El mantenimiento de instalaciones de PCI es obligatorio a pesar del coronavirus

Técnico revisa central de alarmas
Tecnifuego

El Ministerio de Industria ha aclarado que el mantenimiento de las instalaciones de protección contra incendios (PCI) debe seguir operándose, a pesar de la situación de alerta sanitaria por coronavirus. Según informa Tecnifuego, se trasladó al ministerio la siguiente pregunta: «En caso de que un establecimiento comercial que esté afectado por la limitación del artículo 10.1 (y del anexo i), ¿el comerciante podrá entrar en él para llevar a cabo tareas de almacén, gestión del producto, etc., sin que esté en ningún momento abierto al público? Asimismo, en dichas condiciones ¿podría trabajar el comerciante con su personal respetando las debidas distancias de seguridad?».

El Ministerio de Industria ha respondido afirmativamente a través de una nota informativa, puesto que el mantenimiento de instalaciones de PCI no es una actividad prohibida por el estado de alarma. No en vano, el personal que lleve a cabo estas tareas deberá mantener unas medidas de seguridad e higiene, así como evitar las aglomeraciones.

Observaciones de Tecnifuego

En el escrito remitido al Ministerio del Interior para aclarar esa duda, Tecnifuego planteaba además varias apreciaciones:

  • Ninguno de los decretos aprobados por el Gobierno hasta la fecha prohíbe la actividad económica de las empresas instaladoras y mantenedoras de equipos y sistemas de PCI.
  • La instalación y mantenimiento de PCI es seguridad industrial de personas y bienes.
  • Ninguno de los decretos aprobados suspende las obligaciones derivadas de los reglamentos que regulan la instalación y mantenimiento de equipos de PCI.
  • Aunque el establecimiento del cliente haya cerrado voluntariamente o se dedique a actividades que hayan sido prohibidas (bares, discotecas, peluquerías, centros de enseñanza, etc.), sus equipos de protección contra incendios deben ser mantenidos, reparados o sustituidos cuando corresponda. El dueño de la instalación tiene la obligación de concertar cita con su mantenedor y permitirle la entrada para que realice las operaciones pertinentes.
  • Las limitaciones de circulación de personas tienen como excepción causas de fuerza mayor o desplazamientos para cumplir obligaciones de servicios esenciales. La seguridad del establecimiento lo es.
  • Los operarios de las empresas de mantenimiento que se encuentren en activo acudirán a los establecimientos de sus clientes guardando siempre las debidas medidas de prevención ordenadas por la autoridad sanitaria de cara a evitar contagios.

La asociación llega a la conclusión de que, dado que los reglamentos sobre PCI están vigentes y las autoridades permiten a los dueños de las instalaciones abrirlas para llevar a cabo trabajos de mantenimiento y reparación, estos han de permitir la entrada de los técnicos especialistas. «La regulación del estado de alarma no suspende las obligaciones del contrato de instalación y mantenimiento de estos equipos», apunta Tecnifuego.

Además, la asociación advierte a los usuarios de que, «si ocurre un siniestro en su establecimiento, el seguro de responsabilidad civil que tenga contratado no cubrirá ni abonará la indemnización si no tiene al día los mantenimientos de sus instalaciones».