La Guardia Civil habilita un canal para denunciar ciberdelitos relacionados con el coronavirus

Teclado con phishing
Guardia Civil

El Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil ha habilitado un canal para recibir información de los ciudadanos relacionada con los ciberdelitos que utilizan el coronavirus Covid-19 como gancho. A través del correo electrónico ciberestafas@guardiacivil.org, cualquier ciudadano puede poner en conocimiento de la Benemérita posibles delitos a través de la Red como fraudes, ataques maliciosos o desinformación.

Desde que comenzó la alerta sanitaria por coronavirus en España, los ciberataques se han intensificado. Especialmente las campañas de phishing, que tienen por objetivo conseguir datos personales y credenciales del usuario.

Algunos ejemplos de ciberdelitos relacionados con el coronavirus son el ataque de phishing en el que ofrecen subscripciones gratuitas durante cinco años a plataformas de música digital o los intentos de estafa a farmacias en los que se les ofrece grandes cantidades de mascarillas y productos similares. En todos estos casos, el objetivo de los delincuentes es obtener datos personales o del negocio con fines maliciosos.

Ante esta situación, la Guardia Civil recomienda:

  • Prestar especial atención al remitente de los e-mails recibidos.
  • Evitar abrir los documentos y archivos adjuntos sobre el Covid-19 en los correos electrónicos que se reciban.
  • Recelar de solicitudes de datos de salud por Internet ajenas a las administraciones sanitarias.
  • No descargar e instalar aplicaciones no oficiales que tengan que ver con el Covid-19.
  • Ante la menor sospecha de haber sido objeto de una estafa de este tipo, comunicar a las entidades bancarias esta circunstancia.

Desinformación y bulos

Además de las estafas y fraude, también han aumentado los bulos y noticias falsas relacionadas con el coronavirus. Ante ello, la Guardia Civil hace las siguientes recomendaciones:

  • No difundir información que no provenga de medios y fuentes oficiales.
  • No contribuir a la difusión de contenido no contrastado.
  • No compartir mensajes que puedan generar alarma en la población.
  • No olvidar que la creación y difusión de fake news puede tener consecuencias penales.