sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, seguridad en el fútbol
Revista Seguritecnia Edición impresa
ENTREVISTA

Teniente general Pablo Martín Alonso, DAO de la Guardia Civil

“Seguiremos creando espacios de actuación concertada con la Seguridad Privada para mejorar la colaboración”

23/03/2017
El teniente general Pablo Martín Alonso asumió el cargo de Director Adjunto Operativo (DAO) de la Guardia Civil el pasado 22 de diciembre. Durante la toma de posesión, el ministro del Interior destacó de él su “talento” y “experiencia” atesorados a lo largo de más de 40 años de carrera.

- Como nuevo Director Adjunto Operativo de la Guardia Civil, ¿cuáles van a ser sus prioridades para los próximos años?

Durante los próximos años, pienso trabajar en pos de conseguir una visión institucional de la Guardia Civil como cuerpo de seguridad de naturaleza militar, cercano al ciudadano y referente en calidad, versatilidad y disponibilidad.

Para ello, pretendo centrar mi atención en una serie de elementos que considero clave. El primero es el servicio al ciudadano como elemento crucial de nuestra actuación. Otro es la búsqueda de las mayores cotas de calidad y eficacia en el servicio. También trabajaré en la adaptación al cambio y la evolución continua, pero sin olvidar nunca los valores tradicionales de sentido del honor, disciplina, disponibilidad, eficacia, espíritu benemérito y amor al servicio, que siempre han caracterizado a nuestro Cuerpo. Por otro lado, continuaremos trabajando en la coordinación con el resto de cuerpos policiales y otras instituciones. Igualmente trabajaré en la implicación y compromiso de todos los guardias civiles con la labor institucional. Por último, queremos que la ciudadanía participe en una gestión corresponsable de la seguridad basada en la transparencia.

- Parece que España mejora ligeramente su economía. ¿Prevén un aumento de los recursos que destinará el Estado a la Guardia Civil, no sólo en cuanto al número de agentes sino también al de otros aspectos?

A nadie se le escapa, y la propia formulación de la pregunta así lo lleva implícito, que se trata de una decisión política que escapa de mi propio ámbito de responsabilidad. Al mismo tiempo, resulta obvio que ningún gestor público puede negar su deseo de disponer del mayor número posible de recursos humanos, materiales y financieros para prestar el mejor servicio posible a la sociedad.

En todo caso, quiero lanzar un mensaje de moderado optimismo. En primer lugar, porque parece claro que la situación económica ha mejorado con respecto a años anteriores, y buena prueba de ello es que en este ejercicio se ha anunciado una oferta de empleo público que ha vuelto a llevar hasta nuestras academias a un número apreciable de jóvenes ilusionados con llegar a ser los guardias civiles del futuro. Aún estamos lejos de recuperar los efectivos con los que llegamos a contar hace unos años, pero las perspectivas actuales son positivas. 

En segundo lugar, soy optimista porque no todas nuestras aspiraciones se basan en aspectos puramente cuantitativos, ni de personas ni de medios. Tan importante o más para lograr nuestros objetivos que el número de agentes o de vehículos disponibles en cada momento son otros factores como contar con una buena formación y especialización del personal, con un despliegue racional adecuado a las necesidades de seguridad de todos los rincones de España, con unos procedimientos de trabajo depurados y eficientes y con una utilización generalizada de las más modernas tecnologías de los sistemas de información y comunicaciones. Todo ello, junto con una buena coordinación y colaboración entre todos los actores, tanto públicos como privados, con responsabilidades en materia de seguridad.

- Este año la Guardia Civil renueva su Plan Estratégico. ¿Cuáles serán las líneas maestras de dicho documento para los próximos cuatro años?

Efectivamente el nuevo Plan Estratégico de la Guardia Civil, que en principio comprenderá el periodo entre 2017 y 2020, se encuentra ahora mismo en plena elaboración. El pasado 21 de diciembre tuvo lugar la comparecencia del ministro del Interior ante la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, en la que marcó las principales prioridades del Gobierno de España en materia de seguridad para la próxima legislatura.

El nuevo planeamiento estratégico del Cuerpo debe conjugar con acierto estas grandes líneas estratégicas del Ministerio del Interior, con las señaladas en la Estrategia de Seguridad Nacional, así como con el cumplimiento de nuestros compromisos internacionales en el marco de las organizaciones de las que España forma parte –singularmente la Unión Europea– y, por supuesto, con el ejercicio irrenunciable de las competencias que la legislación otorga a la Guardia Civil en materia de seguridad pública.

Sin ánimo de exhaustividad, pues son muchos los ámbitos de actuación y muy diversos, la Guardia Civil seguirá siendo fiel a su compromiso firme con la lucha contra el terrorismo, cuya eficacia, sobradamente acreditada en la derrota policial de la organización terrorista ETA, ahora se extiende al terrorismo internacional de ideología yihadista. En el mismo modo, estamos comprometidos en la lucha contra delincuencia organizada en todas sus formas y contra la inmigración irregular. Atenderemos de forma especial, además, a la protección de los colectivos y espacios más vulnerables, sin descuidar nunca la seguridad ciudadana y la seguridad vial.

Junto con esto, el nuevo Plan Estratégico apostará por nuevas líneas de acción, como la ciberseguridad, la protección de infraestructuras críticas, la seguridad económica y financiera o la acción concertada con el sector de la Seguridad Privada, impulsando los ya conocidos programas Coopera y Plus Ultra. 

- Precisamente usted cuenta con una extensa trayectoria en la lucha contra el terrorismo durante los años más duros de ETA, pero también contra el de carácter yihadista. ¿Cuáles son las claves para hacer frente al terrorismo actual?

