sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Carlos García del Río, Coordinador del Grupo de Trabajo del PES del Subsector Eléctrico Jefe de la Sección de Estudios sobre Infraestructuras del Servicio de Servicio de Seguridad Física del CNPIC

Plan Estratégico Sectorial del subsector de la Electricidad

El desarrollo de los Planes Estratégicos Sectoriales (PES) es un paso muy importante en el proceso de implantación del Sistema de Protección de Infraestructuras Críticas.

La ‘Ley PIC’ identifica al sector de la Energía como uno de los 12 sectores estratégicos clave para el desarrollo de la vida ciudadana, industrial y de gobierno de nuestro país. En consonancia con la Directiva 2008/114/CE, se ha desglosado dicho sector en tres subsectores, entre los que se encuentra el de la electricidad.Se ha optado por elaborar un Plan Estratégico Sectorial por cada uno de estos subsectores dada la especificidad técnica, desarrollo, envergadura y entidad que poseen, por lo que se consideró necesario su estudio de forma individual. Para los trabajos de elaboración del Plan Estratégico Sectorial de la Electricidad, se creó un Grupo de Trabajo interdisciplinar compuesto por personal técnico y expertos, tanto del Ministerio de Industria Energía y Turismo, a través de la Dirección General de Política Energética y Minas, como de las principales consultoras y empresas del sector, habiendo mantenido alrededor de una treintena de reuniones para el estudio del sector y coordinación de los trabajos, así como infinidad de contactos tanto telefónicos como telemáticos de los anteriores en su desarrollo. Cabe destacar el ambiente de colaboración que en todo momento ha habido entre los integrantes del grupo de trabajo, así como con las empresas y asociaciones del sector. 

Plan Estratégico Sectorial

Este Plan nos permite conocer cuáles son los servicios esenciales proporcionados a la sociedad, su funcionamiento general, los elementos de los que se compone y las vulnerabilidades existentes a nivel estratégico, así como las consecuencias potenciales de su inactividad, las medidas estratégicas necesarias para su mantenimiento y aquellas otras a adoptar para hacer frente a una situación de riesgo. Toda esta información la desarrolla el Plan en cuatro capítulos, a saber:

Capítulo 1. Normativa de aplicación: se relaciona y analiza toda la normativa tanto a nivel comunitario como nacional de aplicación en el sector; distinguiendo si es de aplicación directa, cuando regula y desarrolla actividades del sistema eléctrico y establece obligaciones a los sujetos del mismo; o de aplicación indirecta, cuando regula y desarrolla aspectos, obligaciones y condiciones técnicas del sistema eléctrico y de los elementos que lo componen.

Capítulo 2. Estructura del sector: en el mismo se detalla el funcionamiento del sector y plantea la división del mismo en cuatro ámbitos, en consonancia con la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico. Asimismo, se identifica la tipología de infraestructuras que soportan el sistema, agrupándolas en segmentos, y se definen las interdependencias tanto intrasectoriales como intersectoriales de los mismos.La división en cuatro ámbitos del funcionamiento del sistema eléctrico, de acuerdo a la Ley del Sector Eléctrico, nos facilita su estudio, siendo éstos la Generación, Transporte, Distribución y Operación y Control, si bien no hemos considerado la comercialización y los servicios de recarga energética en este estudio (identificados también en la citada norma) por la falta de infraestructuras importantes en su funcionamiento.

