sector de la seguridad privada, empresas de seguridad, empresas de servicios, revista Seguritecnia, ciberseguridad
Revista Seguritecnia Edición impresa
REPORTAJE CISEVI: Los "ojos" de la Policía Municipal de Madrid al servicio del ciudadano

'Seguritecnia' visita el centro integrado de señales de vídeo (CISEVI)

05/04/2019 - Juanjo S. Arenas
Los agentes del Centro Integrado de Señales de Vídeo (CISEVI) de la Policía Municipal de Madrid pueden visualizar más de 2.700 cámaras de videovigilancia, aunque principalmente se centran en las 219 cuya actividad principal es la seguridad.

La capital española es una de las ciudades más seguras del mundo gracias, en parte, al funcionamiento de esta unidad, ya que sus imágenes han ayudado a evitar o resolver diversos delitos, como casos de violaciones, hurtos y agresiones. Y todo ello, con la colaboración con otras fuerzas de seguridad como uno de los ejes más importantes de su funcionamiento. En definitiva, su labor es ser los ‘ojos’ de la policía madrileña.

Violaciones, atracos o intentos de asesinato son algunos de los múltiples ejemplos de delitos que el Centro Integrado de Señales de Vídeo (CISEVI) de la Policía Municipal de Madrid ha contribuido a resolver durante sus recién cumplidos nueve años de historia. Pero esto no queda ahí. Los 27 agentes que forman parte de esta unidad de videovigilancia ayudan a sus compañeros patrullas a detener a ladrones, a gestionar casos de embriaguez, a estudiar el recorrido que estuviera realizando un presunto delincuente, etc. Y es que, tal y como afirman los propios agentes del CISEVI, ellos son “los ojos antes de que llegue el patrulla”.

La historia de la videovigilancia policial en la capital española no comenzó, sin embargo, con el nacimiento del CISEVI en enero de 2010. Las 219 cámaras que gestiona actualmente esta unidad y las más de 2.700 que puede visualizar en la actualidad no han sido instaladas de forma reciente. Nos tenemos que remontar hasta los años sesenta, periodo en el que el Ayuntamiento de Madrid decidió ubicar cámaras para vigilar el tráfico en la ciudad y atender los accidentes. Pese a que no existía una unidad específica creada para ello, ya en aquellos momentos la Policía Municipal contaba con presencia en una sala desde la cual se realizaba este control, y que sigue funcionando a pleno rendimiento a día de hoy.

Pero el trabajo de estas cámaras no estaba relacionado con la seguridad. Las primeras en desempeñar esa función –un total de 36– fueron instaladas en 2006 en la Plaza Mayor (26) y en el Museo de Escultura al Aire Libre (10). Poco a poco se amplió el radio de acción hacia las calles Montera y Ballesta, el barrio de Lavapiés y la zona de Azca; y entre tanto se puso en marcha de manera oficial el CISEVI.

Aunque esto no se va a quedar ahí. Según Juan García Sánchez, jefe de la Unidad de Comunicaciones y Videovigilancia de la Policía Municipal de Madrid, está previsto incorporar más de cien cámaras nuevas en Puente de Vallecas y Tetuán. “A pesar de que todavía no se sabe el número exacto ni su ubicación definitiva, los permisos para su puesta en marcha ya están pedidos a la Delegación de Gobierno, y creo que ya están concedidos”, asegura el intendente.

Radio de actividad

Aunque la actividad del CISEVI no se centra solamente en las 219 cámaras. La Policía Municipal también gestiona 389 cámaras de videovigilancia en sus dependencias, 40 cámaras móviles en vehículos radio-patrulla y otras dos cámaras móviles en un centro de mando móvil, un camión de operaciones destinado para situaciones especiales.

El resto, hasta llegar al total de 2.751 que pueden visualizar, son cedidas por el Gobierno o por el propio Ayuntamiento de Madrid. En concreto, son cámaras de vigilancia del tráfico pertenecientes al consistorio madrileño (269), de los túneles de la M-30 (975), de la Dirección General de Tráfico (350) y de otros túneles (507).

“Si sabemos que hay una incidencia importante y que hay una cámara en el lugar de los hechos pinchamos inmediatamente en ella y procedemos a su visualización. Sin embargo, si no hay un incidente, en el CISEVI solamente nos centramos en algunas de las cámaras de seguridad, de las 219, las cuales están específicamente destinadas para la vigilancia de seguridad”, comenta Juan García. “En cuanto al resto de cámaras, tenemos acceso y podemos hacer uso de ellas en situaciones concretas, pero siempre en tiempo real, ya que las que graban solamente son las que se encuentran en los edificios policiales y las que tenemos en vía publica por razones de seguridad”, explica.

Adicionalmente, está prevista la puesta en marcha de un protocolo gracias al cual desde el CISEVI se gestionarán las incidencias de los autobuses de la EMT (Empresa Municipal de Transportes de Madrid), en cuyo interior se encuentran más de 2.000 cámaras. La idea de este proyecto, que aún está pendiente de firmar por parte de las autoridades políticas y de los responsables de la EMT, es que cuando alguno de sus vehículos tuviera un problema de seguridad saltara una alarma en el Centro. De esta forma, sus agentes visualizarían la cámara correspondiente y avisarían a las fuerzas de seguridad. “Con este protocolo no realizaríamos una vigilancia preventiva, sino que la idea es actuar cuando la EMT nos requiera”, aclara García.

Pinche aquí para acceder al contenido completo

Volver