Un plan que replantea el modelo de colaboración entre la seguridad pública y la privada

La Policía Nacional presenta Red Azul, su plan de colaboración con la seguridad privada

Sumar la Seguridad privada más la pública ofrece como resultado el bien general. Con esta mentalidad, el Cuerpo Nacional de Policía acaba de poner en marcha su Plan Integral de Colaboración, Red Azul, que reformula el modelo de relación entre la institución y el sector privado con el objetivo de aprovechar mejor todos los recursos disponibles para proteger a la sociedad.

Red Azul CNP.

Red Azul CNP.

Enrique González

“Colaborar siempre suma, y no hacerlo, siempre resta”. Con ese convencimiento, el Cuerpo Nacional de Policía (CNP) ha puesto en marcha su esperado Plan Integral de Colaboración con la Seguridad Privada, Red Azul. Se trata de una iniciativa con la que la institución policial replantea el modelo de relación que mantiene con las empresas y profesionales del sector. El auge de estos servicios en nuestro país y su creciente importancia para del sistema público de seguridad han motivado la redacción de este texto, que formaliza el cambio de mentalidad que se viene manifestando en los últimos años por parte de la Seguridad Pública. Lo que plantea el proyecto es pasar de una colaboración ceñida estrictamente a las exigencias normativas, a otra asentada en la complementariedad y la corresponsabilidad.

Como lo calificó el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, el plan es “una verdadera alianza de seguridades”. Para el responsable del CNP, “la colaboración es cada vez más necesaria”; por ello es tan importante la puesta en marcha de proyectos como Red Azul, que imprimen “un nuevo impulso a la colaboración y crean nuevas herramientas para ello”, defendió Cosidó en la presentación de este plan el 27 de febrero, en Madrid, ante representantes de los ámbitos público y privado de la seguridad.

El director general de la Policía aprovechó su discurso en el auditorio del complejo policial de Canillas para hacer referencia a la anunciada reforma de la Ley de Seguridad Privada que emprenderá el Ministerio del Interior a lo largo de la legislatura. Aseguró al respecto que la Administración ya está trabajando “para adaptarla a las necesidades y las circunstancias de la España actual” y aseguró que existe un compromiso de “escuchar a todos los implicados” para llevar a cabo la modificación.

Entre las circunstancias actuales del país se encuentra en este momento la delicada situación de su economía. Red Azul contribuirá a que se cumpla otro de los objetivos que se ha marcado Interior para esta legislatura, que pasa por la mejora de la eficiencia de los recursos. Según expresó Cosidó, en la coyuntura actual, el Ministerio se ve obligado a mejorar los recursos a través de mecanismos que incrementen el intercambio de información, y este Plan será uno de ellos.

Mediante la implementación de Red Azul, el CNP espera conseguir un mejor aprovechamiento de las capacidades que posee la Seguridad Privada. La Policía considera dicho sector “un recurso externo de primer orden para el sistema público de seguridad nacional”, tal y como manifestó el comisario jefe de la Unidad Central de Seguridad Privada (UCSP), Esteban Gándara, en la presentación. Por lo que, gracias a este proyecto, “el CNP multiplicará el número de efectivos que trabajan para garantizar la seguridad ciudadana”, a la vez que potenciara la labor de inteligencia.

Gándara aclaró que, aunque el Plan reformula el patrón de colaboración que habían seguido hasta la fecha el Cuerpo policial y la Seguridad Privada, eso no significa que varíen las exigencias legales a las que está sujeto el sector. Simplemente, “cambian las formas de entenderlas y aplicarlas por parte del CNP”, matizó.

Bajo el lema “Sumando seguridades”, Red Azul define en un documento las directrices y procedimientos de actuación para que el intercambio de información fluya en ambos sentidos en aras a mejorar la seguridad común. Pero además de eso, la intención es que el volumen de intercambio que hasta ahora se venía produciendo aumente todavía más. “La idea estratégica es que allá donde esté la Seguridad Privada, esté la Seguridad Pública”, sostuvo Gándara. Red Azul se enmarca en el conjunto de planes de actuación funcional del CNP, que responden a la exigencia que se ha marcado la propia institución en su Plan Estratégico de Seguridad Privada de “impulso y potenciación de la colaboración”. Dicho plan es una de las referencias que se han tomado para elaborar el nuevo proyecto de colaboración del Cuerpo, junto con otras como el propio modelo legal español, la orientación europea en seguridad o la política nacional en la materia.

Red Azul. CNP.
Red Azul. CNP.

