alberto alonso
Alberto Alonso Business Development Manager for Retail Segment para el Sur de Europa Axis Communications

Cómo potencian las cámaras térmicas su solución de vigilancia

Cámaras térmicas

Las cámaras térmicas se pueden utilizar para varias aplicaciones en las que la detección precisa es crucial: desde la protección del perímetro y la monitorización de pacientes, hasta la garantía de que el equipo funciona de forma segura, entre muchas más. Las cámaras térmicas siguen creciendo en popularidad debido a su capacidad para detectar la naturaleza de una amenaza y reducir las falsas alarmas, ahorrando tanto tiempo como dinero, lo que reduce el coste total de la propiedad.

Debido al mayor rango de detección, las cámaras térmicas reducen la necesidad de contar con numerosas cámaras, ya que incluso unas pocas pueden cubrir toda una propiedad.

En este artículo echamos un vistazo a cómo las cámaras térmicas están mejorando los sistemas de seguridad, junto con algunos ejemplos de cómo se están utilizando en la práctica.

Identificar la parte oculta

Las cámaras térmicas capturan imágenes basadas únicamente en el calor que irradian las personas y los objetos. Esto significa que son capaces de ver un claro esbozo de una amenaza potencial. No importa cuán pobre sea la visibilidad; son tan precisas sin luz y camufladas como en un brillante día de sol. Esto es particularmente importante en áreas peligrosas y remotas donde puede no haber luz por la noche, tanto en el exterior como en el interior.

Cuando se combinan con la tecnología analítica, las cámaras térmicas pueden examinar una amenaza potencial que se ha detectado, descartar automáticamente las que no son amenazantes y notificar inmediatamente a la seguridad de situaciones potencialmente críticas. Por ejemplo, una cámara térmica puede detectar un objeto que se mueve hacia un perímetro o área restringida. Tiene la posibilidad entonces de decir si se trata de una situación no amenazante, como un animal, o algo que necesita atención, como un coche o una persona. Si se trata de esto último, se puede desplazar un vigilante para investigar más a fondo mientras no se avanza en las situaciones no amenazantes. Algo que ahorra un tiempo considerable, recursos y costes generales relacionados con la investigación de las falsas alarmas.

Esto resulta especialmente útil si hay que proteger un perímetro enorme que es bastante difícil de vigilar por los vigilantes. Las cámaras térmicas permiten una detección eficiente de los intrusos, por ejemplo, a través de características como la detección de líneas cruzadas, de movimiento o de merodeadores en determinadas zonas. Si una persona no autorizada se acercara demasiado al perímetro, se activaría una alarma o un disuasivo acústico. Las condiciones climáticas o de iluminación no juegan un papel importante, ya que las cámaras térmicas ofrecen resultados claros en todos los entornos.

Castello d’Argile

Además de poder ver en todas las condiciones de luz gracias a su capacidad de integración con el software de análisis para reducir las falsas alarmas, las cámaras térmicas son ideales para cubrir grandes áreas en las que es poco práctico o incluso imposible que la zona esté atendida por vigilantes.

En el caso de un parque solar fotovoltaico en Castello d’Argile (Bolonia, Italia), está situado en un campo remoto y abierto, prácticamente sin iluminación. La planta tiene una potencia total de dos megavatios y produce electricidad que luego se alimenta en la red eléctrica nacional, por lo que es vital prevenir las intrusiones. Además, la naturaleza crítica de la planta hace que el sistema necesite asegurar un control preciso y efectivo de todo el perímetro, tanto de día como de noche.

Las cámaras térmicas son ideales para cubrir grandes áreas en las que es poco práctico o imposible que la zona esté atendida por vigilantes

Mediante el uso de cámaras de red térmica para la vigilancia a lo largo del perímetro del emplazamiento, que está equipado con un software de análisis de vídeo instalado, la planta es capaz de detectar personas, animales y objetos con la máxima precisión, tanto en condiciones de iluminación como en la oscuridad total, limitando los llamados “falsos positivos” incluso a grandes distancias. Además de dar la alarma, la cámara también muestra la foto que la ha disparado. Esto permite al vigilante de seguridad obtener rápidamente una visión general de la situación y reaccionar en consecuencia, incluso desde un lugar remoto.

Respetar la privacidad

Otro beneficio de las cámaras térmicas en la sociedad actual, consciente de la privacidad, es que no proporcionan imágenes que permitan una identificación personal fiable, como rasgos faciales específicos. Esto es especialmente útil en lo que respecta a las normas de privacidad, ya que garantiza que una organización permanecerá segura en el cumplimiento, sin perder las amenazas potenciales.

Por ejemplo, los hospitales pueden utilizar la imagen térmica para detectar incidentes de pacientes (como caídas) que necesitan atención, sin invadir su privacidad mediante la grabación de su imagen 24/7. Los trabajadores del hospital pueden verificar así si un incidente ha tenido lugar desde la estación de la cámara y, si se trata de una situación de alto riesgo, pedir ayuda. Esto no solo reduce las tasas de falsas alarmas, sino que también minimiza las interrupciones al paciente, algo que es vital durante los períodos de recuperación.

Monitoreo de la temperatura

Como su nombre indica, las cámaras de alarma de temperatura son particularmente útiles para detectar el calor y monitorear las áreas de temperatura crítica. Pueden añadir información térmica a la imagen, lo que permite vigilar los procesos y detectar comportamientos anómalos cuando cambian las temperaturas; por ejemplo, para encontrar fugas de calor en edificios o determinar si un coche ha sido conducido en un período reciente.

Un ejemplo de un uso crítico en este sentido sería en una sala de servidores para asegurar que todos los equipos funcionen a temperaturas óptimas y no se sobrecalienten. De nuevo, con el análisis se puede identificar un servidor sobrecalentado y enviar una alerta al departamento de TI para arreglar el problema antes de que se intensifique, evitando potencialmente el tiempo de inactividad del sistema y las pérdidas asociadas a la empresa que experimenta problemas de TI.

Casos de uso

Hemos puesto de relieve algunos ejemplos de cómo se pueden utilizar las cámaras térmicas en la práctica. Pero hay una amplia gama de aplicaciones de seguridad: desde la protección del perímetro alrededor de instalaciones industriales, aeropuertos y centrales eléctricas hasta la detección de una persona durante operaciones de búsqueda y rescate.

En circunstancias específicas, en comparación con las cámaras visuales, las térmicas pueden proporcionar una detección más fiable y un reconocimiento de forma para aumentar la eficacia de la vigilancia mediante la combinación de un alto contraste de imagen con la detección de movimiento. Así se reducen las falsas alarmas y se evitan respuestas innecesarias.