sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Àngels Pons Mas , Unidad Central de Seguridad Privada de los Mossos d´Esquadra

Porcentaje de falsas alarmas en Cataluña, en descenso contínuo

La regulación y entrada en vigor, en el año 2010, en Cataluña de la Orden IRP/198/2010, de 29 de marzo, donde se establecen los criterios de actuación para el mantenimiento y la verificación de los sistemas de seguridad y la comunicación a la Policía de la Generalitat, supuso poner en orden y pautar las condiciones en las que una central receptora podía comunicar un aviso a policía. Era poner un freno a un dato consolidado: el 95 por ciento de las alarmas informadas en Cataluña eran falsas.

La Unidad Central de Seguridad Privada (UCSP), integrada dentro de la Área Central de Policía Administrativa de la Policía de la Generalitat-Mossos d’Esquadra, es la encargada, junto con la Sala Central de Mando, de velar por el cumplimiento de esta normativa y para ello lleva a cabo diversas acciones con el objetivo de disminuir las falsas alarmas.

En la actualidad existen 99 empresas centrales receptoras (CRA), situadas en diferentes partes del territorio español. Todas ellas cuentan con un total de 405.354 instalaciones conectadas y que están situadas en Cataluña; un volumen de inmuebles conectados que crece año tras año. Concretamente, en 2018, según actualización del censo de conexiones realizado a principios de año, se ha registrado un crecimiento del 10 por ciento respecto al año 2017. Este es un primer dato importante para poder evaluar si existe una mejora en el volumen de falsas alarmas registradas. Otro dato revelador es la cantidad de comunicaciones informadas: desde 2009 –año previo a la entrada en vigor de la Orden IRP/198/2010– hasta 2017, se registró un descenso del 65 por ciento de las alarmas comunicadas a la Policía de la Generalitat-Mossos d’Esquadra.

La reducción de las falsas alarmas es el principal objetivo perseguido. En 2017 se registró un porcentaje del 85 por ciento, que resulta ser el mejor dato desde la entrada en vigor de la Orden de Alarmas IRP/198/2010. Esta norma ha ido acompañada de la aplicación de una serie de criterios que han complementado su contenido. Aspectos como la exigencia de la llamada previa de verificación al usuario en todos los casos, incluido ante la activación del pulsador de atraco, salvo en supuestos en los que se disponga de imágenes o audios donde quede constancia del ilícito. O como la interlocución constante con la Sala Central de Mando, encargada de recibir y gestionar los avisos, y de llevar a cabo el filtraje de las alarmas comunicadas por las CRA, con el objetivo de comprobar que se ha desarrollado una correcta verificación. Estas y otras operativas contribuyen a una reducción progresiva de los avisos y, por consiguiente, también de las falsas alarmas.

En 2018, el porcentaje de falsas alarmas en Cataluña continúa reduciéndose. Actualmente se registra un 83 por ciento, un dato que cobra mayor importancia por el hecho de que han aumentado un 10 por ciento los sistemas conectados; pero ni el volumen de avisos se ha visto incrementado en ese porcentaje ni las falsas alarmas se han disparado. En este sentido, los datos son positivos, aunque hay que continuar trabajando para ir disminuyendo estos porcentajes.

La UCSP ha apostado por el contacto permanente con las empresas que están gestionando avisos de alarma. El trabajo con esas compañías de seguridad es doble. Por un lado, existe una colaboración constante para dar respuesta a las consultas e incidencias en las comunicaciones y resolución de problemáticas o particularidades de cada receptora. Por otro, fruto de la actividad de análisis y seguimiento de la actividad de las receptoras, se llevan a cabo reuniones y auditorias de las falsas alarmas informadas; algunas, incluso, practicadas en las propias dependencias de las CRA. También se trabaja en la elaboración de informes con propuesta de sanción en supuestos de detección de infracciones.

Para reducir las falsas alarmas es necesario contar con las CRA para que continúen desarrollando su actividad de gestión de las alarmas de acuerdo con los procesos de verificación detallados en la norma y las directrices marcadas. También es relevante poder llegar a conocer cuál es la causa final de las falsas alarmas comunicadas, trabajo que deben desarrollar las CRA junto con las empresas instaladoras y con los usuarios de los sistemas conectados; unos usuarios que adquieren especial notoriedad, dado que en la actualidad, tras la denominada “causa desconocida”, son los principales responsables de las activaciones producidas.

Volver