas de elementos tecnológicos que facilitan su difusión o que incluso sustentan ataques cibernéticos complementarios. En este sentido, es ya un hecho el uso de las nuevas tecnologías como elemento facilitador de técnicas de promoción, captación y comunicación entre los individuos y organizaciones que cometen este tipo de ataques. 

Si bien las tipologías de incidentes más apreciables, por número de casos, gestionados por la oficina de Coordinación Cibernética del Ministerio del Interior a través de su CERT de referencia, en 2016, siguen siendo los accesos no autorizados, el fraude y el malware (virus, troyanos y spyware); se ha visto un decremento global con respecto al año 2015.

En el caso particular de la tipología de malware, el descenso en el número de incidentes gestionados durante 2016 en más de un 230 por ciento con respecto al año anterior se debe principalmente a la desactivación y desinfección de la botnet “StealRat” a finales de 2015, que llegó a infectar a más de 4.000 webs. Estos datos no hacen más que refrendar la utilidad y evolución de las medidas de detección, contención y mitigación del CERT de Seguridad e Industria, que redundan en una reducción general de incidentes materializados.

- ¿De qué manera está aumentando el Ministerio del Interior sus capacidades en ciberseguridad?

En lo que respecta a la preparación para combatir este tipo de amenaza ciberterrorista, es algo que requiere de una labor continuada en el tiempo y de una colaboración internacional. 

En el caso de España, desde el Ministerio del Interior se han llevado a cabo importantes avances en la materia, entre los que cabe destacar los siguientes:

Por un lado, la Instrucción del Secretario de Estado de Seguridad para el establecimiento de un protocolo de colaboración entre el CITCO [Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado] y el CNPIC [Centro Nacional para la Protección de las Infraestructuras Críticas] para el intercambio de información, análisis y evaluación de la amenaza terrorista en materia de protección de infraestructuras críticas.

Por otro, la creación de la Oficina de Coordinación Cibernética (OCC) como órgano técnico de coordinación de la Secretaría de Estado de Seguridad en materia de ciberseguridad.

En tercer lugar, la creación, en 2013, del CERT de Seguridad e Industria, que da servicio a los operadores estratégicos y al sector privado, aunando esfuerzos de la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, a través del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), y de la Secretaría de Estado de Seguridad, a través del CNPIC.

También la actualización del Plan Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas, que incluye la necesidad de incorporar medidas de ciberseguridad.

Asimismo, otro avance ha sido la Instrucción por la que se regula la coordinación en materia de ciberseguridad, incluyendo la capacidad de respuesta durante las 24 horas del día los siete días de la semana.

Por último, hemos llevado a cabo el fortalecimiento de las capacidades humanas y tecnológicas de las Unidades de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dedicadas al ciberterrorismo y a la ciberdelincuencia.

zoido

- Europa acaba de aprobar la llamada Directiva NIS para lograr un nivel mínimo de ciberseguridad en todos los Estados Miembros. ¿Cómo valora esta norma y cómo avanza España en su cumplimiento?

La Directiva NIS tiene como objetivo el lograr un elevado nivel común de seguridad de las redes y sistemas de información dentro de la Unión a fin de mejorar el funcionamiento del mercado interior. Desde el Ministerio del Interior valoramos este instrumento normativo de forma muy positiva, ya que va a contribuir a garantizar aún más la continuidad de los servicios esenciales para los ciudadanos que se asientan sobre las redes y los sistemas de información y a reforzar el concepto de seguridad integral acuñado desde hace años por este ministerio, que es el que se está imponiendo en todos los países de nuestro entorno para hacer frente a las nuevas amenazas de este siglo. 

La Directiva NIS establece una serie de novedades importantes, incidiendo en la obligatoriedad de los operadores de servicios esenciales y de los proveedores de servicios digitales de notificar ciberincidentes a las respectivas autoridades nacionales que se identifiquen.

Para la transposición de esta Directiva a nuestro ordenamiento jurídico se ha constituido un grupo de trabajo dirigido y coordinado por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. El Ministerio del Interior forma parte activa de este Grupo de Trabajo a través del CNPIC, adscrito a la Secretaria de Estado de Seguridad. Los trabajos siguen la planificación estimada y pronto habrá un primer borrador de la norma de transposición. Estamos dentro del plazo de transposición fijado por la Comisión Europea de mayo de 2018.