El valor de la información

Una de las finalidades con las que se ha diseñado Red Azul responde al deseo de “poner en valor la Seguridad Privada española, integrando sus servicios y capacidades en la Seguridad Pública”. A través del Plan se pretende que la seguridad general se vea beneficiada al máximo gracias al trabajo conjunto, basado en una colaboración “leal y fructífera” que sea “operativa, real y efectiva”.Entre las aspiraciones de este proyecto también está la de consolidar al CNP como el “principal referente, nacional e internacional, de la colaboración con el sector de la Seguridad Privada en España” en los ámbitos de control, apoyo e intercambio de información operativa. Red Azul se abre, no obstante, a la posibilidad de que otras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad recurran a él como “un posible marco general de actuación”.

Los objetivos que persigue el Plan Integral de Colaboración se concretan en cinco puntos: institucionalizar las relaciones de colaboración entre el CNP y la Seguridad Privada; intensificar los contactos a todos los niveles; incrementar el volumen de información bidireccional; mejorar la respuesta operativa en las actuaciones de auxilio y colaboración ejecutiva; y conseguir una mayor eficacia y eficiencia de los recursos que poseen ambas partes.

Para conseguir dichas metas, esta iniciativa establece varias líneas de actuación que seguirá el CNP. Por un lado, existirá un apoyo y relación permanente con la seguridad privada, especialmente con las empresas, departamentos y despachos que se dediquen a esta actividad. Igualmente, se pondrá una atención especial en los sectores estratégicos enmarcados en el entorno financiero, telecomunicaciones, energía, infraestructuras críticas y compañías de implantación nacional. En tercer lugar, la institución policial se compromete a fomentar la complementariedad operativa de los medios de la Seguridad Privada, “especialmente en los ámbitos preventivo, investigativo y de información”.

La ejecución de Red Azul exige, por otro lado, el cumplimiento de una serie de condiciones a la hora de producirse el intercambio de información. Además de respetar los preceptos del ordenamiento jurídico, la colaboración debe estar fundamentada “exclusivamente” en una necesidad de seguridad y no en otros intereses. El Plan también obliga a que se garantice la reserva y confidencialidad de la información cuando sea necesario. “Estamos tratando de generar un marco de seguridades jurídicas y físicas, no estamos lanzando un proyecto para la colaboración en el que se nos de mucha colaboración sin más; queremos generar seguridad para ambas partes”, aclara el comisario Gándara.

En línea con las palabras del jefe de la UCSP, el nuevo Plan promueve una información que tenga valor, que sea relevante para el objetivo común de proteger a la sociedad. Las solicitudes que lleguen a las oficinas del CNP, además de ser acordes con la actividad que se esté desarrollando y estar justificadas, han de representar “una potencialidad o interés para la Seguridad Pública; o al menos suponer un aporte de información útil, susceptible de ser integrada en el sistema de inteligencia corporativa”. El texto del proyecto añade además que la respuesta se limitará a “participar o ejecutar aquello que resulte verdaderamente relevante y adecuado al requerimiento efectuado”.

Un compromiso mutuo

Red Azul reclama un compromiso por ambas partes. Al adherirse a este Plan, las empresas y profesionales tendrán que facilitar al CNP la información de “cuantos hechos delictivos o susceptibles de afectar a la seguridad ciudadana” posean, así como hacer un buen uso de la que reciban, utilizándola exclusivamente para los fines con los que se pidió. Por otro lado, deberán ajustarse a los procedimientos y canales que pone a su disposición este proyecto a la hora de desarrollar acciones de colaboración. Finalmente, la Seguridad Privada tendrá también que facilitar la información y el apoyo necesarios para llevar a cabo funciones preventivas y de investigación.

Por su parte, el CNP se compromete a facilitar la información y el apoyo que requiera la Seguridad Privada desempeñar las tareas que se le encomienden. Asimismo, el Cuerpo integrará en su Inteligencia todos aquellos datos que reciba por parte de las empresas y profesionales adheridos al proyecto, para que los utilicen sus diferentes Unidades o, incluso, otros Cuerpos de Seguridad. Según el Plan, la Policía también se compromete a considerar “la participación activa” del sector privado en su planificación operativa y a tener en cuenta las propuestas de mejora que procedan del sector privado. Por último, la institución asegura que efectuará el correspondiente reconocimiento profesional en las ocasiones que el CNP cuente con información o material de la Seguridad Privada.

Tanto el CNP como las empresas de Seguridad Privada deberán mantener “una voluntad y actitud proactiva, abierta y favorable a la colaboración”, señala el texto. Este es uno de los compromisos que asumirán ambas partes para la implementación del proyecto, al que se unen otros como acusar de recibo y dar respuesta a las solicitudes que se tramiten o disponer de la información con la única finalidad de aportar seguridad.

