Cabecera Home
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ENTREVISTA

Ignacio Cosidó, Director General de la Policía

“Para la elaboración de la nueva Ley de Seguridad Privada se tendrán en cuenta las propuestas del sector”

16/07/2012
Desde que tomó posesión de su cargo en enero, el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha tendido la mano a la Seguridad Privada. Lo hizo durante la presentación del Plan Integral de Colaboración “Red Azul” y lo ha repetido en otras intervenciones en diversos encuentros con profesionales del sector. Para el nuevo responsable del Cuerpo Nacional de Policía, la Seguridad Privada “contribuye a la seguridad de todos”, incluso en aquellos aspectos más relevantes para la protección colectiva de la sociedad.

- En primer lugar, nos gustaría conocer sus impresiones sobre las principales necesidades que tiene España en materia de seguridad. ¿Dónde cree que hay que hacer mayores esfuerzos en los próximos años?

Los grandes esfuerzos de la Policía en materia de seguridad pasan por la lucha contra el terrorismo, el crimen organizado, la seguridad ciudadana, la inmigración ilegal y el tráfico de seres humanos, así como preservar la convivencia y el libre ejercicio de los derechos ciudadanos. Nuestro principal compromiso es la derrota del terrorismo, pero tenemos otro reto que afrontar: el crimen organizado. Estamos revisando nuestra estrategia para hacer frente a este extraordinario desafío, vamos a aumentar nuestras capacidades de inteligencia e investigación, e intensificaremos la cooperación internacional, especialmente en el ámbito de la Unión Europea.

Además, estamos prestando una especial atención a la lucha contra la ‘ciberdelincuencia’. La sociedad de la información solo podrá desarrollarse si logramos unos mínimos parámetros de seguridad.

- A la dificultad intrínseca de garantizar la seguridad de la sociedad, se une en estos momentos la complicada situación económica que atraviesa España, que obliga a optimizar los recursos. De hecho, ese es uno de los ejes estratégicos que se ha propuesto el Ministerio del Interior como objetivo para la presente legislatura. ¿De qué manera va a afectar esa línea marcada por el Ministerio al Cuerpo Nacional de Policía?

Todos somos conscientes de que estamos viviendo tiempos difíciles. La dramática crisis económica que vive España nos va a obligar a un enorme esfuerzo de austeridad, de ahorro y de eficiencia en la gestión. La Policía Nacional afrontará este reto, pero garantizará la seguridad como bien público esencial para nuestra nación. Optimizar la gestión está siendo uno de nuestros primeros desafíos, de hecho se prevé una oferta de empleo público para el Cuerpo Nacional de Policía de 203 plazas, en un momento en el que hay ajustes para el conjunto de las administraciones.

- ¿Cómo se puede conjugar la disminución o el ajuste de los recursos con las necesidades actuales de seguridad que existen en España?

Ignacio_cosido
Ignacio Cosidó, con el presidente de Editorial Borrmart, Javier Borredá, y la directora de Seguritecnia, Ana Borredá

En ningún caso la eficacia del servicio se verá mermada por insuficiencia de recursos. De hecho, mientras que la oferta de empleo público ha quedado congelada para la Administración Pública, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado serán una excepción. Tenemos el compromiso de seguir manteniendo a España entre los países más seguros de Europa y garantizar la seguridad de todos los ciudadanos. Para ello haremos un gran esfuerzo de economía doméstica y profundizaremos en la colaboración y la coordinación con otros Cuerpos de policías autonómicas y locales. Ese será uno de nuestros ejes fundamentales de actuación, porque en momentos de crisis estamos obligados todos a hacer el uso más eficiente posible de los recursos disponibles.

- ¿Qué efectos ha tenido desde el punto de vista operativo la división de la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil en dos direcciones independientes?

Mientras existan dos Cuerpos de seguridad diferenciados, como el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil, lo más sensato es mantener dos direcciones generales independientes. La experiencia de la dirección única no funcionó. La clave es fomentar una adecuada coordinación a través de la Secretaría de Estado de Seguridad. Hoy esa coordinación está funcionando.

- ¿Afectará esto a la colaboración que existe entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado? ¿Cómo va a desarrollarse la relación de cooperación entre el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil? 

"La policía pondrá en marcha herramientas y efectivo que garanticen los derechos y libertades tanto en la vida real como en la virtual"

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado mantienen una excelente colaboración desde siempre y es el secretario de Estado de Seguridad el responsable de su coordinación. La cooperación y coordinación entre la Policía y la Guardia Civil permite implementar nuevas estrategias cuyo objetivo final es siempre la seguridad de los ciudadanos, la razón de ser de ambos Cuerpos. Además, el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado garantiza la coordinación operativa y el desarrollo de inteligencia estratégica conjunta

- ¿Cuál es su opinión sobre la Estrategia Nacional de Seguridad, que está revisando el Ministerio del Interior? ¿Qué contenidos deberían ser objeto de cambio desde su punto de vista?