Desde el Ministerio del Interior creemos que es crucial que la nueva norma que transponga esta directiva esté alineada con la normativa sobre Protección de Infraestructuras Críticas (PIC) con el objeto de evitar una inseguridad jurídica innecesaria sobre los sujetos obligados, principalmente aquellos operadores esenciales, coincidentes en su mayoría con operadores críticos, ya que gran parte del trabajo que exige esta directiva ya está siendo abordado y desarrollado por la legislación PIC española.

- La directiva afecta principalmente a las infraestructuras estratégicas y críticas. España ha avanzado mucho en la protección de éstas últimas desde la creación del Sistema de Protección de Infraestructuras Críticas. ¿En qué posición nos encontramos en esta materia en comparación con nuestros principales socios europeos? ¿Cuál es el nivel de colaboración entre Estados en el caso de la protección de las infraestructuras críticas?

En este campo es de destacar que España es uno de los países más avanzados en Europa en materia de protección de infraestructuras críticas, sobre el concepto de seguridad integral al que hacía referencia hace unos instantes, y que cuando se impulsó desde el Ministerio del Interior era prácticamente inédito en el continente. Este concepto engloba, además de la seguridad física de las instalaciones, la seguridad de las personas y la continuidad de negocio, la seguridad de las redes y sistemas de información, por lo que enlaza a su vez con el objeto y espíritu de la Directiva NIS a la que antes hacía también referencia.

En las diferentes reuniones y foros a nivel europeo e internacional en los que participa el CNPIC, presentando el estado, funcionamiento y estructura del Sistema de Protección de Infraestructuras Críticas español, se ha podido evidenciar la existencia de un claro reconocimiento de otros estados y organizaciones internacionales hacia España por el grado de avance y madurez de dicho Sistema, el cual tiene su máximo exponente (y la clave del éxito) en la colaboración público-privada que estamos sabiendo implantar en nuestro país en materia de seguridad.

La consecución de un escenario de colaboración público-privada eficaz como el que tenemos no es una tarea fácil, ni rápida: se basa en aspectos tan esenciales como lograr una confianza mutua entre los operadores y la administración, la implantación de la conciencia de responsabilidad compartida en materia de seguridad por todos los agentes integrantes del sistema, y una planificación de la seguridad a nivel estratégico y operativo donde cada agente tenga su ámbito de actuación.

En este sentido, es indudable que la colaboración internacional y el intercambio de información entre Estados en materia de protección de infraestructuras críticas es vital como instrumento frente a aquellas amenazas, entre las que destaca la del terrorismo, que pueden poner en peligro este tipo de infraestructuras.

El año 2017 es muy especial para la protección de las infraestructuras críticas española, ya que se cumplen 10 años de la puesta en funcionamiento de todo este sistema a través de un Acuerdo del Consejo de Ministros de 2 de noviembre de 2007. Por ello, quiero aprovechar la ocasión para felicitar a la Secretaria de Estado de Seguridad como responsable máximo del citado sistema, a través del CNPIC, y agradecer a los más de cien operadores críticos y a otras decenas de agentes públicos y privados que forman parte de este sistema, por su colaboración y apoyo, sin el cual no hubiera sido posible adquirir este grado de avance.

- ¿Cómo cree que afectará la salida de Reino Unido de la Unión Europea a la colaboración entre ambos países en materia de seguridad?

Desde el Ministerio del Interior vamos a seguir trabajando en el ámbito de la cooperación en temas de interior tanto a nivel europeo como internacional. No cabe duda que la salida del Reino Unido del ámbito de la UE supondrá desde el campo de la seguridad una revisión del grado de participación de dicho país en las instituciones, agencias y programas de ámbito europeo, pero esto no debe afectar las estrechas relaciones que mantienen nuestros dos países en un aspecto capital como es el de la seguridad. España va seguir trabajando con el Reino Unido en la misma línea que se ha hecho hasta el momento, sobre la base de un intercambio de información fluido entre ambos países que, sin duda, seguirá fortaleciendo los mecanismos de lucha para combatir aquellos fenómenos que puedan poner en peligro la seguridad.  

