Antonio Pérez Turro PresidenteAsociación Española de Empresas de Seguridad (AES)

Pérez Turró (AES): "Los cambios de la tecnología nos cogerán muy activos frente a lo que acontezca"

Antonio Pérez Turro, presidente de AES.

La Asociación Española de empresas de Seguridad (AES) celebra este año su 40 aniversario. Una amplia trayectoria de impulso a las compañías que conforman esta industria, defendiendo sus posiciones tanto en foros nacionales como internacionales para poder mejorar paulatinamente. Una exigencia que, como señala su presidente, exige “trabajo, trabajo y trabajo”, por encima de cualquier otra receta. Con él repasamos la trayectoria y actualidad de esta asociación.

La Asociación Española de empresas de Seguridad (AES) celebra este año su 40 aniversario. ¿Cómo ha evolucionado la organización a lo largo de estas cuatro décadas?

Sí, ya son 40 años desde aquel 23 de febrero de 1981 en que un grupo de empresarios y directivos de empresas dedicadas a la seguridad privada fundaron esta asociación. Lo hicieron con unas bases, ideas, objetivos y principios que se mantienen inalterables.

La Asociación Española de empresas de Seguridad ha evolucionado tal como lo ha hecho nuestra sociedad en estas cuatro décadas. Aunque yo diría que un poco más o a un ritmo más rápido, y se lo argumento: ha sido y es nuestra obligación como representantes en materia de seguridad ir por delante de las amenazas que se ciernen sobre nuestras vidas y bienes, lo que significa una evolución avanzada en toda clase de desarrollos, tanto de normativas como de soluciones de todo tipo.

Entre muchos aspectos que han ido cambiando en estos años, también destacaría la evolución en la diversificación y consiguiente especialización en cada aspecto que interesa a la producción, distribución, instalación y mantenimiento de sistemas de seguridad, sin olvidar, por supuesto, la transmisión y recepción de las centrales receptoras de alarma.

No quisiera dejar pasar esta pregunta sin agradecer a los muchos asociados que han participado en este gran proyecto que es AES. A los que están, 90 empresas asociadas a día de hoy, como a los que alguna vez han sido colaboradores activos. Muchas gracias también a todos los miembros de la Junta Directiva que colaboran a diario con su trabajo para hacer grande nuestra labor. Gracias especiales a nuestra directora ejecutiva, Paloma Velasco, porque sin ella todo sería mucho más difícil y mucho menos agradable. Por último, muchas gracias a los presidentes de AES que me han precedido, desde el elegido en 1981, Luis de Zunzunegui Redonet, pasando por Ildefonso Blázquez Muñoz, Manuel Bellsolell Coma y mi muy estimado presidente de honor, Antonio Ávila Chuliá.

Si tuviera que elegir dos o tres momentos de AES porque supusieron un hito para la asociación o para el sector de la seguridad, ¿cuáles mencionaría?

Es difícil escoger. Personalmente llevo vinculado a la asociación 34 años y participando en la Junta Directiva desde 1997, por lo que los recuerdos se me amontonan y los momentos importantes vividos son muchos. No obstante, seguramente los más transcendentes internamente son los que van ligados a la redacción y el establecimiento de los estatutos, así como cada una de sus modificaciones, ya que estos documentos marcan el pulso de nuestros trabajos como colectivo.

Para AES y para todo el sector, yo destaco las publicaciones de las Leyes de Seguridad Privada de 1991 y 2014 y los reglamentos y órdenes ministeriales que se derivan de ellas. No ya solo por lo que ordenan y reglamentan, sino por el reconocimiento explícito de la importancia de la seguridad privada para una sociedad moderna como la española, y la vinculación legislativa que establecen entre la seguridad pública y seguridad privada. Esto para mí ha sido transcendental en el devenir de nuestra industria y, por ende para, la AES.

¿Cuál diría que es el secreto de AES para mantenerse como una de las principales asociaciones de la industria de la seguridad durante tanto tiempo?

Pocos secretos hay, solo trabajo, más trabajo y dedicación a nuestros asociados y a todo nuestro entorno. No vale solo con mantenerse, hay que mejorar día a día, crecer, como decimos muchas veces, no tan solo en número de asociados, que también, sino en presencia allí donde podamos representar los intereses de esta industria.

Pero para concretar mejor la respuesta le puedo decir que esto nos ha llevado a una continua evolución en nuestras propuestas y a una intensa participación en todos los ámbitos del sector, tanto nacionales como europeos o incluso mundiales. No en vano, somos miembros destacados de las principales asociaciones europeas, como son Euralarm o Eurosafe, y representamos a nuestro Estado en los órganos de decisión normativa CEN e ISO internacional.

Antonio Pérez Turro, presidente de la Asociación Española de empresas de Seguridad.
Antonio Pérez Turro, presidente de la Asociación Española de empresas de Seguridad.