El tipo de información que podrá recibir o suministrar el CNP a través de Red Azul es el relacionado con incidencias, alertas, acontecimientos especiales, ejecución de planes, identificación de personas que hayan sido detenidas o estén en búsqueda, objetos o vehículos sustraídos o sospechosos, modalidades delictivas, evolución de la criminalidad, informes de situación, boletines informativos, comprobación de datos y antecedentes, entre otros.

Recompensa al compromiso

Con el Plan Integral de Colaboración de la Policía, el compromiso tendrá su recompensa. Para el comisario Gándara, “no se puede tratar igual a quienes se comportan de maneras diferentes”; por ello, cuanto mayor sea la contribución de una empresa o profesional a este proyecto, mayor será la respuesta que se recibirá a cambio. “Si alguien se limita exclusivamente a cumplir los requerimientos de colaboración que le hacemos, simplemente está cumpliendo el deber que tiene”, advierte el jefe de la UCSP.

Esta idea se refleja en el Plan con el establecimiento de varios grados de relación, que fijan unos criterios de reciprocidad en base a la voluntad de colaboración demostrada. “El aporte y tipo de información que se suministrará al sector de la Seguridad Privada por parte del CNP estará en función del compromiso de seguridad alcanzado por el colaborador”, recoge el Plan. Así, por ejemplo, si una compañía se limita únicamente a colaborar porque la Ley se lo exige, no obtendrá ninguna respuesta por parte del CNP. Sin embargo, una que participe de manera activa y constante en este proyecto podría llegar a recibir informaciones complementarias y apoyo policial.

El contacto institucional entre el sector y el CNP se producirá a dos niveles: por un lado, el directivo, representado por la UCSP, que está destinado al conocimiento de las cuestiones que afectan a empresas de ámbito estatal; y por otro el provincial, representado por la Unidad de Seguridad Privada territorial correspondiente, que estará encargada de los asuntos que afecten a las entidades que entran dentro de su circunscripción.

Para canalizar las relaciones de colaboración que se generen en el marco de Red Azul, la Policía Nacional ha designado a los Grupos Segurpri –tanto el central como los provinciales–. Estos órganos se encargarán de recibir las solicitudes de información que se produzcan en uno y otro sentido, para después derivarlas al destinatario adecuado, que a su vez las evaluará y emitirá una respuesta. Dichas peticiones se realizarán mediante formularios, “sin perjuicio del contacto directo que pueda establecerse con la Unidad Policial concernida”, aclara el Plan.

Vías de comunicación

La puesta en marcha de Red Azul constituye también un importante despliegue de recursos humanos y tecnológicos por parte de la Administración para facilitar las comunicaciones que albergará el Plan. Además de destinar a los agentes necesarios, el CNP pone a disposición de los adheridos al proyecto toda clase de medios telemáticos y electrónicos para ampliar el rango de posibilidades.

A escala nacional, la estructura creada para garantizar el funcionamiento de Red Azul estará compuesta por tres servicios operativos. Uno de ellos es la Sala de Coordinación Operativa de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana, que estará en funcionamiento de manera permanente las 24 horas del día para las interlocuciones operativas de urgencia procedentes de la Seguridad Privada. Otro es la Sección de Colaboración de la Unidad Central de Seguridad Privada, que representa el “núcleo central” de la interlocución operativa.

Por último está la Sección de Coordinación de la Unidad Central de Seguridad Privada, que se encargará de la comunicación profesional para asuntos técnicos o de gestión con carácter general.Por otro lado, los recursos provinciales estarán centralizados en la Sala Policial del 091 y los Grupos Segurpri de las diferentes brigadas provinciales de Seguridad Ciudadana. La primera estará dispuesta para atender urgencias operativas las 24 horas, mientras que los segundos se harán cargo de canalizar la colaboración y del asesoramiento en asuntos de gestión a través de sus respectivos teléfonos, fax y correos electrónicos.

Además de estos medios, la Red Azul de Seguridad R@S está constituía por la web institucional del CNP –en la que se reservará un espació de acceso abierto para la consulta de informes, estudios, comunicaciones o informaciones de interés para el sector–, la aplicación Segurpri de acceso restringido y medios telemáticos como teléfono, SMS o e-mail. El CNP también participará en las redes sociales a través de las plataformas profesionales divulgativas que se puedan crear en ellas.

Programas de colaboración

Una de las claves de Red Azul se encuentra en sus programas de trabajo. Cada uno de los nueve que contiene este proyecto está dirigido a unos destinatarios concretos y tienen una finalidad específica, así como unos procedimientos de actuación diferenciados. Suponen un “cambio sustancial” en comparación con los procedimientos que seguía hasta el momento el CNP para relacionarse con la Seguridad Privada. “Nos dimos cuenta de que había canales que tratábamos de utilizar para todo, pero solo funcionaban para unas cosas”, explica Gándara al recordar el proceso de elaboración del Plan.