- La importancia de la seguridad privada para la protección de la sociedad ha aumentado a lo largo de los años y así ha sido reconocido desde el Ministerio del Interior. ¿Hasta dónde cree que puede llegar la aportación de este sector a la seguridad de los ciudadanos y las empresas de este país?

En España hemos avanzado mucho y bien en el camino de la necesaria y conveniente interrelación de la seguridad privada y la seguridad pública. La seguridad privada, al igual que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, cuenta hoy con el mayoritario reconocimiento de los ciudadanos españoles, y esto es un valor intangible que no debemos descuidar. 

Es mucho lo que puede aportar la seguridad privada a la seguridad y bienestar de los ciudadanos. El techo de esa valiosa aportación lo establece la nueva Ley de Seguridad Privada aprobada en 2014 por iniciativa de un Gobierno del Partido Popular, y que contó con el consenso generalizado. Dicha aportación la fijará definitivamente el próximo Reglamento de desarrollo, que desde el ministerio estamos impulsando como uno de los objetivos prioritarios, y que pretendemos que aproveche todas las buenas posibilidades que ofrece la Ley.

Tenga en cuenta que hoy en día la Seguridad Privada, con mayúsculas, se ha constituido en el marco internacional como un elemento valioso para la seguridad interior de los Estados, y que nuestra Estrategia de Seguridad Nacional la contempla como un actor de las políticas públicas de seguridad y coadyuvante del sistema público de seguridad, del que forma parte como recurso externo.

zoido_2

- Entre las líneas que destacó como objetivo del Ministerio del Interior se encuentra la aprobación del nuevo Reglamento de Seguridad Privada. ¿Cuándo saldrá adelante el documento y qué aspectos destaca de él?

Me consta que el trabajo que se ha realizado en el ministerio para hacer realidad el nuevo Reglamento de Seguridad Privada ha sido arduo e intenso, y en estos últimos meses se ha incrementado; de modo que para cumplir con nuestro compromiso político anunciado en sede parlamentaria ya disponemos de un borrador que está próximo a iniciar su tramitación oficial, que esperamos que concluya a finales de este año o primeros del que viene.

Cumplida esta deuda que tenemos con la sociedad y con el sector de la Seguridad Privada, lo más importante es que, por la información de la que dispongo, en dicho texto se han integrado gran parte de las buenas aportaciones remitidas al ministerio, lo que invita a pensar que su redacción inicial se encuentra por el buen camino.

Como quiera que son muchos los aspectos a destacar, dada la envergadura y dificultad de la tarea emprendida, únicamente diré que el objetivo final que nos hemos propuesto podría resumirse en la idea de profundizar en el modelo español de seguridad privada, que es un ejemplo que está siendo seguido por muchos países europeos e hispanoamericanos, de manera que tengamos un sector profesional corresponsable con la Seguridad Pública, integrado en el sistema público de seguridad, y que contemple una clara delimitación de competencias y capacidades, todo ello con total respeto de las competencias y funciones que corresponden a las distintas administraciones públicas y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

- ¿Cómo calificaría la colaboración público-privada en materia de seguridad en España y en qué aspectos puede incluso avanzar?

Sobre este particular, mis primeras impresiones e informaciones me hacen pensar que vivimos en España un momento dulce en materia de colaboración. A ello creo que ha contribuido, sin duda alguna, la madurez y profesionalidad alcanzada por el sector de la seguridad privada, y también, y quiero resaltarlo, el esfuerzo e iniciativas exitosas puestas en marcha por los Cuerpos de Seguridad, como son Red Azul y Coopera, de Policía Nacional y Guardia Civil respectivamente, y Xarxa y Lagundu, de Mossos y Ertzaintza.

Estos magníficos ejemplos que acabo de citar, espero que se verán reforzados con el nuevo Reglamento gracias al desarrollo de las previsiones legales a este respecto, de forma y manera que la integración funcional de la que habla la Ley se convierta en una práctica realidad que facilite la necesaria relación y colaboración profesional público-privada.   

Volver