Terrorismo, crimen organizado y tráfico de seres humanos son las principales amenazas a la seguridad interior a las que debemos dar respuesta. Como ya se ha anunciado desde el Ministerio del Interior, se está revisando la estrategia para luchar contra el crimen organizado y se estudia adaptar la estructura de la Policía Judicial a las nuevas formas de criminalidad, entre ellas una creciente ‘ciberdelincuencia’. El despunte de las redes sociales, las transacciones a través de Internet, la administración online, la comunicación virtual… hacen que la Policía despliegue también su inteligencia en Internet. La Policía pondrá en marcha herramientas y efectivos que garanticen los derechos y libertades de todos los ciudadanos tanto en la vida real como en la virtual.

- En ella se habla de la necesidad de contar con el sector de la Seguridad Privada para proporcionar seguridad a la sociedad. ¿Cómo valora usted el papel que desempeñan las empresas y profesionales que se dedican a esta actividad en España?

Mi valoración es muy positiva, como lo es también la del Cuerpo Nacional de Policía y la del propio Ministerio del Interior. El sector de la Seguridad Privada en España viene desempeñando un importante papel en la seguridad del país, y lo hace desde lo más cotidiano, prestando servicios de seguridad a particulares en sus viviendas, comercios e industrias. Contribuye con ello a la seguridad de todos, hasta en lo más relevante para la seguridad colectiva, como son los servicios de vigilancia y protección en instalaciones públicas, infraestructuras críticas, medios de transporte y otra multiplicidad de lugares y servicios en los que tanto la ciudadanía como las Administraciones Públicas han depositado su confianza en la seguridad que les brinda las empresas y los profesionales de la Seguridad Privada española. Nuestra voluntad es mejorar la cooperación de la Policía Nacional y la Seguridad Privada, así como abrir nuevos espacios a la colaboración público-privada.

"Vamos a aumentar nuestras capacidades de inteligencia e investigación, e intensificaremos la cooperación internacional"

Para el próximo día 25 de junio, está convocada la reunión anual de la Comisión Nacional de Coordinación de Seguridad Privada. En el Ministerio del Interior, y desde la Dirección General de la Policía, otorgamos la mayor importancia a la existencia y funcionamiento de este órgano consultivo en el que los representantes del sector de la Seguridad Privada y los de la Administración Pública se encuentran para compartir y coordinar  las mejores soluciones a nuestros asuntos y problemas comunes.

En esta reunión de la Comisión Nacional tendremos ocasión de conocer y debatir sobre la situación actual en la que se encuentra el sector, especialmente en momentos tan difíciles de coyuntura económica como los que estamos atravesando en España desde el año 2007. También se presentarán, para conocimiento y propuesta de mejora, algunos proyectos normativos en los que estamos trabajando. Estos proyectos pretenden, por un lado, fomentar el reconocimiento social de la labor de la Seguridad Privada mediante la instauración de un Día de la Seguridad Privada, y, por otro, introducir elementos de modernización de la gestión a través de posibilitar la notificación electrónica o la informatización de los libros-registro, así como la actualización de la formación del personal. Por último, en un momento tan importante de cambio legislativo, se quiere ofrecer una información de primera mano sobre las principales directrices del borrador de la nueva Ley de Seguridad Privada en el que tan intensamente está trabajando el Ministerio del Interior.

- En el mes de febrero, usted presentó el Plan Integral de Colaboración entre el Cuerpo Nacional de Policía y la Seguridad Privada, “Red Azul”. ¿Por qué consideran necesario sacar adelante este proyecto? ¿Qué respuesta esperan obtener por parte del sector?

La colaboración entre los servicios públicos y privados de seguridad es uno de los principios rectores del modelo legal de seguridad privada en España. Esto es algo que el Cuerpo Nacional de Policía siempre ha tenido presente y ha valorado muy positivamente en su relación profesional con los distintos actores del sector. A lo largo de los últimos treinta años de trato entre ambos, muchas son las cosas que han ido cambiando. La consecuencia natural de toda esa experiencia acumulada se ha querido volcar en “Red Azul” que, a diferencia de otros planes de colaboración que hemos tenido, pretende adaptarse a las necesidades reales y propias de cada subsector de la Seguridad Privada, aportando un modelo de colaboración integral, sistemático y adaptado a los nuevos tiempos, del que no solo esperamos, sino que ya estamos teniendo, una magnífica respuesta del sector, que ya está participando de forma mayoritaria en sus distintos programas. Las nuevas herramientas tecnológicas ayudan mucho a articular esa colaboración de forma más efectiva.

"La colaboración de la Seguridad Privada con las FCS será uno de los ejes que vertebre la nueva ley de Seguridad Privada"

Entre los planes del Ministerio del Interior para esta legislatura se encuentra la reforma de la Ley de Seguridad Privada (vigente desde 1992). ¿Qué cambios prevé que se introduzcan en la norma, especialmente en lo relacionado con la colaboración del sector con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad?