La generación de electricidad es el proceso de conversión de una energía primaria en energía eléctrica. La capacidad de generación en España, en el momento actual, es muy superior a la demanda. Esto, unido a la diversidad de fuentes primarias, tecnologías y emplazamientos tan amplia que en la actualidad existe, hace de la misma un activo seguro para el Sistema Eléctrico Español. La electricidad necesita un sistema de transporte desde los centros de generación hasta los de consumo. Este transporte se realiza mediante una extensa red de líneas eléctricas que conectan los centros de producción con los puntos de consumo repartidos por todo el territorio nacional. La gran densidad de mallado e interconectividad del sistema eléctrico peninsular da fortaleza al mismo, y unida a las interconexiones existentes con el Sistema Eléctrico Europeo le dotan de gran robustez. El sistema eléctrico del territorio no peninsular canario carece de un mallado de red sólido, debido a su aislamiento, así como los sistemas eléctricos de territorio no peninsular de Ceuta y Melilla, que se encuentran completamente aislados, esto hace de la estabilidad de estos sistemas eléctricos un problema de primer orden.La distribución de energía eléctrica tiene por objeto el suministro eléctrico desde las redes de transporte hasta los puntos de consumo del usuario final en condiciones adecuadas de calidad con el fin último de suministrarla a los consumidores. La realizan los operadores en sus respectivas zonas geográficas de influencia, que se identifican generalmente con territorios que engloban comunidades autónomas o provincias.

Por último, los Centros de Operación y Control permiten la centralización, control y optimización del funcionamiento de procesos industriales geográficamente distribuidos. Además, permiten el funcionamiento y mantenimiento en remoto de las infraestructuras responsabilidad de un operador determinado distribuidas por el territorio nacional, así como también disponer en tiempo real de toda la información necesaria para conocer el estado y comportamiento de dicha instalación. Red Eléctrica de España (REE) es el Gestor Técnico del sistema eléctrico español conforme a la Ley 24/2007, de 26 de diciembre. Cabe destacar la inclusión de un estudio sobre las smart grids, que son sistemas eléctricos inteligentes que abarcan los ámbitos de generación, transporte y distribución, y que integran procesos de gestión de la energía junto con procesos de negocio (como, por ejemplo, lectura de contadores o facturación). De este modo, las smart grids tienen por objetivo integrar de manera eficiente el comportamiento y las acciones de todos los actores conectados a ellas para proporcionar un suministro de electricidad seguro, económico y sostenible.

Capítulo 3. Análisis general de riesgos: se identifican las amenazas, de acuerdo con la Estrategia de Seguridad y Ciberseguridad Nacional del año 2013, y las vulnerabilidades, por ámbitos, y se plantean unos escenarios máximos de riesgo en la conjugación de ambas (amenazas y vulnerabilidades), sin tener en cuenta la probabilidad, planteándose una valoración y gestión del riesgo.Capítulo 4. Propuesta de medidas estratégicas: se plantean una serie de medidas organizativas y técnicas para prevenir el riesgo y reaccionar, y en su caso paliar las consecuencias en caso de materialización de esos escenarios. Asimismo se traza una batería de medidas de mantenimiento y coordinación.

Conclusiones

A modo de resumen, podemos decir que la electricidad es un servicio de interés económico general sobre el que se asientan, transversalmente, todos los sectores estratégicos del ámbito PIC; su importancia viene indiscutiblemente dada por la dependencia que tiene de este servicio el resto de sectores, compuesto por el conjunto de empresas y organismos que hacen posible que se pueda disponer de este servicio esencial en todo momento.La imposibilidad de almacenamiento de la electricidad marca el funcionamiento del sector, debiendo mantener un complicado equilibrio entre la generación y el consumo. El encargado de mantener este ineludible equilibrio es el Operador del Sistema (Red Eléctrica de España), también designado normativamente como transportista único.

La importancia por ámbitos estaría configurada en un primer nivel por la operación y control, en un segundo nivel por el transporte y en el nivel más bajo se situarían la generación y la distribución.Cabe destacar la importancia de estos primeros PES por ser los pioneros en España y, de ahí, la dificultad de su elaboración debido fundamentalmente a la falta de referencias, lo que se han suplido por parte de los grupos de trabajo y operadores con mucha colaboración e intenso intercambio de ideas.Como cierre de este artículo y en referencia a la implantación del Plan Estratégico Sectorial, decir únicamente que las empresas del sector tienen organizaciones y sistemas de seguridad avanzados y la adaptación al PES no parece en un principio que resulte traumática, aunque sí necesaria para poder ofrecer a las mismas el apoyo del Estado en otras esferas de seguridad, que sin integrarse en el sistema sería imposible brindarles.

Volver