Así aprovecha el crimen organizado la crisis del Covid-19

criminal cuenta dinero
Europol

Mientras el mundo entero está adoptando medidas para hacer frente a la crisis sanitaria del Covid-19, el crimen organizado está aprovechando rápidamente la situación. Según un informe de Europol, los delincuentes no solo están modificando sus modus operandi para llevar a cabo sus delitos en Europa, sino que incluso están aumentando su actividad. Sus acciones van desde los ciberdelitos hasta la falsificación, pero incluso los terroristas continúan su actividad.

Existen varios factores que contribuyen a esos cambios en la manera de actuar del crimen organizado en Europa para aprovechar la pandemia del Covid-19. Para Europol, esto se debe principalmente al aumento de la demanda de determinados productos (como las mascarillas), el descenso de la movilidad de las personas, el confinamiento en casas, el aumento del teletrabajo, el aumento de la ansiedad y el miedo o la disminución de determinados productos ilícitos en la Unión Europea.

Cibercrimen

El número de ataques cibernéticos contra organizaciones e individuos es significativo y se espera que aumente. Los delincuentes han utilizado la crisis Covid-19 para llevar a cabo ataques de ingeniería social relacionados con la pandemia para distribuir malware.

También es probable que los ciberdelincuentes busquen explotar un número creciente de vectores de ataque a medida que aumente el teletrabajo con conexiones a los sistemas de información y counicaciones de las empresas.

Fraude

Los estafadores “han sido muy rápidos en adaptar esquemas de fraude bien conocidos para capitalizar las ansiedades y los temores de las víctimas durante la crisis”, afirma el informe de Europol. Esto incluye diferentes tipos de fraude telefónico y estafas relacionadas con los suministros y la descontaminación del coronavirus. El organismo policial europeo espera que surjan nuevos modos de fraude o que se adapten otros en las próximas semanas.

Un ejemplo de estas actividades es la transferencia de 6,6 millones de euros por parte de una compañía a otra ubicada en Singapur para comprar geles de alcohol y mascarillas. Productos que nunca fueron enviados.

Los delincuentes no solo están modificando sus modus operandi para llevar a cabo sus delitos, sino que incluso están aumentando su actividad

Falsificación y contrabando

La venta de productos sanitarios y equipos de protección personal falsificados “se ha multiplicado desde el estallido de la crisis”. Existe el riesgo de que los falsificadores utilicen la escasez en el suministro de algunos bienes para proporcionar cada vez más alternativas falsas, tanto online como físicamente.

Delitos contra la propiedad

El crimen organizado ha adaptado su modus operandi para llevar a cabo robos aprovechando la crisis del coronavirus Covid-19. Entre otras prácticas, se han conocido ya casos de suplantación de representantes de las autoridades públicas para cometer estafas. “Se espera que los locales comerciales y las instalaciones médicas sean cada vez más objetivo de los robos organizados”, alerta el informe de Europol.

 

Accede al informe de Europol aquí.