Seguritecnia 401 - page 81

SEGURITECNIA
Octubre 2013
81
Centrales Receptoras de Alarmas
La seguridad por sí misma no es un
producto o un servicio de compra
emocional; la gran mayoría de los clien-
tes, y fundamentalmente sus departa-
mentos financieros o de compras, lo
consideran un gasto y no una inversión.
Hasta ahora se catalogaba a los clien-
tes como consumidores de servicios
relacionados con la vigilancia (gran-
des empresas u organismos públicos)
o como compradores de sistemas
electrónicos de seguridad (par-
ticulares y pequeños negocios).
Esta situación está cambiando y
evoluciona hacia la integración
de ambos, hombres y sistemas,
para dar servicio a toda tipología
de clientes con una aportación de
valor que incluso iría más allá de
la seguridad per se.
Si a ello le añadimos que
en el momento actual muchos
clientes están reduciendo esta
partida de gasto empujados por
las circunstancias económicas por las
que atravesamos, nos obliga más aún
a las empresas de seguridad a ofertar
soluciones nuevas e imaginativas.
Por todas estas razones, cada vez
más proyectos combinan servicios de
vigilancia con sistemas de seguridad,
permitiendo reducir los cos tes
del cliente, pero sin perjudicar los
márgenes de las empresas o incluso la
pérdida del contrato.
Pero siendo aún más ambiciosos,
algunas soluciones ya van dirigidas a
ayudar a conseguir el objetivo principal
del core business del cliente. Reducir
la pérdida desconocida o la utilización
de los sistemas de videovigilancia
en ayudar a conocer la marcha de su
negocio son algunos de los conceptos
que Grupo Segur viene desarrollando e
implantando en sus servicios.
Otro ejemplo de integración es
el servicio de respuesta a las alarmas,
hasta ahora poco desarrollado por su
dificultad y los costes que conlleva una
ágil prestación en un tiempo mínimo.
Pero con el tiempo irá ocupando
el lugar que le corresponde en la
lógica evolución que los servicios
de seguridad privada tendrán en la
verificación de saltos de alarma de
cualquier índole.
Todo ello requiere, además de recurrir
a los últimos avances en tecnología,
invertir en la formación del personal
(vigilantes, operadores, etc.) para
poder atender una mayor demanda
de profesionales especializados y
cualificados que sepan manejar estos
sistemas.
Como no puede ser de otra manera,
las CRA seguirán realizando su principal
labor de recepción, gestión y tramitación
de alarmas; eso sí, apoyados en más y
mejores herramientas como la imagen
y las comunicaciones IP. Pero para no
sucumbir deberán ser capaces de
aportar valor a la que es y seguirá siendo
su principal actividad.
La conexión de sistemas de protección
contra incendios, alarmas de tipo
técnico, asistencial y de control, ahora
actividades secundarias, adquirirán cada
vez mayor protagonismo en los servicios
que las CRA prestarán a sus clientes.
Lógicamente es preciso que todo ello
vaya acompañado del desarrollo de
herramientas informáticas de gestión
que permitan una automatización de
procesos para que los operadores de
la central receptora puedan priorizar
sus ac tuaciones en aquello que
requiera realmente su intervención
directa, fundamentalmente las alarmas
antiintrusión, atraco o incendio.
Internet
Capítulo especialmente importante es el
desarrollo de aplicaciones en el entorno
de Internet.
El mundo IP es ya una realidad en
nuestro sector. En los últimos años he-
mos visto cómo se han incrementado
exponencialmente las posibilidades
que las nuevas comunicaciones ofrecen
para poder utilizar los últimos y más
avanzados sistemas de transmisión de
imágenes. Hoy en día la seguridad ya
no se entiende sin ellos.
La ‘nube’ está tomando cada vez
más protagonismo en nues-
tras vidas y en nuestra activi-
dad profesional. Pero debe-
mos saber controlarla y domi-
narla para no estar a merced
de potenciales peligros.
En efecto, en el Proyecto
de Ley de Seguridad Privada
se menciona como actividad
no específica, pero compati-
ble, todo lo referente a la se-
guridad en la información y
las comunicaciones.
Con toda certeza, su desa-
rrollo traerá consigo una nueva revo-
lución en los servicios que podremos
prestar a nuestros clientes y también
creará nuevos puestos de trabajo.
En conclusión, debemos avanzar en
la integración de servicios y explorar
otros nuevos que, no siendo específica-
mente de seguridad pero estando ba-
sados primordialmente en ella, puedan
aportar valor a nuestros clientes.
Debemos romper el axioma seguri-
dad igual a gasto.
La especialización y la profesionali-
zación son primordiales. Estemos pre-
parados y alerta para saber aprovechar
las oportunidades cuando se nos pre-
senten.
En Grupo Segur hemos comprendido
desde hace tiempo que debíamos evo-
lucionar en esta dirección y por eso es-
tamos trabajando codo con codo con
nuestros clientes, ofreciéndoles las ven-
tajas que un servicio integral, de cali-
dad, profesional y de alta tecnología
puede aportarles, no sólo para su segu-
ridad sino para la buena marcha de su
negocio.
Como reza la conocida frase: “si que-
remos que todo siga como está, es ne-
cesario que todo cambie”.
S
1...,71,72,73,74,75,76,77,78,79,80 82,83,84,85,86,87,88,89,90,91,...132
Powered by FlippingBook