Desde la Dirección General de la Policía estamos trabajando intensamente para poder hacer realidad el compromiso del Ministerio del Interior de elaborar una nueva Ley de Seguridad Privada. Parece claro, y así lo expresó el propio ministro en su comparecencia parlamentaria, que la colaboración de la Seguridad Privada con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad será uno de los ejes que vertebre el nuevo texto legal. En este sentido, el planteamiento general que presenta el Plan de colaboración “Red Azul”, pudieran servir de orientación al marco de relación que hoy se necesita en la colaboración entre la Seguridad Pública y la Seguridad Privada.   

- El sector aspira a poder asumir algunas funciones que están reservadas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. ¿Cree que la reforma de la Ley incluirá nuevas funciones para la Seguridad Privada que vayan más allá de las marcadas en la norma vigente?

Para la elaboración del nuevo texto legal que regule la Seguridad Privada en España, se van a tener en cuenta las propuestas y sugerencias que realice el propio sector, así como las necesidades y demandas de seguridad que requieran ser satisfechas. En consecuencia, trataremos de alumbrar una Ley completa, adaptada al momento actual, pero con la mirada puesta en el futuro. De lo que se trata no es de cambiar el modelo básico de seguridad privada que tenemos, que es bueno, está consolidado y funciona, sino más bien profundizar en el mismo para obtener de él todo el potencial de beneficio que encierra para la seguridad común. Así como antes mencionaba a la colaboración como uno de los ejes vertebradores del nuevo texto legal, creo que también ha de ser adecuadamente desarrollado el eje de la complementariedad entre la seguridad pública y la seguridad privada. Solo contemplado desde esta perspectiva resultarían entendibles más que posibles nuevas actividades, servicios o funciones, una profundización o mayor amplitud de los actualmente contemplados en la Ley.

Ignacio_cosido

- Otra de las demandas del sector es que se le conceda al vigilante de seguridad la categoría de “agente de la autoridad”, al menos en algunos casos. ¿Cuál es su opinión al respecto? ¿Puede esperarse algún cambio de la Ley de Seguridad Privada que vaya en esa dirección?

Este es un tema controvertido que requiere de mucha seriedad en su planteamiento. Nuestra posición en este asunto parte de un doble convencimiento: es conveniente reforzar jurídicamente la actuación profesional del personal de seguridad privada, no solo de los vigilantes de seguridad, y es necesario hacerlo sin confundir o empeorar la situación de partida. Por eso nuestra propuesta va encaminada a poder dotar de la consideración, no del carácter, de ‘agente de la autoridad’ al personal de seguridad privada, siempre que éste se encuentre ejerciendo en circunstancias que le hagan acreedor de tal consideración. 

- ¿En qué aspectos considera usted que debería mejorar el sector de la Seguridad Privada?

La formación está en la base de todo y siempre es un factor de mejora. Por eso estamos decididos a ofrecer un nuevo marco legal que impulse la formación de los profesionales de la Seguridad Privada. La profesionalización del sector en todos sus diferentes aspectos empresariales (organización, innovación, comercialización, internacionalización, etc.), no solo en el de la prestación del servicio de seguridad, es otro factor de mejora que ha de ser tenido en cuenta.a competitividad en un marco general de cumplimiento normativo, no solo de la legislación de seguridad privada, es otra fuente de mejora que requiere ser abordada por el sector empresarial de la seguridad.En definitiva, si disponemos de unos profesionales bien formados en todas sus áreas de conocimiento, si tenemos unas empresas profesionalizadas en todas sus facetas, y si profesionales y empresas manifiestan un comportamiento ético en la prestación y en el ofrecimiento de sus servicios, estaremos ante un sector puntero que legítimamente podrá aspirar a mayores realizaciones tanto dentro como fuera de España. 

"No se trata de cambiar el modelo básico que tenemos, sino de profundizar en él para obtener todo el potencial de beneficio que encierra"

Recientemente, he tenido ocasión de ser invitado a la inauguración de varios congresos profesionales, como el de Detectives Privados y el de Directores de Seguridad. Ambos colectivos profesionales me han parecido muy seguros de su presente y muy convencidos de su futuro. En ambas ocasiones he tenido la oportunidad de conocer directamente de boca de los propios protagonistas sus inquietudes y propuestas, y he compartido con ellos algunas ideas sobre lo que desde la Dirección General de la Policía se piensa y se está haciendo en materia de adecuación del marco normativo y de colaboración público-privada.

En este sentido, y como mensaje final, me gustaría decir a directores, detectives y al resto del sector de la Seguridad Privada, incluidos los usuarios, que pueden estar seguros de contar con un sincero aliado en el Cuerpo Nacional de Policía, que además de cumplir fielmente con el deber de control que le encomienda la ley, siempre estará al servicio del interés general del ciudadano, como lo ha venido haciendo ejemplarmente a lo largo de su ya bicentenaria vida.   

Volver