Juan Manuel Zarco Director de Seguridad y Gestión del EfectivoBankia

“Seguimos en la brecha desde nuestros puestos de trabajo domiciliario, con la misma pasión que hace mes y medio”

Juan Manuel Zarco, Bankia.

La banca es uno de los sectores esenciales durante esta crisis del COVID-19. Es por ello que desde ‘Seguritecnia’ hemos querido preguntar a Juan Manuel Zarco, director de Seguridad de Bankia, sobre cómo afecta la pandemia a su organización desde el punto de vista de la seguridad. Entre otras cosas, explica, ejecutan planes de protección dirigidos especialmente hacia sus sucursales.

¿Cómo se ve desde el prisma de un profesional de la seguridad una situación inesperada como esta?

Inicialmente con gran preocupación, en especial cuando estábamos viendo lo que ocurría en Italia y sus terribles cifras de miles de contagiados y fallecidos. El segundo pensamiento estuvo dirigido al cumplimiento de nuestra misión más sagrada, la que guía nuestra profesión: ¿Qué puedo hacer para ayudar a proteger a mi familia, compañeros y ciudadanos? ¿En qué puedo ayudar para conseguir este objetivo?

La respuesta me llegó desde mi propia entidad, que constituyó diversos comités para trazar planes que mitigasen los riesgos personales y tecnológicos que a todas luces se nos venían encima. Desde estos comités se trazaron numerosos planes que se pusieron en ejecución en función de las prioridades, lo que facilitó especialmente el posterior confinamiento en condiciones de seguridad, y un número muy reducido de contagiados en nuestra organización. Y así seguimos, intentándolo desde nuestras casas, con un ordenador, unas aplicaciones y mucha fuerza.

“Ni la llamada gripe española impactó con la fuerza devastadora con la que nos azota esta pandemia del COVID-19”

¿Cómo están afrontando la situación en su organización, en lo que atañe a la seguridad, para aportar su trabajo a la lucha contra el COVID-19?

Con esperanza, con reconocimiento hacia mis compañeros y los ciudadanos por su coraje y serenidad ante la tragedia más grave que ha azotado España. Ni 1902 ni la llamada gripe española impactaron en el mundo con la fuerza devastadora con la que nos azota esta pandemia, especialmente a las personas mayores en sus últimos años de descanso laboral y personal.

Desde nuestros respectivos puestos de trabajo domiciliario, seguimos en la brecha con la misma pasión que hace mes y medio, ejecutando planes de protección dirigidos especialmente hacia las sucursales, dotándolas de los medios sanitarios necesarios y su protección, con la ayuda impagable de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las policías autonómicas y locales, así como las Fuerzas Armadas.