“La Asociación Española de empresas de Seguridad es una fiel defensora y precursora del desarrollo y aplicación de normas, especialmente las nacionales y las europeas”

¿Cómo han ido cambiando las necesidades de los socios de AES a lo largo del tiempo? ¿Qué demandaban en los inicios y qué demandan más ahora?

La necesidad básica ha sido siempre la misma y continúa siéndolo, la de una asociación de ámbito estatal capaz de representar los intereses de cada uno de ellos, como individualidad y como colectivo. Evidentemente las circunstancias de ahora no son parejas a las de 1981, pero el objetivo es el mismo.

Los tiempos de respuesta ahora son mucho más breves, las amenazas se han multiplicado e internacionalizado, lo que lleva a que demanden más interacción y más rápida con los estamentos que regulan de una u otra manera su actividad, tanto nacional como exportadora.

¿Cómo se está adaptando la asociación a la actualidad y cómo lo hará al futuro, teniendo en cuenta que vamos hacia un sector cada vez más tecnológico?

Lo que mencionábamos en relación con la evolución es aplicable a la adaptación de nuestros desempeños. Adaptarse no es cambiarlo todo de golpe, sino ir dando pasos constantes y firmes hacia el futuro. Creo que así lo estamos haciendo, cada día.

Si debo hablar de hitos, desde luego que la creación de las Áreas de Trabajo fueron un hecho importante, que además implicó un cambio de Estatutos hace unos pocos años.

Estas áreas nos permiten trabajar por especialidades y dinamizar enormemente las propuestas y resoluciones que toma la Junta Directiva en nombre de los asociados y que en algunos casos son necesariamente ratificados en la asamblea anual.

Tengo que destacar que estas áreas también evolucionan. Recientemente se incorporó a ellas la de ciberseguridad, ya que esta especialidad tiene cada vez más demanda social y requiere de respuestas urgentes.

En cuanto a la tecnología, esta forma parte del tejido íntimo de nuestras empresas asociadas y, en consecuencia, le damos enorme importancia en AES. Partiendo del suelo donde asentar las bases de esas soluciones tecnológicas están las normas y estándares que, afortunadamente, regulan los productos de seguridad. AES es una fiel defensora y precursora del desarrollo y aplicación de normas, especialmente las nacionales y las europeas. Como es sabido, AES ostenta la secretaria del CTN-108/SC79 de UNE y como tal representa a nuestro país en los grupos de trabajo europeos espejo de este comité que desarrollan normas de todo tipo relacionadas con la seguridad física y electrónica.

Dicho de otra manera y brevemente, los cambios y la evolución de la tecnología no nos cogerán desprevenidos, sino muy activos, protagonistas y al frente de todo lo que acontezca.

Logotipo del 40 aniversario de AES.

“Si hay algo que debemos priorizar es la ciberseguridad y el control de aforos asociado a los controles de acceso inteligentes”

¿Qué iniciativas de las que llevan a cabo ahora en AES destacan por su importancia para el sector de la seguridad privada?

Participamos activamente en todos los entes y foros que tratan sobre seguridad privada intentando aportar nuestra experiencia y aprovechando los conocimientos de los asociados, lo que no es poco.

Quizá enumerarlos aquí sería demasiado largo. Remito a sus lectores a nuestro informe anual donde los detallamos uno a uno.

El año pasado presentaron el Manifiesto 2020-2022 de prioridades y retos para la industria de la seguridad. ¿Hasta qué punto ha trastocado o acelerado la pandemia esas prioridades y retos?

Me gusta pensar y decir que no se ha trastocado ningún plan. Lo expresado en el Manifiesto 2020-2022 es perfectamente válido, actual y realizable. Quizás simplemente algún punto se puede ver ligeramente retrasado por las circunstancias actuales. De todas maneras, esto no afecta la actividad de la seguridad privada, que no debe ni puede pararse en ningún caso.

En el mismo sentido y con lo que venimos sufriendo este último año, creo que si debemos priorizar algo es el tema de la ciberseguridad, algo que ya estamos haciendo, y también en el control de aforos asociado a los controles de acceso inteligentes.

Uno de los asuntos que mencionan en el documento es la necesidad de avances en la normalización y certificación de sistemas de seguridad a escala europea. ¿Por qué es necesario ese avance y en qué estado estamos actualmente?

Los avances en la normalización y certificación de sistemas de seguridad a escala europea los consideramos imprescindibles para asegurar la calidad final de las instalaciones y servicios que ofrecemos.

Las expectativas y resultados de una solución de seguridad, sea del ámbito que sea, deben corresponderse con lo que el cliente o usuario espera de ellos. No hay mejor manera de garantizarlo ­–yo diría que la única– que utilizar productos y soluciones probadas y ensayadas bajo normas y estándares europeos, cuya fabricación e instalación estén auditadas y certificadas por entes acreditados por cada país miembro y que, a su vez, estén armonizados y reconocidos entre ellos. En esto aún nos quedan un par de pasos para poder afirmar que este último punto está resuelto del todo.