Dada la transnacionalidad del terrorismo yihadista y su carácter difuso, esta amenaza es inabordable si no es a través del acceso directo, rápido y de forma automatizada a los repositorios de inteligencia internacionales de los servicios y agencias que lo combaten.Precisamente en ese campo, el de la colaboración policial reforzada a través de mecanismos autónomos de consulta e intercambio de información, es en lo deben basarse las reformas que se emprendan para tratar de mitigar los efectos de este terrorismo.

dao_entrevista
El teniente general Martín Alonso recibió en su despacho a Javier Borredá y a Ana Borredá, presidente y directora general de Seguritecnia, respectivamente.

- Dado que la colaboración policial es imprescindible para combatir este problema, ¿qué avances se están produciendo para mejorar el intercambio de información, no sólo entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado españolas sino también a escala internacional?

Los principales avances se están produciendo en el estudio de nuevas herramientas informáticas de acceso a la inteligencia policial. Se trabaja en el diseño de estas herramientas con una vocación de interoperabilidad e incluso de integración en las plataformas operativas propias de cada servicio de inteligencia, de forma que se alcancen soluciones tipo SSI (Single Search Interface) que permiten al usuario final maximizar el alcance del análisis de cada dato operativo.

- Además del terrorismo, ¿qué otras amenazas preocupan especialmente a la Benemérita por su incidencia o impacto en la sociedad?

Por un lado están las redes de tráfico de armas como amenaza transversal, al posibilitar el acceso a las armas de la delincuencia común, del crimen organizado e incluso de grupos terroristas; y también el contrabando de material de defensa y doble uso.

Por otro, el crimen organizado en sus distintas modalidades (tráfico de drogas, de personas, etc.), pero sobre todo el que puede llegar a corromper o influenciar a las instituciones públicas, o por la magnitud del perjuicio que se pueda causar al erario público.

En el ámbito de la seguridad pública, hay otras amenazas que deben tenerse en consideración, como las bandas juveniles y las tribus urbanas implantadas en nuestro país o los radicalismos ideológicos que se manifiestan con la comisión de delitos motivados por la condición sexual, creencias religiosas, pertenencia a una determinada etnia o incluso por ideología política; habló de los conocidos como “delitos de odio”.

Por último, no podemos olvidar el fenómeno de la inmigración irregular y el gravísimo problema de la trata de seres humanos que lleva asociado. Esto último ha provocado la proliferación de redes que operan tanto en nuestro país como en los de origen o en el tránsito de los inmigrantes.

- La ciberseguridad es un ámbito al que España está destinando cada vez más recursos. ¿Qué avances se producirán por parte de la Guardia Civil en este campo en los próximos años?

La Estrategia de Ciberseguridad Nacional, de 2013, establece la obligación de potenciar las capacidades de investigación y persecución del ciberterrorismo y de la ciberdelincuencia. Lo hace ampliando los medios y procedimientos específicos de las unidades especializadas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y desarrollando los protocolos de colaboración y coordinación necesarios con el resto de agentes responsables en el ámbito de la ciberseguridad. Eso, además de la dotación de medios técnicos y humanos que permitan que los órganos competentes refuercen la provisión de servicios de prevención, detección, respuesta, concienciación y formación.

Por tanto, se continuarán potenciando las capacidades de investigación tecnológicas y la participación en los foros internacionales, para compartir experiencias en materia de investigación, formación y uso de las nuevas tecnologías con fines terroristas y criminales, y así mejorar la cooperación y colaboración internacional.

También debe continuar la labor de concienciación en materia de ciberseguridad, tanto en la Guardia Civil como en otros organismos nacionales e internacionales, así como en el ámbito empresarial.

- ¿Qué opinión le merece el papel que desempeña en la actualidad la Seguridad Privada y su aporte a la seguridad de España en términos generales?

La Seguridad Privada desempeña el papel que la legislación vigente le atribuye como parte fundamental del Sistema Nacional de Seguridad Pública español. En este sentido, me gustaría resaltar el hecho de que la Seguridad Privada haya adquirido y consolidado el protagonismo que tiene hoy en día en cuanto al ejercicio de funciones para la protección de bienes, personas e información; bien con la finalidad de satisfacer los intereses legítimos de los usuarios que contratan sus servicios, bien para contribuir directamente a la seguridad pública –como sucede en los aeropuertos o en la protección de centros penitenciarios– y, en todo caso, siempre complementando y apoyando a la Seguridad Pública.

Eso no es fruto de la casualidad. Antes bien, en gran medida, es el resultado del buen hacer de muchos de los actores en este sector que han merecido la confianza y el respaldo de las autoridades y de los cuerpos policiales, a los que compete proteger el libre ejercicio de los derechos y de las libertades públicas, velar por el mantenimiento del orden público y garantizar la seguridad ciudadana.

En una sociedad cada vez más abierta, plural, compleja e interconectada, ¿qué duda cabe de que la Seguridad Pública no puede abarcar todos los ámbitos y de que el siempre limitado en número personal de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad se convierte en un recurso crítico?

La mejor respuesta a esa pregunta debe basarse en compartir esas funciones y en integrar los recursos y las capacidades privadas con las públicas, buscando alcanzar un nivel de seguridad óptimo, tanto desde un punto de vista objetivo como subjetivo.

Ese es el modelo y creemos firmemente en sus bondades, aunque exige un importante esfuerzo de control y de coordinación entre todos los actores llamados a tomar parte en el sistema.

Para acceder a la entrevista completa pincha este enlace.

Volver