Los nueve programas que forman parte de Red Azul son de carácter voluntario y no requieren la firma de ningún tipo de documento. La colaboración y el compromiso se mantienen en cada uno de ellos “mientras se continúe participando activamente”, recoge el texto. Son gratuitos y, dada su configuración, buscan producir el mínimo impacto y riesgo en las organizaciones. Las Unidades de Seguridad Privada serán las encargadas de gestionarlos.

De los nueve programas, tres de ellos están enfocados a la gestión:

  • Programa Contacta: consiste en la programación de visitas por parte de funcionarios del CNP a las empresas, departamentos y despachos, con el objetivo de fomentar la colaboración, evaluar el potencial de información y detectar necesidades operativas o problemas.
  • Programa Coordina: abierto a las asociaciones empresariales y profesionales, así como a las agrupaciones sindicales, para plantear y resolver cuestiones técnicas u operativas de interés general. Se organizarán grupos de trabajo por áreas o sectores, que estudiarán problemáticas concretas para buscar soluciones conjuntas.
  • Programa Conforma: destinado a responder a las necesidades formativas e informativas del personal de seguridad privada. Para llevarlo a cabo, se programarán acciones de formación por parte del CNP, empresas y asociaciones del sector.Además de estos tres programas de gestión horizontal, Red Azul contiene otros seis de carácter operativo, que se dirigen a unos destinatarios concretos y funcionan con una metodología de trabajo específica.
  • Programa Controla: abierto a las asociaciones empresariales y a los sindicatos. Su objetivo fundamental es luchar contra el intrusismo en el sector.
  • Programa Consulta: a través de él se ofrece una respuesta inmediata a las necesidades de información operativa de urgencia de vigilantes y escoltas en el desempeño de su trabajo. Este programa está a cargo de la Sala Policial de Coordinación 24H de Seguridad Privada, que lleva 10 años en funcionamiento y gestiona mensualmente una media de 300 soluciones.
  • Programa Colabora: dirigido al intercambio de informaciones operativas entre las empresas y los departamentos de Seguridad con la Sección de Colaboración de la UCSP o con los Grupos de Seguridad Privada, dependiendo del ámbito territorial.
  • Programa Confirma: enfocado a los despachos de detectives para facilitar la comunicación y el intercambio de información sobre hechos delictivos o relevantes relacionados con las investigaciones que llevan a cabo los profesionales que se dedican a esta actividad.
  • Programa Conecta: se abre a los departamentos de Seguridad de instalaciones o servicios específicos. Consiste en la conexión o el acceso policial a bases de datos mantenidas por el sector privado para el control informatizado de matriculas, personas u otros asuntos de interés para la seguridad.
  • Programa Comporta: destinado a empresas y departamentos de Seguridad. Se ha creado para conseguir el apoyo necesario en operaciones policiales de prevención o investigación.

Solo el principio

Con Red Azul da comienzo una etapa de colaboración que abre nuevas posibilidades para las empresas del sector. A través del Plan se dibuja un escenario en el que los servicios privados se acercan un poco más a la Seguridad Pública y se abren nuevas posibilidades en cuanto a su función dentro del sistema de protección de la sociedad.

Aunque acaba de ser presentado, este proyecto ha sido fruto de tres años de intenso trabajo por parte de la UCSP, que desde 2009 viene desarrollando su Plan Estratégico de Colaboración con la Seguridad Privada. Pero la puesta en marcha Red Azul no es más que el principio. Se abre ahora un periodo en el que el primer paso será difundir esta iniciativa en todo el país para que la conozcan todo el sector, a todos los niveles profesionales. Sus resultados se conocerán más adelante; sin embargo, la ecuación que plantea Red Azul con su lema, “Sumando seguridades”, parece abocar esta iniciativa al éxito.

Contactos de los servicios operativos del CNP para Red Azul

Ámbito nacional:

  • Sala de Coordinación Operativa de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana

Teléfonos: 900 350 125 (gratuito)/ 91 322 71 96.

E-mail: cgsc.segurp@policia.es

  • Sección de Colaboración de la Unidad Central de Seguridad Privada

Teléfonos: 91 322 39 51/48.

E-mail: ucsp.colaboracion@policia.es

  • Sección de Coordinación de la Unidad Central de Seguridad Privada

Teléfonos: 91 322 39 15/16/17.

E-mail: ucsp.coordinacion@policia.es

Ámbito provincial:

Sala Policial del 091 de las Brigadas Provinciales -de Seguridad Ciudadana

Página Web de la Policía:www.policia.es